Debatimos.com: Opina sin l铆mite
Mi茅rcoles 08 de Julio de 2020, 19:44 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: [1] 2 3 ... 10   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: El Var贸n "domado". Una historia real.  (Leído 30625 veces)
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« : Martes 24 de Junio de 2008, 03:12 »

Una historia real como la vida misma: l茅ala

El var贸n domado

   
     
 
Jos茅 Vicente Pacual/elmanifiesto.com

24 de junio de 2008 


 
 

 
Mi amigo Anselmo no se llama Anselmo aunque tal remoquete le pongo por dos motivos: para preservar en lo posible su aut茅ntica filiaci贸n y porque Anselmo siempre me ha parecido nombre de pringao, con mis disculpas y mis respetos para todos los Anselmos del mundo. Y para todos los pringaos. Anselmo era un pringao, en efecto. Creo que el pobre lo sigue siendo. En dos minutos les cuento su historia.
 
Cas贸 Anselmo a la edad de veintis茅is a帽os con una pizpireta hija de familia madrile帽a. Como adoraba a su cari, se propuso darle lo mejor de lo mejor en esta vida, sin esperar a que la muerte los separase para gozar de la felicidad eterna. Hab铆a jurado ante el cura amarla, respetarla, serle fiel y estar a su lado siempre, mas tal era su afecto a la pava que se exigi贸 m谩s a煤n: borr贸 de las promesas sacramentales aquello de 鈥渆n la enfermedad... en la pobreza鈥. Decidi贸 no ponerse nunca malo y ganar todo el circulante posible, el mismo que su idolatrada esposa necesitaba para mantener el tren de vida de una princesa.
 
Trabaj贸 duro, actualiz谩ndose de continuo en la dif铆cil rama de ingeniera industrial en la que estaba
licenciado; dedicaba su tiempo, su talento, todas sus energ铆as a la tarea de afianzarse como joven promesa en la compa帽铆a de prospecciones en la que trabajaba, ascender, ganar m谩s, cada vez m谩s, hasta conseguir n贸mina de ejecutivo de primer nivel. Su cari, encantada. Anselmo era un primor, una joya.
 
Pero much铆simo nunca es suficiente para una princesa de boca de fresa. Pose铆an un estupendo adosado en urbanizaci贸n con piscina, p谩del y Spa en las afueras de Madrid, seg煤n se sube al Guadarrama. Sus dos hijos peque帽os iban a la mejor guarder铆a de la zona y tanto Anselmo como su pr贸jima ya les hab铆an reservado plaza en el colegio privado-privado m谩s caro de la capital. Cuatro autom贸viles dorm铆an en la inmensa cochera del ejemplar matrimonio: uno para 茅l, quien por razones de trabajo se desplazaba con frecuencia a distintos puntos de la hispana geograf铆a; otro para ella, pues sal铆a de compras con las amigas d铆a s铆 y d铆a tambi茅n; otro para la chica de servicio, quien aparte de llevar a los ni帽os a la guarder铆a necesita el veh铆culo para ir a Mercadona y otros recados dom茅sticos; y otro familliar, impresionante monovolumen muy 煤til en las vacaciones, no iban a viajar al apartamento de la costa apretados e inc贸modos, como hac铆an nuestros padres cuando se pon铆an a los mandos del 600 para la visita anual al pueblo. Aunque ya les digo, todo aquel dispendio rigurosamente pagado con el sudor de Anselmo no era suficiente. La churri de sus sue帽os quer铆a m谩s, mucho m谩s: temporada de moda en Par铆s, estrenar modelo en la Bienal de Venecia, subastas en Dur谩n, 茅poca de nieves en Baqueira, semana de compras en Nueva York, dise帽os exclusivos de Garrido y Lastra, joyero de Paloma Picasso y, a ser posible, salir en el Hola cuando fuese al ilustr铆simo colegio de sus reto帽os para recogerlos tras la inauguraci贸n del primer curso, entra帽able ocasi贸n que todas las familias bien tienen a gala ver reflejada en el satinado de las revistas como Dios manda.
 
Para el sufragio de aquellos asi谩ticos lujos, el abnegado Anselmo -a pesar de que su n贸mina en la empresa de prospecciones resucitaba a un muerto -, abarc贸 un poco m谩s y se emple贸 de por libre en un importante estudio de arquitectos, encarg谩ndose de los informes geol贸gicos, estudios de impacto ambiental y cosas parecidas. Trabajaba diecis茅is horas al d铆a, de lunes a s谩bado, y descansaba los domingos por la ma帽ana y parte de la tarde; sobre las 20麓00 horas, cuando sus jefes regresaban del fin de semana, empezaban a llamarlo al m贸vil para instruirle sobre las tareas, todas impostergables e important铆simas, del siguiente d铆a, lunes fat铆dico.
 
Pero Anselmo todo lo daba por bueno, aquellos desvelos, aquellos horarios de semiesclavitud, aquella devota dedicaci贸n a los afanes sociales y materiales de su cari bendita. Por ella habr铆a dado la vida porque ella era toda su vida. Ninguna adversidad importaba. Lo suyo era puro sacrificio a punto de convertirse en martirio.
 
Ella empez贸 a ponerse rara. 鈥淣o me atiendes, no te preocupas por mis cosas, todo el d铆a fuera, de aqu铆 para all谩, vives para el trabajo y me tienes desatendida...鈥. Anselmo, al principio, se preocup贸 por aquel cambio de su tarrito de miel; despu茅s se angusti贸. El d铆a en que ella le confes贸 que le estaba metiendo unos cuernos como el perchero de un marqu茅s, con un hombre delicado que sab铆a c贸mo tratar a una dama y atenderla y mimarla y estar siempre a su lado y pendiente de sus suspiros, Anselmo se deprimi贸. Much铆simo.
 
Situaci贸n actual: Anselmo, tras dos a帽os de tratamiento psicol贸gico, va mejorando poco a poco. Es posible que dentro de seis meses pueda volver a la oficina de empleo en busca de un trabajo que remotamente se parezca en categor铆a a los que antes desarrollaba.
 
Problema: que no desaparece el estr茅s, lo que obstaculiza su recuperaci贸n; desequilibrio emocional que tiene su origen, m谩s o menos, en los apuros que pasa el infeliz para seguir costeando la hipoteca del adosado de lujo, el colegio de los ni帽os, la paga compensatoria a su ex esposa -un past贸n, ella no ha cambiado ni tiene porqu茅 -, el alquiler del modesto apartamento que habita en Las Rozas y, sospecha, alg煤n que otro capricho del nuevo sult谩n en el coraz贸n de la traidora, caballero atent铆simo aunque bastante renuente a cualquier clase de actividad f铆sica o intelectual lucrativa. Tambi茅n le desazonan mucho las dificultades que tiene para ver a sus hijos. No sabe si los fines de semana alternos en que toca visita tendr谩 dinero para el autob煤s, el ferrocarril de la sierra o, en su defecto, gasolina para el coche de tercera mano que ahora conduce.
 
