Debatimos.com: Opina sin límite
Viernes 22 de Noviembre de 2019, 16:30 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  


Páginas: 1 [2] 3   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Algunos apuntes sobre memoria hist√≥rica  (Leído 17564 veces)
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #15 : Jueves 09 de Julio de 2009, 02:28 »

por la ley de memoria histórica

Los zaragozanos, contra Belloch

Piden la retirada de honores a Largo Caballero y La Pasionaria



Mar Mateos | Actualizado el 8/7/2009 - 18:30h -lanacion.es

La aplicaci√≥n de la Ley de Memoria Hist√≥rica est√° provocando el malestar de muchos de los vecinos afectados por el cambio de denominaci√≥n de las calles en las que residen. No s√≥lo por las l√≥gicas molestias para sus habitantes, que deben comunicarlo a entidades p√ļblicas y privadas y modificar sus documentos, sino porque en muchos casos los cambios son arbitrarios. Y para algunos ciudadanos, m√°s que eso, reflejan revanchismo, ignorancia, anticlericalismo o antimilitarismo. Cientos de vecinos de la ciudad de Zaragoza han solicitado, ante lo inevitable del cambio de nombre de sus calles, que √©ste se haga con una cierta racionalidad.

As√≠, los vecinos de la calle que hasta ahora se llamaba Alf√©rez Provisional hab√≠an solicitado al consistorio que diera el nombre de la calle a una v√≠ctima del terrorismo que resid√≠a en esa misma direccion: el militar de aviaci√≥n Arturo Anguera Vall√©s, asesinado por ETA en 1992. Pero el ayuntamiento ha preferido dar la calle al pintor alcarre√Īo Mart√≠n Ruizanglada.

Entre los nombre destinados a pasar al anonimato, figuran los de ilustres militares como el general Capaz Montes, que conquist√≥ el territorio del llamado S√°hara espa√Īol, o el padre Polanco, obispo de Teruel, asesinado por el bando republicano.

Las alegaciones hechas por los zaragozanos han sido rechazadas por el consistorio prácticamente en su totalidad. Algunas, como la que hacen los vecinos a los que se ha asignado la calle Héroes del Silencio, alegan la falta de sensibilidad del ayuntamiento para con sus moradores, que soportan el incesante ruido de los locales de copas. En otros casos se quiere hacer desparecer el nombre de religiosos como el Padre Ramón Marcellán que, tal y como alegan los vecinos, no fue combatiente, sino simplemente sacerdote.
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin límite
« Respuesta #15 : Jueves 09 de Julio de 2009, 02:28 »

 En línea
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #16 : Domingo 29 de Noviembre de 2009, 08:13 »

Adoratrices asesinadas por los rojos.

--------------------------------------------------------------------------------

  Por M¬™ Pilar San Miguel.


Libertad digital.com

--------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------
 
 
 
  Guerra Civil Espa√Īola.


--------------------------------------------------------------------------------

  Los asesinatos cometidos por los rojos que Garz√≥n dif√≠cilmente encontrar√°.

--------------------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------
Entre las atrocidades cometidas con eclesi√°sticos durante la Guerra Civil espa√Īola, el asesinato, el 11 de noviembre de 1936 de 23 miembros de la Congregaci√≥n Hermanas Adoratrices, Esclavas del Sant√≠simo Sacramento y de la Caridad, destaca especialmente y no s√≥lo por el gran n√ļmero de asesinadas sino por el estado f√≠sico de las v√≠ctimas: mujeres enfermas la mayor parte, que necesitaban a un pu√Īado de hermanas para atender a sus necesidades. √Čste es un caso m√°s, consecuencia de la Guerra Civil Espa√Īola durante la cual el motivo para el asesinato era indiscutiblemente de naturaleza religiosa y no pol√≠tica.

Cuando la persecución religiosa empeoró en Madrid después del golpe de las fuerzas de Franco en julio de 1936, las izquierdas ametrallaron la casa general de las Adoratrices en la calle Princesa, así que las residentes se vieron obligadas a abandonarla y buscar refugio con familiares y amigos. Sin embargo, no todas las hermanas pudieron hacer eso, bien debido a su estado de postración o por ausencia de parientes.

