Debatimos.com: Opina sin límite
Domingo 08 de Diciembre de 2019, 10:37 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  


Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Ribadesella  (Leído 1218 veces)
gaia
EditoraDebatimos
**

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« : Jueves 07 de Diciembre de 2006, 21:30 »

Entre el mar y los prados



Ribadesella, aires cosmopolitas y turismo rural junto al Cant√°brico
JULI√ĀN RODR√ćGUEZ 02/12/2006 /ELPAIS.COM

 
   
   
El concejo brinda en sus 80 kilómetros cuadrados numerosas opciones, de la ruta de los Molinos al arte paleolítico de la cueva de Tito Bustillo. Y en Santa Marina, playa y palacetes convertidos en hoteles.


GU√ćA PR√ĀCTICA



En las antiguas escuelas de El Carmen, un hermoso edificio de color rojo

fechado en 1900 y convertido en museo, se cuenta buena parte de la historia y de la vida de Ribadesella. De la villa y de su concejo, compuesto por unas pocas aldeas.

El museo tiene tres puertas en su fachada, y sobre dos de ellas, las m√°s alejadas entre s√≠, a√ļn pueden leerse los r√≥tulos "Ni√Īos" y "Ni√Īas". A trav√©s de sus ventanas traseras, en direcci√≥n al Cant√°brico, que se encuentra a escasos kil√≥metros, se admiran campos muy verdes con √°rboles frutales y casas aisladas. Y centenares de rosas, de todos los colores, incluso en las peque√Īas huertas.

Ribadesella vive entre el mar y los prados del interior del concejo. El turismo de playa convive a la perfecci√≥n con el turismo rural. Aqu√≠ son uno solo, parte de la misma ecuaci√≥n: hoteles de playa y casas de aldea. La peque√Īa villa tiene cierto aire cosmopolita, con ese encanto tan de otra √©poca que permanece en calles como la de L√≥pez Mu√Īiz o Fern√°ndez Juncos y plazas como la de la reina Mar√≠a Cristina; en casonas como la del Pixuecu o la de Collado (donde naci√≥ el pintor Dar√≠o de Regoyos). En los palacetes convertidos en hoteles, en el puerto de recreo y en la playa de Santa Marina, con su paseo de ciudad norte√Īa nunca demasiado agitada. Las aldeas siguen con su vida m√°s sosegada a√ļn, entre prados cuya geometr√≠a caprichosa s√≥lo rompen los peque√Īos bosques, que los lugare√Īos llaman biescas (de casta√Īos, robles, pinos...), y los gigantescos eucaliptos de la repoblaci√≥n, como un tel√≥n que separara el concejo de las monta√Īas cercanas o de los concejos vecinos.

Durante el siglo XVIII, Ribadesella fue uno de los puertos del norte de mayor importancia y trat√≥ de consolidarse como el principal de Asturias, lo que impidi√≥, seg√ļn dicen, Jovellanos, en beneficio de su ciudad natal, Gij√≥n. Por aquel entonces, la villa y su alfoz, que hab√≠an sido fundados probablemente durante el reinado de Alfonso X el Sabio y vivido un periodo agitado con los Reyes Cat√≥licos, todav√≠a conservaban en la memoria la visita del emperador Carlos I a su llegada a Espa√Īa por primera vez, en 1517. Era el gran hito hist√≥rico, el anuncio de un esplendor que nunca lleg√≥ del todo. La Guerra de la Independencia, las guerras carlistas, sucesivos cambios en los programas de reforma de todo el pa√≠s y el crecimiento de otros puertos del Cant√°brico aplazaron siempre ese momento. Aunque en el museo de la aldea de El Carmen pueden conocerse los verdaderos logros hist√≥ricos, quiz√° menos espectaculares, pero de mayor importancia: escuelas, balnearios, puentes...

El mundo de Ribadesella es un mundo peque√Īo, de poco m√°s de 80 kil√≥metros cuadrados. Pero es un mundo donde, con la mirada del viajero que est√° de paso en cualquier estaci√≥n, o que vuelve cada verano, casi todo parece estar bien hecho. No importan los deslices de la historia, las glorias no alcanzadas. Por decirlo con pocas palabras y con un verso de Larkin: todo es presente. Ese verso trata del verano. De la vida vacacional en lugares como Ribadesella, junto al mar, un r√≠o y unas monta√Īas, en el norte de cualquier pa√≠s.