Problema a帽adido: Anselmo sigue culp谩ndose por haber perdido a su costillita. Si la hubiese cuidado, si hubiera atendido su relaci贸n con el esmero con que cada d铆a se riega un id铆lico jard铆n... quiz谩s otro gallo le hubiese cantado.
 
Como sigue siendo un pringao y un iluso, Anselmo sufre remordimientos cada vez que enchufa la TV y sale una ministra hablando de la marginaci贸n de las mujeres en nuestra competitiva sociedad, as铆 como las grandes dificultades que encuentran para armonizar su vida laboral con la familiar. Cierto es que as铆 lo piensa: su pobrecilla mimorri se vio tan sola, tan al margen, tan apartada de la vor谩gine laboral y productiva en la que 茅l estaba inmerso, que su rebeld铆a y radical autoafirmaci贸n v铆a adulterio le cost贸 el matrimonio. Adi贸s, felicidad. Adi贸s, ilusi贸n por la vida. Buenos d铆as, tristeza.
 
A Anselmo nunca nadie le ha dicho que es el paradigma del var贸n domado. El perfecto ejemplo del gilipollas moderno. De modo que desde estas p谩ginas digitales se lo digo, porque quien bien te quiere te har谩 llorar y porque me da la gana.
 
Anselmo, eres tan pringao y tan imb茅cil que si participases en un concurso de pringaos e imb茅ciles quedar铆as el 煤ltimo. Por pringao y por imb茅cil.
 
Ya est谩.
 
-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Desgracidamente hay miles de Anselmos ahora mismo.
Vivwen con lo que les queda tras pagar pensiones de todo tipo a sus ex que lo 煤nico que han hecho y hacen es como dicen en mi tierra "rascarse el chihi".

han perdido casas, poder adquisitivo, y en muchos casos a sus hijos por alienaci贸n parental.

Siempre lo digo, casaros en todo caso por separaci贸n de bienes y hacer capitulaci贸nes matrimoniales, que aunque al principio todo parezca perfecto, luego llegan las vacas flacas...

y la chica que ahora teneis a vuestro lado, tan modosita ella, se convertir谩 en una ogra que os sacar谩 hasta los ojos si puede.

y es que conozco muchos casos de estos y teneis que espabilaros.

En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin l铆mite
« : Martes 24 de Junio de 2008, 03:12 »

 En línea
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #1 : Lunes 27 de Octubre de 2008, 01:20 »

Suicidio de otro padre separado

ISIDRO FRESNEDA-elmundo.es




24 de octubre.- Mientras ve铆a a jueces y "personalidades" celebrando el d铆a de la "justicia" en la sede de los juzgados en Valencia, he recibido la noticia del suicidio de mi amigo Aniceto.

Padre separado de sus hijos por decisi贸n judicial, conserje de un instituto cualquiera al que asist铆an sus ahora hu茅rfanos a diario, sin que 茅l pudiera estar con ellos por un estricto, est煤pido, r铆gido e injusto r茅gimen de visitas, como si los miembros de una familia estuvieran encarcelados en diferentes celdas de una misma prisi贸n.

Fue un luchador mas por la custodia compartida, otro padre que ve imposibilitado su derecho a ejercer de padre.

No aparecer谩 en los titulares de peri贸dicos, ni abriendo las noticias, ni figurar谩 en encuestas de violencia judicial, ni de g茅nero, pero la realidad es as铆 de cierta: otro padre separado se ha suicidado.

Es la punta del iceberg de la inercia judicial de apartar al padre de los hijos, por el mero hecho de divorciarse, cualquiera que sea las circunstancias personales y familiares que rodeen a esa familia. Da igual que el padre sea un padrazo y la madre un poco menos, que los hijos est茅n locos por su padre o que llevemos mas de 27 a帽os con una ley y sistema judicial obsoletos.

Lo 煤nico real es que esos hijos jam谩s volver谩n a poder disfrutar de su padre y que los juzgados siguen con este reguero de hu茅rfanos que no cesa, cada d铆a mas injusto y tenebroso, mas cruel y ciego.

Basta de impartir injusticias que tanto da帽o hace a nuestras familias, y por ende a toda nuestra sociedad.

En línea

Veritas Liberabit Vos
Asterix
Sabio
*****

Valoraci贸n: +333/-0
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1242



« Respuesta #2 : Lunes 27 de Octubre de 2008, 03:22 »

Pero es que hablar de estos casos es pol铆ticamente incorrecto  Martillazos
En línea

M谩s importante que saber y que saber qui茅n lo sabe es ser amigo del que sabes que lo sabe.
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #3 : Lunes 27 de Octubre de 2008, 03:30 »

para eso al menos sirve internet, para que se divulgue de c贸mo est谩n las cosas, para que se sepa, aunque los diarios o los telediarios no hablen de ello. :gui帽o:
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #4 : Viernes 03 de Abril de 2009, 06:50 »

 Las mujeres paren y los hombres no. Pero las feministas no se enteran

Para entender (y criticar) el feminismo

 


La opulencia de una sociedad como la nuestra en la que los bienes b谩sicos de la mayor铆a est谩n m谩s que garantizados ha tenido como consecuencia el que se originase un anacronismo tan grave como curioso: el consistente en entender la historia y sus desigualdades 鈥攅n particular las existentes entre la condici贸n masculina y femenina鈥 en clave de "derechos no reconocidos", en lugar de entenderlo en t茅rminos de una lucha mucho m谩s elemental y org谩nica por la consolidaci贸n social de la existencia tanto frente a la naturaleza como frente a otras sociedades. Es en este contexto 鈥攅l de una 茅poca empe帽ada en buscar por todas partes reconocimiento, "autoexpresi贸n" y 茅xito personal鈥 como debe entenderse el feminismo.   
     