Para alojarlas, la superiora general,  Rvda. M. Diosdada And√≠a, alquil√≥, aproximadamente a primeros de agosto de 1936, el segundo piso del n¬ļ 15 de la calle Costanilla de los √Āngeles en el centro de Madrid, y las puso bajo el cargo directo de la secretaria general de la Congregaci√≥n, Rvda. Madre Manuela Arriola Uranga.

Como pasaban los meses sin que nada ocurriera, hermanas de Guadalajara, Alcal√° y Almer√≠a, que estaban en la misma situaci√≥n de peligro,  optaron por quedarse all√≠.

Estaban tambi√©n con  ellas  la Rvda. Madre  Mar√≠a Dolores, Hern√°ndez San Torcuato y Sor Borja Aranz√°bal de Barrutia, quienes libremente renunciaron al refugio ofrecido por sus parientes para estar al servicio y en fraternidad con esta comunidad. La misma Madre Manuela podr√≠a haber sido salvada de la matanza pero rehus√≥ abandonar a las otras religiosas: ‚ÄúSi muriese como m√°rtir, ¬Ņno ser√≠a mi deber?‚ÄĚ.

En ese momento 25 adoratrices residen en ese piso. Entre las religiosas profesas hab√≠a seis hijas de casa, antiguas alumnas de las hermanas quienes se hab√≠an distinguido por sus cualidades personales y  que despu√©s de haber completado un periodo de prueba fueron agregadas a la Congregaci√≥n como hermanas legas.

Las condiciones de vida en Costanilla de los √Āngeles eran muy espartanas. Debido a la carencia de muebles usaban cajas de madera como sillas y mesas que apenas pod√≠an utilizar debido a sus escasas provisiones. No obstante, las adoratrices perseveraban en la observancia de vida en com√ļn, especialmente la perpetua adoraci√≥n de la eucarist√≠a, una espiritual pr√°ctica de la congregaci√≥n.

En ausencia de una Custodia, las especies sacramentales eran guardadas, como si fuese en un cop√≥n, dentro de una cajita de madera que hab√≠a sido de un reloj y, que, a su vez, era escondida en un hueco de la chimenea que cubr√≠an con una loseta de m√°rmol. En momentos de emergencia, ya fueran los peri√≥dicos ataques a√©reos o los frecuentes registros realizados por miembros de la milicia popular, la Madre Rosaura L√≥pez Brochier cog√≠a la cajita y la guardaba en su pecho, pues no siendo ella la superiora, en caso de controles resultaba menos sospechosa. Es por esto que entre los objetos que llevaba encima al ser fusilada aparece, como relata su ficha, ‚Äúuna cajita de reloj vac√≠a‚ÄĚ, porque poco antes de morir hab√≠a ido dando, con disimulo, la comuni√≥n a las hermanas.

Era de dominio p√ļblico entre los vecinos que esas mujeres del segundo piso eran religiosas. Conscientes de esto, miembros del Frente Popular vigilaban regularmente esa residencia, aparentemente, tratando de incriminarlas por cualquier cosa que les permitiera encerrarlas en alguna de las numerosas ‚Äúchecas‚ÄĚ [1] que exist√≠an en la capital de Espa√Īa y as√≠ poder acusarlas de enemigos del pueblo.

En aquellos terribles d√≠as Madre Manuela animaba a su congregaci√≥n dici√©ndoles: ‚ÄúHermanas no se preocupen, esto ser√° motivo de felicidad para nosotras. Con la confianza puesta en Dios, seguiremos adelante‚ÄĚ, o ‚ÄúSe√Īor conf√≠o que no nos dar√°s m√°s de lo que podamos sufrir‚ÄĚ. ‚ÄúOjal√° fu√©ramos dignas del martirio‚ÄĚ.

Otras dos hermanas se distinguieron durante este periodo. Sor Francisca P√©rez de Labeaga Garc√≠a, totalmente sorda, pero que se  hizo querer por las hermanas por su paciencia y resignaci√≥n y Sor Lucila Gonz√°lez Garc√≠a, la m√°s anciana de todas las residentes, quien sufri√≥ un ataque al coraz√≥n cuando fue sacada de la comunidad de Costanilla, dec√≠a haber pasado largos momentos de oraci√≥n ante la Eucarist√≠a, ofreci√©ndose a s√≠ misma como ‚Äúuna v√≠ctima para la conversi√≥n de los pecadores‚ÄĚ.

