Debatimos.com: Opina sin límite
Jueves 14 de Noviembre de 2019, 07:54 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  


Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Gadaf√≠, el personaje.  (Leído 3148 veces)
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« : Lunes 05 de Septiembre de 2011, 05:20 »

LIBIA

Gadafi como test moral y político
Por Carlos Alberto Montaner
LD


 Gadafi ha sido el dictador isl√°mico m√°s cercano a Am√©rica Latina y uno de los m√°s perniciosos. Su relaci√≥n con Hugo Ch√°vez es muy estrecha. Esto acaso explica que la residencia del embajador venezolano en Tr√≠poli, Afif Tajeldine, fuera saqueada. 

Probablemente los asaltantes buscaban pruebas de las secretas complicidades entre los dos coroneles, Chávez y Gadafi. No lo que se conoce, sino los presuntos pactos ocultos. Los síntomas apuntan en esa dirección.

Sin embargo, no es la primera vez que algo así ocurre. En 1992, Gadafi ordenó a sus partidarios que asaltaran y quemaran la embajada venezolana en Libia para vengar las sanciones impuestas por la ONU contra el país por su negativa a entregar a unos terroristas que habían destruido en pleno vuelo un avión de Pan American por encargo de su gobierno. En ese momento el Dr. Diego Arria, diplomático venezolano, presidía el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

A los libios antigadafistas sin duda les molestaba que el "Hermano L√≠der", como se hace llamar este peligroso psic√≥pata, hubiera denominado "Hugo Ch√°vez" a un campo deportivo, o que le hubiese otorgado al venezolano el Premio de Derechos Humanos que lleva el nombre de "Moamar Gadafi", acto tan c√≠nico como ponerle "Herodes" a una escuela dedicada a fomentar la felicidad de los ni√Īos. A cambio, el se√Īor Ch√°vez le entreg√≥ una r√©plica de la espada de Bol√≠var. Hasta ahora no hay constancia que la haya utilizado para defenderse de los rebeldes que lo persiguen, y ni siquiera se sabe si tuvo la precauci√≥n de llev√°rsela cuando sali√≥ precipitadamente de la ciudadela que ocupaba en Tr√≠poli.

El prontuario criminal de Gadafi es de los peores de la historia contemporánea. Como en Cuba, creó Comités de Revolucionarios para espiar y maltratar a quienes no se sometieran. Además de robarse el patrimonio de los libios para su provecho y el de toda su familia, ha asesinado adversarios dentro y fuera de Libia. Sus sicarios han sacado a decenas de oposicionistas de los hospitales para torturarlos cruelmente y luego matarlos. Ha ordenado secuestros y, como he recordado, ha dinamitado aviones civiles provocando centenares de muertos sobre el suelo de Escocia.

Dado que tenía ínfulas de líder mundial y quería expandir su influencia por el resto del planeta, se alió a Egipto y a Siria para tratar de destruir a Israel, pero luego atacó a Egipto y, en su momento, le hizo la guerra a Chad y a Tanzania. Dentro de ese esquema expansionista, redactó un elemental panfleto fascistoide, al que tituló Libro verde, con el que pensaba cambiar la historia política de la especie, y creó todo un Ministerio para predicar e imponer sin clemencia su ridículo evangelio urbi et orbe.

Asimismo, fund√≥ un Centro Revolucionario Mundial en el que se formaron (o deformaron) asesinos como el liberiano Charles Taylor y Jean-Bedel Bokassa, el megal√≥mano que se proclam√≥ Emperador de √Āfrica Central, ambos acusados y convictos por terribles genocidios. Simult√°neamente, trab√≥ relaciones operativas y adiestr√≥ y financi√≥ grupos terroristas como el IRA irland√©s y las Brigadas Rojas de Italia, mientras manten√≠a los m√°s estrechos v√≠nculos con los sandinistas nicarag√ľenses y las narcoguerrillas de las FARC colombianas.

Este breve recuento, que podr√≠a extenderse casi sin l√≠mites, tiene un objetivo: se√Īalar la discutible textura moral de los amigos de este sujeto en Am√©rica Latina. ¬ŅC√≥mo es posible que el presidente de los ecuatorianos, Rafael Correa, un hombre educado y cat√≥lico, sea capaz de defender a este tirano con la peregrina teor√≠a de que su Gobierno es s√≥lo otra expresi√≥n distinta, pero leg√≠tima, de las formas de Gobierno? ¬ŅQui√©n puede creer en la voluntad de rectificaci√≥n de Daniel Ortega si hoy, cuando los libios tratan de sacudirse de sus espaldas a este criminal, el presidente de los nicas, junto a Hugo Ch√°vez, hace lo indecible por mantenerlo en el poder y por brindarle protecci√≥n?