 
GUILLERMO GRA脥脩O

6 de octubre de 2008  elmanifiesto.com

 
La opulencia de una sociedad como la nuestra en la que los bienes b谩sicos de la mayor铆a est谩n m谩s que garantizados ha tenido como consecuencia el que se originase un anacronismo tan grave como curioso: el consistente en entender la historia y sus desigualdades 鈥攅n particular las existentes entre la condici贸n masculina y femenina鈥攅n clave de o 鈥渄erechos no reconocidos鈥, en lugar de entenderlo en t茅rminos de una lucha mucho m谩s elemental y org谩nica por la consolidaci贸n social de la existencia tanto frente a la naturaleza como frente a otras sociedades. Es en este contexto 鈥攅l de una 茅poca empe帽ada en buscar por todas partes reconocimiento, 鈥渁utoexpresi贸n鈥 y 茅xito personal鈥 como debe entenderse el feminismo.
Vayamos, primero, al caso m谩s f谩cil que pueda servir como reducci贸n al absurdo. En las sociedades paleol铆ticas no exist铆an pr谩cticamente excedentes y la sociedad era absolutamente precaria. En estas circunstancias, la autoexpresi贸n o el deseo de reconocimiento constitu铆an un anhelo absurdo y por tanto inexistente. La mujer cuidaba a los ni帽os mientras el hombre sal铆a cazar 鈥攐 a labrar, en el caso de neol铆tico鈥 por la sencilla raz贸n de que no hab铆a Estado de Bienestar, no hab铆a excedentes ni guarder铆as, y no se pod铆a pagar una pensi贸n para trabajadoras en excedencia por maternidad. Su pura fisiolog铆a determinaba esta b谩sica y muy rudimentaria estructura social. Parece que, entonces, tiene su l贸gica que, en el origen, la situaci贸n social fuese la repartici贸n sexual de labores.
Pues bien, lo importante de este primer argumento es lo siguiente: la desigualdad no es un 鈥渞obo鈥, una  opresi贸n procedente de un estadio originario ideal, sino que, m谩s bien, deber铆a calificarse como el aprovechamiento de las inercias sociales cuando 茅stas ya no son necesarias. Es decir, el hombre pudo prolongar una situaci贸n de 鈥渄esigualdad鈥, pero no se la invent贸. 驴Se podr铆a decir que en las sociedades animales, por ejemplo, las leonas est谩n oprimidas por los leones? 驴No es m谩s bien la din谩mica biol贸gica que s贸lo entiende de supervivencia, es decir, de prosecuci贸n de vida, y no de reconocimiento, la que impele esa estructuraci贸n en t茅rminos de optimizaci贸n de recursos vitales?


Sin embargo, el feminismo es una ideolog铆a extremadamente normativa, y la normatividad estricta se lleva muy mal con los hechos. Tambi茅n la ideolog铆a radical de la igualdad que domina nuestro tiempo es absolutamente ciega ante la facticidad. La sociedad ha ido reconociendo derechos y posiciones en la medida de su crecimiento, m谩s o menos lentamente de lo que hubiera sido justo, pero en la medida de su crecimiento. Y es que s贸lo en las sociedades opulentas se ha empezado a hablar del derecho a la inclusi贸n.

Sin embargo, las posiciones que algunos declaran como privilegiadas no siempre se llevaron la mejor parte. Por ejemplo, sin negar el horror de las violaciones, las madres con hijos muertos, etc., el hombre ha sido el que se ha llevado la peor parte en el m谩s horrible y universal fen贸meno de la existencia: la guerra. Ya puedo o铆r la respuesta de algunas feministas diciendo que es que la guerra la hicieron los hombres, a lo que responder铆a que, con ese argumento, tambi茅n la filosof铆a, el arte o la ciencia fueron un producto masculino. En cualquier caso, la peor parte que el hombre tom贸 en la guerra no fue ni una opresi贸n de la mujer, ni una elecci贸n arbitraria. Simplemente, por razones de supervivencia, una vida de mujer es 鈥攃omo reproductora de la especie鈥 infinitamente m谩s valiosa que una de hombre.


Y esta misma raz贸n es la causa de muchas otras diferenciaciones sexuales. De que en el origen de los tiempos, cuando el entorno era extremadamente hostil, las mujeres no participasen en cazas o actividades fuera del n煤cleo m谩s protegido. De que la poligamia haya sido mucho m谩s frecuente en la historia que la poliandria, pues es mucho m谩s costosa a nivel reproductivo la exclusi贸n de una mujer del c铆rculo reproductivo que la de un var贸n. De que las labores espirituales y religiosas que requer铆an castidad y separaci贸n de la sociedad civil se reservaran a los hombres.

Por otro lado, estas reparticiones hacen que mujeres y hombres difieren en sus formas m谩s elementales de percepci贸n de las realidades sociales. Por ejemplo, la mujer tiene una tendencia m谩s acentuada a los celos emocionales en pareja, y el hombre a los celos sexuales. Simple adaptaci贸n ante el hecho de que la mayor preocupaci贸n del var贸n era la de alimentar cr铆as que no fueran suyas, y la de la mujer era evitar la implicaci贸n del var贸n con otro n煤cleo familiar que dejase desatendidas sus necesidades. O, por ejemplo, que la mujer es menos promiscua que el var贸n por la sencilla raz贸n de que debe ser m谩s selectiva, pues su unidad de reproducci贸n es infinitamente m谩s costosa y escasa que la del var贸n.

En definitiva, la vida es diferencia, y la principal diferencia sexual, a saber, la de que un sexo lleva dentro las cr铆as y el otro no, no pudo ser un rasgo aislado, sino que vino acompa帽ado de infinidad de diferencias en torno a esta elemental realidad. Todo lo cual es ignorado por las ideolog铆as de la igualdad, que pretenden erigir un hombre abstracto inexistente como modelo. Este hombre abstracto que no tiene pa铆s, ni sexo, ni orientaci贸n sexual, ni religi贸n, es la nada, es el vac铆o, es el clon de 1984. Pero, parad贸jicamente, esta ficci贸n de la neutralidad constituye, en realidad, la asimilaci贸n de unos rasgos muy definidos como modelo. As铆, para que la mujer sea igual al hombre debe ser un hombre, manejar los mismos valores de dominaci贸n, competencia, etc.


Por ello, no cabe duda de que el aut茅ntico feminismo es el que permita a las mujeres ser mujeres, es decir, el que no vea en la diferencia un obst谩culo para la dignidad. Y esto, a pesar de los parches multiculturalistas y nacionalistas de la izquierda actual, es lo que siempre hab铆an reivindicado los herederos ideol贸gicos de la Revoluci贸n francesa. El problema es que la izquierda siempre hab铆a luchado no s贸lo contra la desigualdad, sino tambi茅n contra la diferencia, pues, seg煤n 茅sta, ambos fen贸menos iban unidos. Y la ausencia de diferencia 鈥搎ue no de desigualdad鈥 es la que lleva a la muerte del esp铆ritu y del mundo. A un mundo sin vida en el que los padres se llaman 鈥減rogenitor A y B鈥, los plurales se escriben con arrobas, y la palabra 鈥渕iembra鈥 existe. 

 
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #5 : Lunes 01 de Junio de 2009, 04:16 »

Pas贸 once meses en la c谩rcel por ocho denuncias falsas de maltrato de su ex pareja

Lleg贸 a denunciar una agresi贸n cuando el hombre estaba en la c谩rcel (hija de P!!!! Martillazos Martillazos Martillazos Martillazos


Ped铆a ayuda en televisi贸n para no ser la pr贸xima v铆ctima mortal  Martillazos Martillazos Martillazos Martillazos Martillazos

El hombre impondr谩 ahora una demanda por da帽os y perjuicios


 
Chema Rodr铆guez | Efe | Sevilla
Actualizado domingo 31/05/2009 21:15



Perdi贸 el trabajo y pen贸 once meses en la c谩rcel en aplicaci贸n de la legislaci贸n contra violencia de g茅nero. Su ex pareja se pase贸 de plat贸 en plat贸 de televisi贸n rogando para que no lo dejaran salir de prisi贸n porque tem铆a por su vida y la de sus hijos. Ahora, un juez acaba de archivar la causa.