Madrid fue frecuentemente bombardeado por las fuerzas del general Franco durante la Guerra Civil. En tales ocasiones las hermanas bajaban al portal del edificio para refugiarse. El 9 de noviembre de 1936, alrededor de las 5,30h de la tarde, una fuerte explosi√≥n sacudi√≥ la calle de Preciados, pr√≥xima a Costanilla; las hermanas descienden, dejando a sor Lucila porque en ese momento estaba muy enferma, hasta que cesa el bombardeo. Enterado un miliciano de la reuni√≥n en el vest√≠bulo, aparece poco despu√©s en el piso con actitud agresiva. Iba acompa√Īado por un grupo de ellos con el fin de detenerlas. Gritan ¬ŅD√≥nde est√°n las monjas? Sor Manuela, sin titubear, responde: ‚ÄúAqu√≠ estamos‚ÄĚ. Las detienen inmediatamente a todas, incluso a sor Lucila, a la que tienen que bajar en una silla y las conducen a la terrible checa de Fomento que estaba bajo la jurisdicci√≥n de la Federaci√≥n Anarquista Ib√©rica (FAI).

De lo que all√≠ sufrieron no tenemos informaci√≥n. Lo relatado anteriormente procede del testimonio de sor Ana Duarte, miembro tambi√©n de la congregaci√≥n, quien al servir de nexo de uni√≥n entre la casa de Costanilla y  el refugio de la madre Diosdada And√≠a, superiora general, no fue detenida por no encontrarse all√≠ en ese momento y quien, ante los hechos, adquiri√≥ el compromiso de ponerlos de manifiesto.

A√Īade sor Ana que, despu√©s de recoger las manifestaciones de los vecinos sobre su captura, las buscaron incansablemente por embajadas, refugios, c√°rceles‚Ķcaminaban incansablemente entre escombros en medio de tiroteos, humillaciones, burlas y amenazas. Por fin una se√Īora les inform√≥ de que en la Direcci√≥n General de Seguridad hab√≠a muchas fotos de mujeres asesinadas. Eran ellas. Fueron asesinadas cerca del cementerio de la Almudena de Madrid (entonces del Este) y sus cuerpos reposan en ese cementerio y en el de Vic√°lvaro.
 
 
  Guerra Civil Espa√Īola.


--------------------------------------------------------------------------------

  Los asesinatos cometidos por los rojos que Garz√≥n dif√≠cilmente encontrar√°.

--------------------------------------------------------------------------------
 
Versión Imprimible.
 Formato PDF
 
 
 

Las dem√°s integrantes del grupo de Costanilla fueron:

- Sor Teresa Vives Miss√© (Casta de Jes√ļs)

-Sor Luisa Pérez Adriá (Luisa de la Eucaristía)

- Sor Mª Presentación García Ferreiro (María de la Presentación)

- Sor M¬™ Dolores Monz√≥n Rosales (M¬™ Dolores de Jes√ļs Crucificado)

- Sor Cenona Aranz√°bal de Barrutia (Borja de Jes√ļs)

- Sor Emilia Echevarría Fernández (Máxima de San José)

- Sor Dionisia Rodríguez de Anta (Sulpicia del Buen Pastor)

- Sor Mar√≠a Prima Ipi√Īa de Malz√°rraga (Mar√≠a Prima de  Jes√ļs)

- Sor Belarmina P√©rez Mart√≠nez (Belarmina de Jes√ļs)

- Sor Sinforosa Díaz Fernández (Sinforosa de la Sagrada Familia)

- Sor Purificación Martínez Vera (Purificación de María)

- Sor Josefa Boix Rieras (Josefa de Jes√ļs)

 
 
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #17 : Domingo 29 de Noviembre de 2009, 08:14 »

Faro de Cabo Mayor de Santander.
 



--------------------------------------------------------------------------------


En Santander capital existieron tres checas: la Municipal, la de la calle del Sol y la de los √Āngeles Custodios.

