Debatimos.com: Opina sin l铆mite
Viernes 21 de Febrero de 2020, 21:42 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  


Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Aqui y en la china...c贸mo desprecia la Izquierda a los trabajadores  (Leído 506 veces)
gaia
EditoraDebatimos
**

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« : Jueves 03 de Julio de 2008, 06:02 »

C贸mo desprecia la izquierda a los trabajadores



@Est茅ban Hern谩ndez - 02/07/2008/elconfidencial.com


  Cuando la clase media y la clase trabajadora se quejan de que no hay plazas en las guarder铆as, de que los servicios de salud est谩n saturados o de que el precio de los pisos es muy elevado, la respuesta de la izquierda no es, como ocurr铆a en el pasado, prometer que incrementar谩n los servicios p煤blicos, ahondando en el Estado del Bienestar, sino acusar a quienes se quejan de racistas. En el coraz贸n de este tipo de paradojas se ha zambullido Joe Bageant, periodista de pluma 谩gil e incisiva que documenta en Cr贸nicas de la Am茅rica profunda (Ed. Los libros del lince) c贸mo son los blancos pobres de los estados conservadores norteamericanos, esas gentes que acuden a las megaiglesias, que salen de caza para demostrar su hombr铆a, que aman las armas, que ven los deportes por televisi贸n con una cerveza en la mano y que no tienen un d贸lar para hacer frente al pago de sus medicinas. Bageant, nacido en Winchester (Virginia), uno de los pueblos que retrata, logra acercarnos a la as铆 llamada basura blanca, describiendo a sus integrantes con ternura, acidez y sabidur铆a.

Bageant nos habla de tipos que, como afirma en su texto, les resultan tan ex贸ticos a sus elitistas compatriotas del partido dem贸crata y de la prensa liberal como si fueran miembros de una remota tribu del Amazonas. Son gente que pertenece a una clase social olvidada por los pol铆ticos y a la que los medios de comunicaci贸n s贸lo recurren cuando necesitan unos cuantos frikis para rellenar shows televisivos. Y es que la clase trabajadora, que en otros tiempos era vista como el futuro de la naci贸n, es hoy percibida como si s贸lo estuviera integrada por los desechos del pasado. 鈥淐uando un pa铆s ya no produce nada excepto mercanc铆as multimedia (ilusiones electr贸nicas para el consumo) y todo lo que hace es seguir, en las hojas de c谩lculo, el rastro del dinero artificialmente creado, y a eso le llama prosperidad y riqueza; cuando una naci贸n deja de producir cosas concretas que son 煤tiles para el ser humano, quienes de verdad trabajan dejan de ser necesarios salvo para consumir. Pero, claro est谩, sin una industria real de producci贸n en nuestro pa铆s, los trabajadores no ganan el suficiente dinero para consumir como lo hac铆an en el pasado, con lo que no les queda m谩s remedio que endeudarse con los cr茅ditos que les proporciona la industria financiera鈥.

Pero eso, en lugar de ser observado como un problema, se considera parte del entretenimiento. 鈥淟a gente que tiene posiciones confortables en los medios de comunicaci贸n encuentra muy divertido ver c贸mo los trabajadores pobres y carentes de educaci贸n saltan uno por encima del otro en los grandes almacenes para conseguir los objetos rebajados o ver c贸mo se saltan la ley porque ya no pueden hacer frente a los pagos. Un buen ejemplo es la serie televisiva Mi nombre es Earl. En ella se nos retrata a un ex convicto como un amistoso, ignorante y completamente inofensivo chalado de clase trabajadora. Eso s铆, las realidades de la pobreza y el alcoholismo son encubiertas: ahogan a la verdad en el cubo del entretenimiento de masas鈥.

Un entorno de esta clase, similar el europeo, con la clase media y la obrera endeudadas y con escasas perspectivas de futuro, con las industrias productivas instaladas en el Tercer Mundo y con entornos comunitarios cada vez m谩s d茅biles, parecer铆a proclive, si juzgamos por las experiencias del pasado, a que la izquierda floreciese. Sin embargo, no ha sido as铆. M谩s al contrario, es la derecha la que ha ocupado ese lugar. En lo electoral resulta innegable, ya que el voto del trabajador americano ha dado la presidencia a George W. Bush (igual que los barrios obreros franceses han votado a Le Pen y Sarkozy y no al Partido Comunista o que, en Espa帽a, el n煤mero de currantes que votan al PP es cada vez mayor). Pero tambi茅n en lo cotidiano, donde hay elementos que permiten hablar de derechizaci贸n de la clase obrera. Hay varios factores en ese cambio, seg煤n Bageant. Uno de ellos tiene que ver con que la derecha (y el fundamentalismo cristiano), proporciona, 鈥渃on sus ideas simplificadoras鈥, orgullo e identidad a quienes est谩n sufriendo las situaciones m谩s desfavorecidos, mientras que la izquierda s贸lo les dice que son gente fea y racista.