Jos茅 Antonio, que reside ahora en Umbrete, no ahorra cr铆ticas a un sistema judicial que 芦ha fallado禄 estrepitosamente en su caso, al enviarlo a prisi贸n durante casi un a帽o por unos delitos que ahora un juez dice que no ha cometido.

芦Lo he perdido todo y tengo que empezar ahora de nuevo, es muy duro, pero se ha acabado禄, sostiene Jos茅 Antonio, que no ve a su hijo desde que comenz贸 la bater铆a de denuncias en su contra. 芦Est谩 con su madre y ella le ha influido en mi contra禄, se lamenta.


"Los hombres estamos indefensos, yo he sido una v铆ctima"El supuesto maltratador que no lo era trabajaba, antes de que comenzara la batalla con su esposa, en el sector de la construcci贸n. Ten铆a una empresa de pulimentos que perdi贸, como buena parte de su vida. Por ello, asegur贸 que la Ley de Violencia de G茅nero 芦no me parece bien, los hombres estamos indefensos, yo he sido una v铆ctima禄.

El juzgado de Violencia Dom茅stica de Sevilla ha dado carpetazo al caso contra J. A. S. B., de 39 a帽os. No s贸lo eso, sino que la maquinaria de la Justicia se ha girado en redondo para deducir testimonio -inicio del proceso legal- contra su compa帽era R. V. D. por un presunto delito de denuncia o acusaci贸n falsa. Pero los once meses de c谩rcel y el sufrimiento desde diciembre de 2005 nadie se lo va a resarcir.

El juzgado ha llegado a la conclusi贸n de que las lesiones denunciadas por su compa帽era en ocho denuncias entre diciembre de 2005 y abril de 2008 se las caus贸 ella misma con un c煤ter o en cualquier caso no las pudo cometer el acusado.

Madre de dos hijos peque帽os, la denunciante proclam贸 en televisi贸n que no sab铆a "c贸mo pedir protecci贸n para no ser la pr贸xima en la lista" de mujeres asesinadas por su pareja.

Fernando Retamar, abogado defensor del denunciado, ha lamentado en declaraciones a Efe que su cliente haya pasado once meses en prisi贸n preventiva debido a estas falsas denuncias, pese a los numerosos testimonios que ten铆a a su favor, entre ellos 1.200 firmas de apoyo de sus vecinos en La Rinconada.

El juzgado de Violencia Dom茅stica, en un auto al que ha tenido acceso Efe, explica que una parte de las agresiones no pudo cometerlas el denunciado porque, seg煤n demostr贸 mediante testigos, esos d铆as estaba fuera de Sevilla y, respecto a la presuntamente cometida el 8 de marzo de 2007, se encontraba en prisi贸n.

Dice el juez que no s贸lo hay dudas sobre la forma en que se produjeron los hechos denunciados, sino por la "evidente falta de verosimilitud de la denunciante".

El auto se basa en el informe forense sobre la agresi贸n supuestamente ocurrida el 21 de enero de 2008, en el que se recoge que las lesiones de la mujer "est谩n todas situadas en la cara anterior del cuerpo, zonas accesibles para la interesada".

Adem谩s, las heridas que presentaba en el cuello "son dif铆cilmente producidas en una situaci贸n de forcejeo, las del antebrazo y muslo son paralelas, dif铆cilmente producidas en una situaci贸n de forcejeo en que dos personas se est谩n moviendo continuamente y mantienen posiciones diferentes".

Por ello, el forense conclu铆a que "no se puede descartar la caracter铆stica autolesiva de las lesiones descritas", seg煤n recoge el auto, que adem谩s se refiere a que el acusado estuvo ese d铆a localizado en Umbrete, una localidad del Aljarafe sevillano, seg煤n certific贸 la Polic铆a.

El 12 de junio de 2007, la mujer present贸 una nueva denuncia contra la madre de su compa帽ero que tambi茅n concluy贸 con una sentencia absolutoria en el juzgado de instrucci贸n 13 de Sevilla, a帽ade el juez.

Adem谩s, un informe de la Unidad de Valoraci贸n Integral del Da帽o (UVIG), especializada en violencia de g茅nero, dio cuenta del "escaso grado de verosimilitud de las denuncias presentadas por la perjudicada" pues su testimonio "tiene poca veracidad, destacando su inconsistencia, las contradicciones y la escasa concreci贸n de su relato".

El afectado ha anunciado a Efe que va a presentar a su vez una demanda por los da帽os y perjuicios causados para que su ex compa帽era "pague la parte del da帽o que ha causado", ya que cuando estuvo en la c谩rcel perdi贸 su trabajo y le ha costado encontrar otro.

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #6 : Lunes 08 de Junio de 2009, 02:27 »

Raquel, mentirosa de g茅nero

Esta sevillana denunci贸 a su marido y logr贸 que lo encarcelaran 11 meses

Un juez y unos forenses han desmontado sus acusaciones


Ana Mar铆a Ortiz | Sevilla-elmundo.es
Actualizado domingo 07/06/2009 10:25


 
Durante la primera parte de la entrevista, celebrada el martes en una terraza contigua a los juzgados de Sevilla, a Raquel Valle su abogada le aconseja que no conceda declaraciones a las cadenas de televisi贸n. La letrada opina que una excesiva exposici贸n a los medios, sobre todo a las c谩maras, podr铆a perjudicarla ahora que un auto judicial la tilda de mentirosa retir谩ndole la condici贸n de v铆ctima de la violencia de g茅nero que ven铆a exhibiendo desde hac铆a un lustro.

Apenas una hora despu茅s, cuando Cr贸nica visita de nuevo a Raquel, esta vez en su casa, una c谩mara de TVE enfoca el esquinazo del tresillo donde se sienta. "Por supuesto que soy una mujer maltratada. Esto no va a quedar as铆", dice a los micr贸fonos muy maquillada y aparentemente entera pese al varapalo judicial. Otro equipo de Antena 3 espera turno para emitir en directo. Obviamente, ha deso铆do las instrucciones de la abogada.

Sobre la mesa del sal贸n est谩n desplegadas las fotograf铆as que, seg煤n Raquel, demuestran que su ex marido la ha cosido reiteradamente a golpes. Las presenta como pruebas irrefutables de las palizas. Est谩 retratada llevando un aparatoso collar铆n, luciendo una ligera fisura bajo la ceja o descubri茅ndose el pecho y dejando ver unas curiosas heridas: seis cortes muy poco profundos, casi ara帽azos, pr谩cticamente de la misma longitud y sim茅tricos, fruto, dice ella, de uno de los salvajes ataques de su ex con un c煤ter.