El militante socialista, dependiente de comercio, Manuel Neila, al ser nombrado Jefe de Polic√≠a del Frente Popular comenz√≥ a ejercer la represi√≥n, el terror y el asesinato en las citadas checas. Form√≥ una guardia de milicianos bien dispuestos al asesinato y al saqueo. Las checas estaban rebosantes, empezando las ‚Äúsacas‚ÄĚ, o sea los asesinatos: bien arrojando a los detenidos vivos por los acantilados del faro de Cabo Mayor de Santander, o fusil√°ndolos en las tapias del cementerio de Ciriego. Otros detenidos fueron llevados al barco prisi√≥n ‚ÄėAlfonso P√©rez‚Äô, buque mercante de 7.000 toneladas, anclado en un principio en el fondeadero de los M√°rtires, en la bah√≠a antigua, y posteriormente en la d√°rsena de Malia√Īo o ‚ÄúEl Cuadro‚ÄĚ, en la parte del muelle de la Junta de Obras del Puerto, de Santander. Sirvi√≥ de prisi√≥n a un sin n√ļmero de sacerdotes, religiosos, militares y simples cat√≥licos que, en parte fueron asesinados en el Cabo Mayor y en su mayor√≠a en el mismo buque, bien ametrallados en la cubierta o bien arroj√°ndoles bombas de mano a las bodegas en que se encontraban hacinados.

Los asesinados en el Faro de Cabo Mayor tuvieron una terrible muerte. El Faro se alza sobre un enorme farall√≥n de unos cuarenta metros de altura que cae a pico sobre las aguas y al que sirven de base agudos pe√Īascos barridos por las brav√≠as aguas del Cant√°brico. Desde lo alto eran arrojadas las v√≠ctimas que ca√≠an sobre las erizadas rocas y eran arrastradas por las olas. Luis Araquistain en su libro ‚ÄúPor los caminos de la guerra‚ÄĚ, escribe: ‚ÄúQuien se asome a la baranda del Faro, si es cristiano, har√° que suba a sus labios una oraci√≥n como encendido holocausto a los pobres m√°rtires asesinados en el Faro del Cabo Mayor por la barbarie roja‚ÄĚ.

Los frailes trapenses del monasterio de C√≥breces (Santander), despu√©s de ser maltratados y escarnecidos brutalmente, fueron llevados al Faro del Cabo Mayor, y con las manos atadas a la espalda y con la boca cosida con alambre, fueron arrojados vivos al precipicio. Eran los RR. PP. P√≠o Heredia Zubia, prior; Amadeo Garc√≠a Rodr√≠guez, Valeriano Rodr√≠guez Garc√≠a y Juan B. Ferris Llopis; Fr. M. √Ālvaro Gonz√°lez L√≥pez (hermano de votos simples); Fr. Antonio Delgado (postulante), Fr. M. Eustaquio Garc√≠a Chicote, Fr. M. √Āngel Vega Garc√≠a, Fr. M. Ezequiel √Ālvaro Fuentes, Fr. M. Eulogio √Ālvarez L√≥pez y Fr. M. Bienvenido Mata Ubierna.

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #18 : Domingo 29 de Noviembre de 2009, 08:16 »

El ca√Ī√≥n de Ronda.

Eduardo Palomar Baro


LD


--------------------------------------------------------------------------------


En el primer mes de la guerra civil, en Ronda, 512 personas simpatizantes del bando nacional fueron despe√Īadas al vac√≠o por el ca√Ī√≥n que rodea a la ciudad, desde una casa situada en su borde.

 



--------------------------------------------------------------------------------


-------------------------------------------------------------------------------


El 14 de agosto de 1936 fueron asesinadas 28 personas en La Garrofa (Almer√≠a). Ten√≠an entre 20 y 62 a√Īos. Tras ser fusilados, fueron arrastrados al mar por una lancha motora atados con cuerdas de dos en dos. Sus cuerpos reflotaron y llegaron a la desembocadura del r√≠o Andarax, varios kil√≥metros m√°s al levante.




--------------------------------------------------------------------------------


 Salvaje asesinato del coronel Francisco Lacasa el 20 de julio de 1936.