Hablemos del tiempo

El clima, el tiempo, es uno de los temas favoritos de los riosellanos. Se oye hablar de √©l a todas horas. En bares y supermercados, en terrazas y restaurantes. Como si el tiempo organizara la agenda de las vacaciones. Si luce el sol, playa. No siempre las dos de la villa (Santa Marina y Atalaya), sino tambi√©n (m√°s tranquilas, muchos d√≠as despobladas, todo un lujo) la surfista de Vega, con su espacio para nudistas y su zona de acampada libre para autocaravanas, o la m√°s secreta e inaccesible de Guadam√≠a, junto a los extraordinarios acantilados de Castru Arenes. Si est√° nublado, excursiones a lo largo de la Ruta de los Molinos: por las aldeas de Tresmonte o Cuevas del Agua, junto al Sella, a trav√©s de caminos cubiertos por el toldo de la vegetaci√≥n y delimitados por helechos y chopos (de cuando en cuando, un gran tejo centenario), dejando atr√°s los prados que apacientan un sinf√≠n de vacas. Y si llueve, visita a la cueva de Tito Bustillo (est√° abierta entre abril y septiembre), una de las mejores muestras del arte paleol√≠tico europeo. Varias cavernas, de gran extensi√≥n, forman un conjunto de galer√≠as pict√≥ricas que muestran tanto escenas de animales como sexos masculinos y femeninos en una combinaci√≥n √ļnica.

Otra alternativa es alquilar una canoa cerca de Arriondas y descender por el Sella hasta el mar. Este r√≠o, que nace en los Picos de Europa, une y divide a la vez el concejo. La vida en las aldeas de la orilla occidental (las m√°s cercanas a la villa y a una altura m√°s elevada), como Sebre√Īo, El Carmen o Sardalla, parece muy activa, y sus campos, m√°s florecientes; tambi√©n sus coquetos restaurantes, hoteles rurales y casas de aldea de alquiler, como si formaran parte indisoluble de la animaci√≥n de Ribadesella. En cambio, las de la orilla oriental, como Meluerda, Camango o Cuerres, podr√≠a decirse que existen sin un referente concreto: son una breve sucesi√≥n de casas y prados tambi√©n bellos, pero m√°s silenciosos, m√°s aldeanos incluso, con la presencia constante de tractores, camiones para el transporte de la madera y pastores de ovejas. Y, claro, vacas, muchas vacas.


GU√ćA PR√ĀCTICA
Dormir

- Hotel Mirador del Sella (985 86 18 41). Junco, s/n. Situado en un lugar impresionante, que domina la ría, cerca de Ribadesella. La doble, 89 euros.

- Hotel La Biesca (985 86 00 00). Sebre√Īo, s/n. Uno de los mejores hoteles rurales. Abre entre Semana Santa y octubre (tambi√©n en el puente de diciembre). Entre 45 y 65 euros.

Comer

- La Huertona (985 86 05 53). Carretera de La Piconera, s/n. A tres kilómetros de la villa; cocina de autor y tradicional. Comedor acristalado con estupendas vistas. Unos 40 euros.

- Mesón La Fuente (985 86 04 60). El Alisal, s/n. Agradable mesón de aldea, productos tradicionales. Unos 18 euros.

Información

- Museo El Carmen (985 86 15 63). Cierra los domingos por la tarde y todos los lunes. Precio: 3 euros.

- Cueva de Tito Bustillo (985 86 11 20. Solicitud de reserva: 902 19 05 08). Las visitas pueden llevarse a cabo entre el 1 de abril y el 8 de septiembre. Cierra los lunes y martes. El miércoles, la entrada es gratuita (hay que hacer reserva). Los pases a la cueva (visita de una hora) son cada 25 minutos, entre las 10.25 y las 16.15. 3 euros.

- www.ribadesella.com.


En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin límite
« : Jueves 07 de Diciembre de 2006, 21:30 »

 En línea
polvorilla
EditoraDebatimos
**

Valoración: +1413/-3
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 7245



« Respuesta #1 : Viernes 08 de Diciembre de 2006, 01:42 »

Es muy bonita, sobretodo la zona del paseo marítimo...
En línea

DIABLA de green eyes
Debatimos.com: Opina sin límite
   

 En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  



Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!