Lesiones paralelas


Algunas de las lesiones son paralelas. Tan milim茅tricamente paralelas que parecen hechas con escuadra y cartab贸n. As铆 lo ha dejado escrito el forense que la examin贸: "Las lesiones apreciadas no se corresponden a una situaci贸n de fuerte forcejeo entre dos personas. No hay signos contusivos, ni marcas defensivas, ni en lugar distinto del plano anterior del cuerpo (ninguna lesi贸n en el plano posterior); las heridas del cuello son claramente sim茅tricas, dif铆cilmente producidas en una situaci贸n de forcejeo; las heridas del antebrazo y muslo son paralelas, dif铆cilmente producidas en una situaci贸n de forcejeo...".

Le llama la atenci贸n al especialista, por ejemplo, que Raquel asegure que se defendi贸 de la agresi贸n con u帽as y dientes y que justamente sus u帽as -muy largas y cuidadas, hoy lacadas en fondo dorado y adornadas con estrellas de color rosa- no presentaran el m谩s m铆nimo rasgu帽o o rotura. "No se puede descartar la caracter铆stica autolesiva de las lesiones descritas", acaba diciendo el forense. Concluye, por tanto, que ha podido ser capaz de hacerse da帽o a s铆 misma s贸lo para poder colgarle al marido el cartel de maltratador.

El informe pericial no ha sido el 煤nico argumento esgrimido por Francisco Manuel Guti茅rrez, titular del Juzgado de Violencia Sobre la Mujer n煤mero dos de Sevilla, para dar carpetazo al caso cuando se encontraba en fase de instrucci贸n. A juicio del magistrado, ninguna de las ocho denuncias por violencia de g茅nero que Raquel Valle ha presentado desde 2005 tiene consistencia. El testimonio de la supuesta v铆ctima, dice, carece de verosimilitud por estar plagado de contradicciones y generalidades. No aporta testigos que hayan presenciado las agresiones, aunque muchas de ellas se habr铆an producido en plena calle. Es m谩s, el acusado se encontraba fuera de la ciudad o en la c谩rcel en varias de las fechas en las que supuestamente la abord贸 y golpe贸.

Desde 2005 se han presentado 600.000 denuncias. S贸lo 95.000 han terminado en condenasDe lo que no habla la resoluci贸n es de la sangrante situaci贸n que ha vivido el presunto verdugo, Jos茅 Antonio Santos, 39 a帽os. Cinco a帽os estigmatizado como maltratador, frecuentando los juzgados y calabozos al vaiv茅n de las declaraciones acusatorias de la ex pareja. 驴C贸mo es posible que haya pasado 11 meses en prisi贸n por unos delitos que ahora parece que no cometi贸?

El caso de Raquel Valle, 32 a帽os, ha ense帽ado esta semana a la opini贸n p煤blica la cara m谩s fea de la lucha contra la violencia de g茅nero y ha puesto sobre la mesa un fen贸meno pol茅mico y espinoso que pone en duda la eficacia y la imparcialidad de la Ley Integral contra la Violencia de G茅nero: la existencia de mujeres que empa帽an el sufrimiento de las verdaderas v铆ctimas y que se sirven de la ley para vengarse o conseguir un buen divorcio. El asunto ha tenido tal repercusi贸n que ha hecho que el Gobierno anuncie la elaboraci贸n de un informe sobre las denuncias falsas.

El 22 de mayo pasado -dos d铆as despu茅s de que el juez sevillano sellara el auto que deja en evidencia a Raquel Valle- otra mujer, vecina de Zarauz (Guip煤zcoa), era condenada a una multa de 1.080 euros por haberse inventado una agresi贸n de su marido. 驴Cu谩ntas m谩s act煤an como ellas? 驴Cu谩ntos hombres son injustamente procesados y condenados tras una denuncia falsa?

Las asociaciones que agrupan a afectados desglosan las cifras oficiales cuando se les pregunta por la magnitud de la estafa. Desde que entr贸 en vigor la Ley Integral (junio, 2005) y hasta diciembre del a帽o pasado, explican, se han presentado unas 600.000 denuncias. M谩s de la mitad (343.527) fueron archivadas en la instrucci贸n. De las restantes (257.473): 95.284 derivaron en condenas, 45.421 en absoluciones y 115.768 en sobreseimientos.

Falta de pruebas
S贸lo el 16% de las denuncias iniciales -95.000 de las 600.000 presentadas- acabaron con un veredicto de culpabilidad. 驴Significa esto que las 515.000 restantes eran falsas? Las asociaciones que representan a mujeres maltratadas aseguran que no. El hecho de que el n煤mero de denuncias que no llegan a buen puerto sea tan alto, explican, se debe a que la mayor铆a de las agresiones se producen en la intimidad del hogar, sin testigos, lo que dificultar铆a que la mujer pueda demostrar la violencia sufrida. Los casos se archivan por falta de pruebas, no porque se basen en la mentira, dicen.

"Las acusaciones de denuncias falsas son una estrategia de los maltratadores para confundir", se pronuncia Altamira Gonzalo, presidenta de la Asociaci贸n de Mujeres Juristas Themis. "Es verdad que hay denuncias falsas, pero no m谩s que en el resto de delitos. Representan un porcentaje muy poco significativo y no deber铆an ser el centro de atenci贸n de los malos tratos".

A Jos茅 Antonio Santos, el ex marido de Raquel Valle, el desprop贸sito judicial padecido lo ha convertido en un hombre desconfiado, muy receloso. Aparece con el auto bajo el brazo, pero, aunque lo escrito lo exculpa, a煤n no se da por vencedor del litigio. No tanto porque ella haya recurrido sino porque espera que siga moviendo ficha. "No me extra帽ar铆a que ma帽ana inventara otra agresi贸n, me esposaran y comenz谩ramos de nuevo", dice.

La entrevista con 茅l se celebra en Umbrete, donde reside, a unos 15 kil贸metros de la capital andaluza y de Raquel. Jos茅 Antonio no pisa Sevilla desde hace a帽os. Est谩 convencido de que si su visita coincidiera con una de las denuncias de Raquel, lo dar铆an por culpable por el mero hecho de encontrarse en la ciudad. Es casi obsesiva su preocupaci贸n por estar permanentemente acompa帽ado y as铆 poder cubrirse con una coartada las 24 horas del d铆a. Quiz谩s sea el 煤nico espa帽ol que se ha dirigido a la Justicia para pedir un brazalete anti maltratadores. El dispositivo habr铆a posibilitado que la polic铆a lo tuviera localizado en todo momento y que el conciliara el sue帽o. Se lo denegaron. Nunca se sinti贸 tan a salvo, dice, como el tiempo que un par de agentes de paisano lo siguieron discretamente.

La primera denuncia la recibi贸 en diciembre de 2005, cinco a帽os despu茅s de su separaci贸n de Raquel -tienen un hijo en com煤n de 11 a帽os- y cuando Jos茅 Antonio ya hab铆a rehecho su vida con otra mujer. Ella le acusaba de una contusi贸n en el hombro y el codo tras un forcejeo a la salida del trabajo. Siguieron las denuncias, cada vez m谩s subidas de tono, hasta que en las Navidades de 2006 un juez le impuso una orden de alejamiento.