--------------------------------------------------------------------------------


El 19 de julio de 1936, a las cinco de la ma√Īana, tropas del Regimiento de Cazadores de Santiago salieron de los cuarteles de Barcelona y cuando desembocaban por el Paseo de Gracia con la Avenida 14 de Abril (Diagonal), fueron recibidos por los milicianos con una descarga cerrada. Ante este inesperado ataque, el coronel Francisco Lacasa Burgos resolvi√≥ buscar refugio en el Convento de los Padres Carmelitas, situado en la esquina de la Diagonal con la calle de Lauria. Le secundaron el teniente coronel V√°zquez Delage y el comandante Rebolledo, convirti√©ndose el convento en un fort√≠n que qued√≥ sitiado por tres mil individuos armados de fusiles y dotados de considerable n√ļmero de ametralladoras.

A la madrugada el cerco se estrech√≥ m√°s y el ataque cobr√≥ inusitada fuerza, sin que los defensores cedieran en su resistencia, ante lo cual la Generalidad, durante la ma√Īana del 20 de julio, envi√≥ al teniente de Asalto Nicol√°s Felipe para parlamentar con Lacasa, comunic√°ndole que la casi totalidad de las fuerzas se hab√≠an rendido y que el general Goded estaba prisionero. El coronel Lacasa le contest√≥ que no se rendir√≠an y que continuar√≠an luchando mientras les fuera posible resistir. Esta negativa enfureci√≥ a los sitiadores y al mediod√≠a reforzaron el asedio grandes contingentes de la Guardia Civil mandados por el coronel Escobar, el cual le expuso unas condiciones honrosas para la capitulaci√≥n. Se respetar√≠a la vida de todos los que se rindieran; los heridos ser√≠an evacuados al Hospital Militar, y el resto de los prisioneros ser√≠an entregados a las autoridades militares de la regi√≥n, para juzgarlos regularmente; por √ļltimo, la Guardia Civil se encargar√≠a de los prisioneros y garantizar√≠a la seguridad de todos.

Lacasa medit√≥ su responsabilidad al entregar a una muerte segura a los que peleaban bajo su mando, m√°xime al conocer el fracaso del alzamiento en Barcelona. Una vez hubo consultado con sus oficiales, el coronel Lacasa se dirigi√≥ al coronel Antonio Escobar Huertas, dici√©ndole que ordenase el avance de la Guardia Civil, la √ļnica fuerza a que estaban dispuestos a entregarse. Se adelantaron los guardias para recibir a los prisioneros, pero al mismo tiempo avanzaron detr√°s de ellos la turba enfurecida, enarbolando fusiles y vociferando insultos y blasfemias. Al abrirse la puerta, y cuando sal√≠an los primeros prisioneros, el populacho rompi√≥ el cord√≥n de guardias y ante su casi general pasividad, se entreg√≥ a una b√°rbara matanza. Caen a tiros, a machetazos, a golpes de culata, el coronel Francisco Lacasa, el teniente coronel Vicente V√°zquez Delage, el comandante Antonio Rebolledo, los capitanes Claudio Domingo y Pedro Ponce de Le√≥n y otros oficiales y soldados. Once padres carmelitas sufrieron el martirio, asesinados y destrozados a navajazos.

Al coronel Francisco Lacasa Burgos le cortaron la cabeza, que la chusma pase√≥ despu√©s en triunfo, y al comandante Antonio Rebolledo, gravemente herido, lo rodearon las turbas, asesin√°ndolo y a√ļn moribundo lo llevaron a la jaula de los leones del Parque Zool√≥gico de la Ciudadela, donde fue lanzado a las fieras. Al capit√°n Claudio Domingo con una sierra le cortaron la cabeza y fue paseada en lo alto de una bayoneta, y su cuerpo destrozado acab√≥ tambi√©n en la jaula de los leones.


En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin límite
« Respuesta #18 : Domingo 29 de Noviembre de 2009, 08:16 »

 En línea
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #19 : Jueves 03 de Diciembre de 2009, 04:41 »

Otros cuatro millones de euros para revivir el horror de la Guerra Civil



21:38 | 02 de diciembre, 2009 -lagaceta.es

Zapatero reparte ese dinero entre organizaciones afines para exhumar cad√°veres y expandir socialismo y sindicalismo. √Čl mismo es vocal de una fundaci√≥n 'agraciada'




Madrid.- M√°s dinero p√ļblico para exhumar cad√°veres de la Guerra Civil y organizar jornadas y realizar documentales y pel√≠culas que revivan una contienda que parti√≥ en dos Espa√Īa y que acab√≥ hace ahora setenta a√Īos. El Gobierno public√≥ ayer en el BOE la lista de beneficiarios para 2009 de las subvenciones ‚Äúdestinadas a actividades relacionadas con las v√≠ctimas de la guerra civil y del franquismo‚ÄĚ, que suman casi cuatro millones de euros y alrededor de 200 proyectos.