鈥淟a verdadera clase obrera siente que los liberales (se refiere a los dem贸cratas) desprecian sus valores. La gente que hace el trabajo m谩s duro y sucio de este pa铆s se siente insultada por los izquierdistas. Y creen adem谩s que no tienen nada en com煤n con ellos, ya que les perciben como unos elitistas. Pero digo esto haciendo la advertencia de que no hay una verdadera izquierda en EE.UU. El p煤blico americano se ha acostumbrado a asociar la palabra izquierda con el comunismo de la guerra fr铆a e incluso con el fascismo. Escuchaba a un amigo decir el otro d铆a decir 鈥渆s uno de esos izquierdistas como Mussolini鈥, lo que ilustra bien la confusi贸n. Y es que si le dices a un americano corriente 鈥渟oy de izquierdas鈥 se encoger谩 de miedo, vini茅ndole a la mente im谩genes de Stalin o de rojos subversivos, probablemente terroristas鈥.

Bageant lo tiene mal en ese contexto, ya que se confiesa socialista. No al modo de Zapatero, claro, sino de los que creen en la redistribuci贸n de la riqueza. Por eso le preocupa especialmente que hoy se llame izquierda 鈥渁 ese espacio que hay entre la derecha y el ins铆pido centro. Todo el mundo est谩 muy feliz de que la izquierda ocupe ese lugar. Y yo, la verdad, no tengo tiempo de discutir con millones de capones acerca de d贸nde perdieron sus test铆culos, de manera que tambi茅n les llamo izquierda y sigo adelante con mi trabajo. Mientras tanto, los capones de la granja parecen muy c贸modos y est谩n convencidos de que el carnicero que les trae el grano es su amigo, que la cuchilla que cuelga su cuello es un adorno de moda y que los gallos que chillamos para quejarnos de la situaci贸n no sufrimos m谩s que un desafortunado desorden nervioso鈥.

El otro factor esencial para que la derecha haya arraigado ha sido el notable ascenso del fundamentalismo religioso. 鈥淓s algo profundamente enraizado en nuestra cultura. En los 煤ltimos 200 a帽os, uno de cada tres americanos ha sido fundamentalista protestante. Pero lo que hace diferente el asunto ahora es que, en primer lugar, tienen sus propios medios de comunicaci贸n, con un mont贸n de canales de televisi贸n y m谩s de mil emisoras de radio; y, en segundo, que intentan colocar a la religi贸n y a Dios por encima de nuestras normas, amenazando la separaci贸n entre iglesia y estado que ha sido una de las piedras angulares de nuestra Constituci贸n鈥.

Esa acci贸n extendida a trav茅s de medios de comunicaci贸n propios permite a los fundamentalistas cristianos forjar colectividades (que suelen reunirse en megaiglesias) que ayudan a recomponer un extraviado sentido de la comunidad. Lo que es importante en un pa铆s que ha pasado de ser un lugar, como ocurr铆a en la d茅cada de los 40 y los 50, donde la gente se apoyaba en su vecino para la supervivencia a otro en el que 鈥渃ada aspecto de la vida cotidiana ha sido traducido a dinero. Tu amigo o tu vecino no pueden hacer absolutamente nada por ti en este esquema de cosas. 脡l tiene sus propios problemas, t煤 tienes los tuyos. De hecho, peleas contra 茅l en un mercado de trabajo que aqu铆 describimos como 鈥渆l maravilloso esp铆ritu competitivo de la innovaci贸n y de la oportunidad鈥. Si rechazas esa competici贸n a lo carrera de ratas con tu vecino o con tus amigos ser谩s etiquetado como un perdedor, que es lo peor que se puede decir de ti en Am茅rica鈥.
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin l铆mite
« : Jueves 03 de Julio de 2008, 06:02 »

 En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  



Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!