La siguiente ocasi贸n en que Raquel acudi贸 a comisar铆a, la maquinaria judicial sigui贸 el curso habitual. El supuesto quebrantamiento de la medida de alejamiento implicaba el ingreso en prisi贸n y as铆 lo dict贸 la jueza de guardia. Jos茅 Antonio entr贸 en la c谩rcel. "Aquello fue dur铆simo. Mucho llanto y soledad hasta que los presos de apoyo me vieron hundido y me ayudaron".

All铆 conoci贸 a Farruquito y a muchos condenados por maltrato. La mayor铆a culpables pero tambi茅n alg煤n inocente. "Hab铆a un hombre que estaba cumpliendo un a帽o y medio por una acusaci贸n falsa y dec铆a que cuando saliera volver铆a con su mujer".

Tras el ingreso en prisi贸n, Jos茅 Antonio se vio inmerso en una espiral absurda. Pese a que hab铆a pruebas de que 茅l no pod铆a haber perpetrado las agresiones -un d铆a estaba cort谩ndose el pelo, otro ten铆a la factura del chino al que hab铆a llamado estando fuera de Sevilla, 1.200 vecinos lo avalaron con sus firmas...- no hab铆a modo de conseguir la libertad porque Raquel segu铆a presentando denuncias. Un d铆a esgrim铆a el c煤ter ensangrentado que le hab铆an dejado en el buz贸n, otro aseguraba que Jos茅 Antonio le hab铆a enviado a un amigo para que le diera una paliza.

Sali贸 a la calle en marzo de 2008 y en abril volvi贸 al calabozo. Los medios locales lo contaban as铆: "Su marido iba armado con una navaja y comenz贸 a darle cortes por todo el cuerpo, en la cara, las piernas, el cuello. Raquel se defendi贸 como pudo, le tir贸 un vaso a la cabeza y hasta lleg贸 a empu帽ar un cuchillo para defenderse: "Antes lo mato a 茅l, no me resigno a ser un n煤mero m谩s en la estad铆stica de asesinadas"禄. De no ser porque el informe forense dictamin贸 que ella se autolesionaba, Jos茅 Antonio seguir铆a en prisi贸n.

En 2005, reci茅n estrenada la Ley, la entonces jueza decana de Barcelona, Mar铆a Sanahuja, encendi贸 la pol茅mica al asegurar que miles de hombres hab铆an sido detenidos sin apenas indicios. Fue la primera que se atrevi贸 a hablar de las falsas denuncias. La declaraci贸n le supuso que varias asociaciones feministas pidieran al CGPJ que se le prohibiera hablar m谩s en p煤blico.

Sanahuja dec铆a entonces que muchas mujeres utilizaban la denuncia para obtener mejores condiciones en los divorcios y que muchos profesionales -jueces, fiscales, polic铆as, abogados...- adoptaban pr谩cticamente todas las medidas que se les ped铆an por la presi贸n medi谩tica y para protegerse. Arremet铆a contra una ley que considera delito un manotazo s贸lo cuando quien lo propina es un hombre. Hoy se reafirma: "No hace falta ni denunciar en falso porque el C贸digo Penal dice que si un hombre me agarra de la mu帽eca, aunque no me haga da帽o, eso ya es delito. El trato al g茅nero masculino es francamente discriminatorio. No se puede presuponer que es un delincuente en potencia s贸lo por el hecho de ser hombre. Al legislador se le ha ido la pluma".

Al encuentro con Cr贸nica, Raquel acude con su nueva pareja. 脡l ha tenido que cerrar el bar que ambos regentan para acompa帽arla. Es por miedo a que Jos茅 Antonio la agreda de nuevo, dice. Sorprende tanta precauci贸n tras haber le铆do en las hemerotecas que dos de las supuestas agresiones se produjeron tras abrir voluntariamente la puerta. Sonaba el timbre, pensaba que era su hijo o su pareja y abr铆a sin m谩s. Es raro que una maltratada deseche el cerrojo sin mirar por la mirilla.

En otra ocasi贸n, ha escrito, 茅l la acorral贸 en la cocina. "Me amenazaba con dos cuchillos en el cuello y el tercero se lo puso 茅l en el abdomen. Dijo que me matar铆a y luego se matar铆a 茅l". Raquel, 驴c贸mo se pueden empu帽ar tres cuchillos a la vez?

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

maldita sea la tipa. Est谩 haciendo mucho da帽o a las mujeres que de verdad sufren malos tratos.
Por fin se est谩 viendo que todo el monte no es or茅gano.
que hay tipas muy malas. que son capaces de lo que sea para "acabar" con sus ex.
espero que esta hi de P vaya a la c谩rcel.Que sirva de castigo ejemplar para las sinverguenzas de su gremio. Martillazos Martillazos Martillazos Martillazos Martillazos Martillazos Martillazos Martillazos
En línea

Veritas Liberabit Vos
polvorilla
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1413/-3
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 7245



« Respuesta #7 : Domingo 14 de Junio de 2009, 22:28 »

Totalmente de acuerdo contigo Gaia, gente as铆 s贸lo se merece la c谩rcel de por vida.
En línea

DIABLA de green eyes
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #8 : Martes 07 de Julio de 2009, 03:51 »

anda que esto qu茅!


-------------------------------------------------------------------------------
 Bego帽a 脕lvarez, consejera andaluza de Justicia,  no tomar谩 medidas para el caso del hombre que pas贸 once meses en prisi贸n por ocho denuncias falsas de maltrato
elconfidencialdigital.com 
         

La consejera de Justicia y Administraci贸n P煤blica de la Junta de Andaluc铆a, Bego帽a 脕lvarez, ha anunciado que su departamento no tomar谩 medidas para compensar o al menos aclarar el caso de un hombre que pas贸 once meses en prisi贸n por ocho denuncias falsas de maltrato que interpuso su compa帽era sentimental. Seg煤n la consejera, esto no corresponde a su consejer铆a, cosa curiosa cuando la Junta s铆 se ha personado en muchos casos de denuncias de malos tratos. El hombre, adem谩s, ha sido difamado por su compa帽era por radio y televisi贸n. Guindilla a una consejera que, seg煤n denuncia la Federaci贸n Andaluza para la Igualdad Efectiva, demuestra que 鈥渓a Ley de Violencia de G茅nero atenta cada d铆a contra el derecho de presunci贸n de inocencia鈥.
En línea

Veritas Liberabit Vos
polvorilla
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1413/-3
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 7245



« Respuesta #9 : Martes 07 de Julio de 2009, 08:24 »

Vamos esto es para mear y no echar gota.
En línea

DIABLA de green eyes
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #10 : S谩bado 11 de Julio de 2009, 02:57 »

El marido de Lydia Bosch, inocente




@Vanitatis.com - 10/07/2009








 Lydia Bosch. Como ya adelant贸 Vanitatis el mi茅rcoles pasado, la resoluci贸n de la denuncia por abusos sexuales que interpuso Lydia Bosch contra el que fuera su marido, se iba a resolver antes de que finalizara el mes de julio, ya que en agosto los juzgados no funcionan a pleno rendimiento. (Leer el comunicado enviado por la actriz tras conocer la noticia)

Hab铆a inter茅s en resolver el asunto no s贸lo por tratarse de una menor, sino por el revuelo medi谩tico del caso. Y as铆 ha sido. Hoy viernes, la jueza encargada del caso ha dictado sentencia. Seg煤n ha sabidoVanitatis la causa se ha archivado. Parece que no por falta de pruebas, sino por indicios claros de la no existencia de delito.
 