Lea la información completa en la edición impresa de LA GACETA
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #20 : Jueves 03 de Diciembre de 2009, 04:54 »

El Gobierno reparte 4 millones de euros entre 200 proyectos de la Memoria Histórica. Vea el listado completo de los beneficiados: fundaciones socialistas, sindicatos, Mujeres Gitanas…

elconfidencialdigital.com
         

El Ministerio de la presidencia ha dictado una resoluci√≥n por la que se conceden subvenciones ‚Äúdestinadas a actividades relacionadas con las v√≠ctimas de la guerra civil y del franquismo‚ÄĚ. Se trata de 203 proyectos beneficiados con cuant√≠as que van desde los 4.000 euros a los 60.000.
Entre los beneficiados se encuentra la Uni√≥n General de Trabajadores que va a recibir 18.500 euros. El sindicato ha titulado su trabajo ‚ÄúResistencia sindical en Madrid. Historia de vida de militantes de UGT durante el franquismo. 2¬™ parte‚ÄĚ.

El proyecto que ha conseguido una mayor subvención , concretamente 60.000 euros, es el de una asociación de familiares y amigos de asesinados y enterrados en Magallón.

Seg√ļn los datos publicados hoy en el BOE, la Fundaci√≥n Pablo Iglesias tambi√©n ha sido beneficiaria (24.000 euros), al igual que la Confederaci√≥n General del Trabajo (CGT) con 24.500 euros y la Federaci√≥n de Ense√Īanza de Comisiones Obreras, que recibir√° 25.000 euros.

Otros proyectos subvencionados son:

-- Asociación de Mujeres Gitanas Romi: 22.000 euros.

-- Ateneo de Madrid: 34.500 euros.

--Asociaci√≥n  Txinparta: 54.000 euros.

-- Fundación Ramón Rubial: 34.000 euros.

--Federación estatal de Foros por la Memoria: 20.500 euros.


Aqui teneis el listado completo:


http://www.elconfidencialdigital.com/images/HTMLText/BOE_20091202.pdf
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #21 : Viernes 22 de Enero de 2010, 04:04 »

Encuentran dos cad√°veres de mujeres entre los asesinados en Camu√Īas




21:29 | 21 de enero, 2010 J. Pfl√ľger. lagaceta.es

Todos presentan fracturas; algunas son resultado de torturas infringidas mucho antes de los asesinatos. Presentan disparos en distintas partes de la cabeza y en la mandíbula.


Entre tanto cadáver, los técnicos se están haciendo con una cada vez mayor cantidad de objetos personales encontrados; lo que más destacan es la cantidad de zapatos que hay en el pozo.


Madrid.- A medida que avanzan los trabajos de arque√≥logos y forenses en el interior de la mina de Las Cabezuelas, en Camu√Īas (Toledo), se conocen m√°s datos sobre los cr√≠menes que cometieron los republicanos, durante la Guerra Civil, en esa zona alejada del frente.

Entre los numerosos cad√°veres que se han logrado reconstruir, unos 35, aparece totalmente definido el de una mujer de unos 45 a√Īos de edad.

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #22 : Martes 26 de Enero de 2010, 00:07 »

La memoria ridícula





21:28 | 24 de enero, 2010 Juan Van-Halen -lagaceta.es




El Ayuntamiento de Sevilla prohibi√≥ hace un par de meses un homenaje literario a Agust√≠n de Fox√° en el cincuentenario de su muerte. Aleg√≥ que podr√≠a considerarse una apolog√≠a del franquismo. No mucho despu√©s, el mismo ayuntamiento organiz√≥ un homenaje a Marcos Ana, poeta de obra irrelevante, argumentando, precisamente, su militancia pol√≠tica comunista y sus a√Īos de prisi√≥n, ya que no pod√≠a esgrimir ning√ļn valor literario objetivo. A Marcos Ana, con motivo del homenaje, se le dedic√≥ una calle sevillana. Nadie adujo que podr√≠a considerarse tal homenaje como una apolog√≠a del estalinismo.