En ingl√©s llaman litmus test a una pregunta cuya respuesta define la verdadera posici√≥n moral o intelectual de la persona con relaci√≥n al hecho en discusi√≥n. Pues bien, Gadafi ‚Äďcomo Hitler o Stalin en su momento‚Äď es eso para los latinoamericanos: un litmus test, una prueba determinante. Podemos presumir c√≥mo es el car√°cter y la estructura de valores de qui√©nes lo aprecian y defienden. Podemos imaginarnos, no sin cierto horror, de lo que son capaces. Es tristemente cierto: dime con qui√©n andas y te dir√© qui√©n eres.
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin límite
« : Lunes 05 de Septiembre de 2011, 05:20 »

 En línea
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #1 : Viernes 21 de Octubre de 2011, 06:42 »

Cuarenta a√Īos entre el miedo y los caprichos de un s√°trapa sin escr√ļpulos

Así fue la tiranía del dictador extravagante



La muerte de Gadafi se ha terminado pareciendo m√°s al final de  Sadam Hussein que al de Hosni Mubarak o Ben Ali, huido a Arabia Saud√≠ y juzgado en ausencia en T√ļnez. El r√©gimen del s√°trapa libio termina con un pa√≠s rico en petr√≥leo, una sociedad empobrecida y un Estado inexistente.
   
 

 20 Octubre 11 - Madrid - Goyo-lagaceta.es


Garc√≠a Maestro El Gadafi en horas bajas de los √ļltimos meses nada tiene que ver con el carism√°tico capit√°n que form√≥ parte el grupo de oficiales que en 1969 derroc√≥ la monarqu√≠a del rey Idris y que con 27 a√Īos ocupar√≠a la presidencia del pa√≠s. En poco tiempo comenz√≥ un proceso de reformas ‚Äďfinanciado por las reci√©n descubiertas reservas petrol√≠feras‚Äď que elev√≥ el nivel de vida de los libios y trajo la nacionalizaci√≥n de las fuentes de riqueza del pa√≠s, el cierre una base norteamericana y la expulsi√≥n de 20.000 italianos en venganza por la ocupaci√≥n italiana de Libia entre 1911-1941.

Gadafi tom√≥ pronto una deriva antioccidental. Instaur√≥ comit√©s populares y, siguiendo la receta de su ¬ęLibro Verde¬Ľ, implant√≥ la ¬ęjamahiriya¬Ľ ‚Äďuna rep√ļblica popular‚Äď. Sin constituci√≥n ni partidos pol√≠ticos, molde√≥ el r√©gimen a su antojo hasta convertirse en un l√≠der extravagante y tir√°nico.

Un Estado terrorista
Gadafi se dedicó entonces a patrocinar el terrorismo internacional (IRA y grupos radicales palestinos, entre otros). Uno de los capítulos más negros de su régimen llegó con el derribo del avión de Pan Am, en Lockerbie, en 1988, por parte de un agente libio, y el atentado en una discoteca de Berlín en 1986. El entonces presidente de EE UU, Ronald Reagan, bombardeó Trípoli (donde murió una hija adoptiva de Gadafi) y la comunidad impuso un embargo que duró más de una década.

En 1999 entreg√≥ a la justicia brit√°nica a dos sospechosos por el atentado de Lockerbie y a√Īos m√°s tarde acept√≥ el pago de una cuantiosa indemnizaci√≥n a los familiares de las v√≠ctimas. Gadafi se avino a colaborar en la lucha contra el terrorismo islamista haciendo de tap√≥n al auge yihadista tras las guerras de Iraq y Afganist√°n. El cambio de rumbo del gobierno gadafista vio sus frutos en 2006, cuando Bush sac√≥ a Libia de la lista de pa√≠ses patrocinadores del terrorismo, y en 2008, al ser invitado por Obama al G-8.

El estallido de la "primavera √°rabe" le cogi√≥ con el paso cambiado. Las manifestaciones por la detenci√≥n de un ciudadano en Bengasi a mediados de febrero fue el principio de su fin. Buena parte de la poblaci√≥n se sublev√≥ y el dictador respondi√≥ con el pu√Īo de hierro. Los aliados occidentales le retiraron el apoyo, los africanos no. Dijo que morir√≠a en Libia. En este punto s√≠ que cumpli√≥ su palabra.
 

En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin límite
   

 En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  



Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!