Adem谩s, los Fundamentos de Derecho no resultan favorables a la demandante. Es decir Alberto Mart铆n, marido durante ocho a帽os de Lydia Bosch, es inocente de todos los cargos que se le imputaban y que le llevaron a pasar veinticuatro horas en la comisar铆a de Pozuelo de Alarc贸n.
 
Fue precisamente la detenci贸n del arquitecto lo que destap贸 la nefasta relaci贸n que exist铆a en la pareja, considerada hasta ese momento un matrimonio modelo. Seg煤n la demanda (previa a la de divorcio) los desajustes hab铆an comenzado incluso antes de la boda religiosa, que se celebr贸 tres a帽os despu茅s de la ceremonia civil. Esta versi贸n se opon铆a totalmente con la parte contraria, que negaba la mayor. Es decir, que la pareja no se llevara bien y mucho menos que Lydia viviera un infierno. Como aval, se帽alaban las muchas fiestas familiares y de amigos donde las muestras de cari帽o del matrimonio 鈥渞esultaban empalagosas鈥. 
 
A partir de su detenci贸n se supo del contencioso que manten铆an y de la petici贸n por parte de Lydia Bosch de una orden de alejamiento de su marido. Por dos veces le fue denegada. A continuaci贸n se present贸 la demanda de medidas provisionales, previas al divorcio que se resolvi贸 el 16 de junio pasado. En el escrito se reflejaba la plena e igual idoneidad de ambos progenitores para atender con total dedicaci贸n a los hijos comunes.
 
Ambos c贸nyuges reconocieron en sus interrogatorios la suficiente capacidad del otro para ocuparse de los peque帽os. En este sentido, Lydia Bosch no utiliz贸 sus propias declaraciones, que figuraban en el documento de solicitud de medidas cautelares ni en el de alejamiento (publicado por Intervi煤) donde alegaba 鈥渦n r茅gimen muy estricto de educaci贸n de los hijos鈥 por parte de Alberto Mart铆n. Es decir, reconoc铆a al progenitor como buen padre.
 
Una de las cuestiones que tuvo en cuenta el juez para 鈥渋nclinar la balanza del lado de otorgar esa guarda y custodia, al menos provisionalmente, a la madre..."  fue la edad de los menores (6 a帽os) y la disponibilidad claramente mayor de la madre en cuanto a tiempo. 
 
No se tuvo en consideraci贸n la denuncia por abusos sexuales a la que dedica el juez en el auto dos folios y medio: 鈥(...) que la denuncia resulta sospechosa 鈥榬atione temporis鈥, y el propio informe psicol贸gico que se aporta reconoce que en un hasta un 50% de los casos, cuando un menor denuncia hechos como 茅stos en un momento en que los padres est谩n separ谩ndose con problemas en cuanto a la custodia o r茅gimen de visitas, como es el supuesto presente, ello resulta ser falso (鈥)  Por todo ello, los hechos denunciados no han de tener, en m铆 relevancia alguna cara a la fijaci贸n del r茅gimen de visitas del padre en este proceso civil de familia". En este punto la sentencia que archiva la denuncia de abusos sexuales y declara inocente a Alberto Mart铆n confirma la inveracidad de las declaraciones de la menor.
 
En el auto de medidas cautelares el juez refiere: 鈥淣o hay razones para restringir el r茅gimen de visitas y contacto de los menores con el padre, sino m谩s bien todo lo contrario. De la prueba practicada se deriva que D. Alberto, pese a sus ocupaciones profesionales, se ha ocupado de forma constante de sus hijos menores, adaptando en gran medida las circunstancias de su labor profesional para poder ocuparse m谩s y mejor de sus hijos...".
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #11 : Martes 06 de Octubre de 2009, 01:01 »

Absuelven a un padre de pagar una pensi贸n a su hija por estar casi en la indigencia


La Audiencia de Valencia lo absuelve as铆 de un delito de abandono del hogar
Ten铆a la obligaci贸n de pagar 180 euros a su hija en concepto de alimentos
El tribunal alega que no ten铆a trabajo, carec铆a de paro y dorm铆a en un coche

Europa Press | Valencia
Actualizado lunes 05/10/2009 14:21


La secci贸n tercera de la Audiencia Provincial de Valencia ha absuelto a un padre que no pagaba la pensi贸n alimenticia a su hija de un delito de abandono de familia, al considerar que 茅ste se encontraba "pr谩cticamente en la indigencia", que estaba en el paro, y dorm铆a en un coche o en un portal de un edificio.

De esta manera, el tribunal ha desestimado el recurso de apelaci贸n interpuesto por la madre de la ni帽a, su ex compa帽era sentimental, contra la sentencia del juzgado de lo Penal n煤mero 1 de Valencia de junio de 2009, que absolv铆a al hombre del delito de abandono de familia.

El hombre, seg煤n consta en la sentencia, ten铆a la obligaci贸n de pagar una pensi贸n de 180 euros en concepto de alimentos a favor de su hija, que se deb铆an satisfacer por meses anticipados, tal y como fij贸 el titular del juzgado de primera Instancia e Instrucci贸n n煤mero 2 de Mislata el 23 de septiembre de 2005.

Al no satisfacer los pagos establecidos, el hombre fue condenado en sentencia firma el 30 de octubre de 2007 por el juzgado de lo Penal n煤mero 11 de Valencia como autor de un delito de abandono de familia a la pena de cinco meses de prisi贸n.

Denuncias reiteradas
A pesar de ello, desde noviembre del mismo a帽o, el hombre sigui贸 sin pagar cantidad alguna de la pensi贸n puesto que no ten铆a ingresos econ贸micos. Por ello, la mujer volvi贸 a denunciarle y el juez, esta vez, dio la raz贸n al hombre, porque desde ese mes hasta septiembre de 2008 no qued贸 acreditado que tuviera capacidad econ贸mica para hacer frente al pago de la pensi贸n.

De hecho, le constaba que estaba en el paro, que no cobraba subsidio, y que viv铆a "pr谩cticamente" en la indigencia, al manifestar que dorm铆a en un coche. As铆, a帽ade que la Polic铆a Local de Mislata le notific贸 la fecha de juicio cuando dorm铆a en un portal, por lo que desestima el recurso formulado por la mujer.