Con estos dos ejemplos resulta evidente el sectarismo de la Corporaci√≥n de una ciudad en la que gobiernan IU y PSOE, pese a que la opci√≥n pol√≠tica m√°s votada en las √ļltimas elecciones municipales fue el Partido Popular. Pero hay m√°s. Los ediles sevillanos quitaron hace poco su calle a un general Merry de la guerra de Cuba confundi√©ndole con el general Merry Gordon, capit√°n general de Sevilla, por cierto, en plena democracia. La calle desmilitarizada pas√≥ a estar dedicada a Pilar Bardem, cuyos valores resultan probablemente indiscutibles. Todo este tropel de desprop√≥sitos se debe a la llamada ley de la memoria hist√≥rica, de la que fui ponente en el Senado, que viene a ser algo as√≠ como un arma arrojadiza que fomenta cabalmente lo contrario de lo que proclama. Al jalear la divisi√≥n y ofrecer una Espa√Īa en blanco y negro, cainita y maniquea, apuntala la amnesia sobre lo que conviene a intereses sectarios.

La √ļltima ocurrencia de este ayuntamiento, tan celoso de la memoria sesgada, ha sido cambiar el nombre de la calle dedicada a Jos√© Mar√≠a Pem√°n. El nuevo r√≥tulo desvela el nuevo nombre: ‚ÄúCalle del escritor Jos√© Mar√≠a Pem√°n‚ÄĚ. Junto al r√≥tulo, se aclara: ‚ÄúAntigua Jos√© Mar√≠a Pem√°n, en aplicaci√≥n de la ley de la memoria hist√≥rica‚ÄĚ. Tal cual. La humorada ‚Äďpor considerar ben√©volamente el hecho‚Äď de esa aclaraci√≥n sobre un Pem√°n naturalmente escritor y no obispo, bombero o cantante de √≥pera, es una prueba m√°s del da√Īo que ha hecho la Logse. Est√°n llegando a los c√≠rculos de decisi√≥n sus damnificados y eso se nota. Do√Īa Bibiana A√≠do puede ser otro ejemplo y no menor. A nadie con dos dedos de frente se le ocurrir√≠a ese sutil cambio, ese r√≥tulo en el que se atribuye a una ley la memez que, con toda apariencia de seriedad, se explica al respetable viandante.

Siguiendo la ocurrencia sevillana, ¬Ņvan a cambiarse los r√≥tulos de las decenas de calles que llevan el nombre de Jos√© M¬™ Pem√°n en muchos pueblos de Espa√Īa? ¬ŅY los de los jardines, parques... que recuerdan al escritor gaditano? La mal llamada ‚ÄúMemoria Hist√≥rica‚ÄĚ, concepto impropio porque la memoria es individual, cada uno tiene la suya, se ha convertido a menudo en memoria hist√©rica, en revancha desde la Historia para reescribirla. Pero con ejemplos como el de la calle de Jos√© Mar√≠a Pem√°n podemos hablar ya de la memoria rid√≠cula.

*Van-Halen es senador y académico de la Historia.
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #23 : Martes 26 de Enero de 2010, 06:17 »

El enterramiento de los cuerpos muestra "una industria del asesinato"



Los sacerdotes Jorge López y Luis Avial explicaron en Es la noche de César el proceso que ha llevado al hallazgo en la mina de Las Cabezuelas de varios cadáveres de represaliados por el bando republicano durante la Guerra Civil. "Era una industria del asesinato".



2010-01-25

 
Libertad Digital


Al menos 30 cad√°veres de personas asesinadas por el Frente Popular ha aparecido en la tercera expedici√≥n de los cient√≠ficos de Aranzadi en la mina de Las Cabezuelas (Toledo), en Camu√Īas.

El sacerdote Jorge López explicó que se inició la excavación para saber dónde estaban unas personas a las que se iba a beatificar y porque las familias querían dignificar el lugar, un asunto absolutamente desconocido.