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #12 : Lunes 26 de Octubre de 2009, 04:46 »

La Audiencia absuelve a un hombre acusado en falso de malos tratos a su mujer

Las heridas eran superficiales y no correspond铆an a ninguna agresi贸n
Entre diciembre de 2005 y abril de 2008 la mujer present贸 ocho denuncias



Efe | Sevilla
Actualizado domingo 25/10/2009 19:25



La Audiencia de Sevilla ha archivado definitivamente la causa contra un hombre que pas贸 once meses encarcelado por ocho denuncias falsas de maltrato que no pudo cometer y que se refer铆an a lesiones que la denunciante se caus贸 a s铆 misma.

La Secci贸n Cuarta de la Audiencia, en una sentencia contra la que no cabe recurso, confirma el auto de archivo dictado en mayo pasado por el juzgado de Violencia sobre la Mujer y levanta definitivamente la orden de protecci贸n de la supuesta v铆ctima y las medidas cautelares de alejamiento del denunciado.

El denunciado J.A.S.B., de 39 a帽os, pas贸 once meses en prisi贸n preventiva por unas supuestas lesiones a su ex pareja R.V.D. que, seg煤n relata ahora la Audiencia, consistieron en cortes superficiales que, por su localizaci贸n y forma, parecen fruto de "un origen voluntario, no exento de cierto cuidado, y no de un violento y descontrolado acometimiento" por otra persona.

Los jueces llaman la atenci贸n sobre el hecho de que ninguna de las agresiones sufridas tuvo testigos, pese a los lugares p煤blicos donde se produjeron, y recogen que el m茅dico que atendi贸 a la denunciante en el hospital en una de sus denuncias no se crey贸 que hubiese perdido el conocimiento durante dos horas y media por un traumatismo craneoencef谩lico que ni siquiera apreci贸 en la exploraci贸n m茅dica.

Los supuestos navajazos recibidos, seg煤n la sentencia, resultaron ser en su mayor parte "heridas incisas muy superficiales", situadas en la parte anterior del cuerpo y que no respond铆an a las heridas defensivas propias de quienes tratan de evitar una agresi贸n con arma blanca.

Entre diciembre de 2005 y abril de 2008 la mujer present贸 ocho denuncias por agresiones y acudi贸 a numerosos programas de televisi贸n para afirmar, entre l谩grimas, que es madre de dos hijos peque帽os y que no sab铆a "c贸mo pedir protecci贸n para no ser la pr贸xima en la lista" de mujeres asesinadas por su pareja.

Dice la Audiencia que, frente a la d茅bil acusaci贸n, el denunciado present贸 coartadas "s贸lidas", pues aport贸 varios testigos que le acompa帽aban en horarios incompatibles con las agresiones.

De hecho, J.A.S.B. lleg贸 a hacerse acompa帽ar siempre por testigos y pedir facturas de los establecimientos que frecuentaba "como eventual defensa ante las m煤ltiples denuncias que le formulaba R.V.B.", recuerda la Audiencia.

Seg煤n los jueces, la mujer incurri贸 en "serias contradicciones" en su 煤ltima denuncia el 17 de abril de 2008, pues asegur贸 haber sido objeto de una violenta agresi贸n en su domicilio pero la propia investigaci贸n policial puso de relieve que su ropa no ten铆a "cortes ni desperfectos" y que la mujer "segu铆a portando perfectamente colocadas las diez u帽as postizas que ten铆a".

El archivo se basa en informes forenses seg煤n los cuales "no se puede descartar la caracter铆stica autolesiva de las lesiones descritas", por lo que la Audiencia entiende que el material acusatorio es "endeble" y no permite "concretar ninguna acusaci贸n fundada".

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #13 : Jueves 29 de Octubre de 2009, 03:51 »

EN PRESENCIA DE SU HIJO


Detenida por agredir a su marido y golpearse para denunciarle por agresi贸n

Polic铆as de la Comisar铆a de Burgos han detenido a una mujer de 45 a帽os que en estado de embriaguez agredi贸 a su marido y se golpe贸 para denunciarle por malos tratos.

2009-10-28


 
EFE
Seg煤n ha informado la Subdelegaci贸n del Gobierno, la detenida, S.Z., ha sido tambi茅n acusada por quebrantar una orden judicial de alejamiento.

La mujer lleg贸 al domicilio en estado de embriaguez y arremeti贸 contra su marido, agredi茅ndole y rompi茅ndole el pijama, adem谩s de destrozar el mobiliario.

Luego se dio a s铆 misma varias bofetadas y le dijo que le acusar铆a de agresi贸n ante la Polic铆a, todo ello en presencia del hijo de ambos, que se lo comunico a los polic铆as. A la mujer le consta una orden judicial de alejamiento de su esposo, por lo que fue detenida.
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #14 : S谩bado 07 de Noviembre de 2009, 03:09 »

Piden prisi贸n a un var贸n por no dejar que su hija hablara con su madre :tarao: :tarao: :tarao: :tarao:


(ALUCINANTE....驴CUANTAS MUERES HACEN ESO ISMO Y NO LES PASA NADA?Confundido) Martillazos Martillazos Martillazos Martillazos


Europa Press | M谩laga
Actualizado viernes 06/11/2009 13:04


 
La Fiscal铆a de M谩laga ha solicitado una pena de nueve meses de prisi贸n para un hombre, al que acusa de incumplir la orden judicial de permitir la comunicaci贸n telef贸nica entre su hija y la madre de 茅sta, de la que estaba divorciado, durante las vacaciones en las que al procesado le correspond铆a estar con la ni帽a.

Seg煤n las conclusiones provisionales del ministerio fiscal, a las que tuvo acceso Europa Press, el acusado "ven铆a incumpliendo" la obligaci贸n que le fue impuesta en la sentencia de divorcio, dictada en abril de 2008, de permitir que madre e hija se comunicaran por tel茅fono durante los periodos vacacionales.

Ante este incumplimiento, un juzgado de primera instancia de la capital malague帽a abri贸 un procedimiento de ejecuci贸n forzosa contra el procesado, seg煤n la acusaci贸n p煤blica, para que permitiera la comunicaci贸n, bajo la advertencia de que si no lo hac铆a incurrir铆a en un delito de desobediencia.

Ese auto le fue personalmente notificado en octubre de 2008. No obstante, apunta la Fiscal铆a en su escrito inicial, el acusado "ha venido de forma reiterada incumpliendo el mandato judicial al no permitir la comunicaci贸n telef贸nica entre madre e hija" durante los periodos en los que le correspond铆a al padre estar con ella.

Para el fiscal, los hechos constituyen un delito de desobediencia, del que acusa al procesado, para el que solicita la apertura de juicio oral en un juzgado de lo Penal, solicitando inicialmente una sentencia condenatoria y que se le imponga la pena de nueve meses de prisi贸n.
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin l铆mite
   

 En línea
Páginas: [1] 2 3 ... 10   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!