Un "tremendo crimen", como lo describe Luis Avial, que quiso hacer un homenaje a las 13 personas responsables de la prospección. "A los científicos de Aranzadi les caracteriza que no son sectarios, cualquier vulneración de los derechos humanos la trabajan sin motivación económica, por amor a la verdad". Hasta ahora se han encontrado 41 cuerpos guardados en la misma fosa, pero "hay más cadáveres". Los cuerpos están enterrados en catas, "un poco una industria del asesinato", con un grupo de cadáveres tapados con cal, otro grupo encima tapado con cal, otro encima… A los sacerdotes les intriga que fueran asesinados en un sitio tan aislado, en la retaguardia de bando republicano, por lo que sospechan que podrían venir de otras checas en camiones.

Jorge L√≥pez destaca que "hablamos de sacerdotes, gente que no ha ido a la guerra, que nunca ha tocado un arma. Se les ha sacado de sus casas y se les ha matado". En la mina se han encontrado balas de todo tipo y muchos casquillos.  El sacerdote asegura que en el pueblo sigue habiendo miedo y los vecinos se ocultan cuando se les va a preguntar por sus familiares muertos.

"Nos ha dolido que se publicaran los nombres de los asesinos. No buscamos eso. Pedimos que no se vuelvan a cometer esas barbaridades, pero pedimos paz y perdón y los familiares quieren que haya justicia, pero perdón cristiano".

Los sacerdotes no quieren exhumar los cad√°veres, sino s√≥lo una valoraci√≥n del contenido de la mina sin rescatar ning√ļn cuerpo. No obstante, no dejan de se√Īalar que hay otros "agentes de la Memoria hist√≥rica cuyos equipos est√°n sesgados y se les dan subvenciones" para que desentierren a las v√≠ctimas del otro bando. "En otros casos hay un despliegue de medios impresionantes, aqu√≠ no hay m√°s que amor al trabajo".

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #24 : Lunes 15 de Febrero de 2010, 06:27 »

MARCOS ANA, PREMIADO POR CORBACHO Y L√ďPEZ



De asesino durante la Guerra Civil a icono de la memoria histórica

Fernando Macarro, alias Marcos Ana, √ļltima adquisici√≥n de la factor√≠a de la memoria hist√≥rica, ha resultado ser un √≠dolo con pies de barro. Tiene en su haber tres asesinatos pol√≠ticos durante la guerra, pero le llueven los premios.

 
 
 

2010-02-14


FERNANDO D√ćAZ VILLANUEVA-LD


Durante el verano pasado surgi√≥ la iniciativa de solicitar el premio Pr√≠ncipe de Asturias de la Concordia para un tal Marcos Ana, poeta, luchador por la libertad y preso pol√≠tico en tiempos de Franco. Hasta aqu√≠ nada que objetar. La biograf√≠a de Marcos Ana, ‚Äďpseud√≥nimo con el que tapa su verdadero nombre: Fernando Macarro Castillo‚Äď es, de un primer vistazo, la de prohombre de los valores y el civismo.

Fue detenido al terminar la Guerra Civil, encerrado y condenado a muerte. Tuvo la suerte de que, al ser menor de edad durante la guerra, la pena capital le fue conmutada por prisi√≥n vitalicia en 1945. Pero, 16 a√Īos m√°s tarde, la diosa fortuna le vino a visitar y, gracias a un decreto que le vino que ni al pelo, sali√≥ en libertad. Despu√©s emigr√≥ a Francia y regres√≥ a Espa√Īa sin que nadie le volviese a importunar en 1976.

En ese punto desapareci√≥ de la Historia. Hoy, con 90 a√Īos reci√©n cumplidos, es el nuevo h√©roe de la memoria hist√≥rica que la izquierda ha encontrado para reabrir unas heridas que el tiempo hab√≠a cerrado hace ya mucho tiempo. Alabado por todos, tanto que hasta el PP avala su candidatura al Pr√≠ncipe de Asturias. Recibe premios por doquier. Hace s√≥lo dos meses el ministro de Trabajo, el pacense Celestino Corbacho, le otorg√≥ la Medalla de Oro al M√©rito en el Trabajo.

Y no ha sido el √ļnico. Este mismo a√Īo, el 20 de enero, Patxi L√≥pez le entreg√≥ el premio Ren√© Cassin de Derechos Humanos, y tres d√≠as m√°s tarde, la Fundaci√≥n Abogados de Atocha le condecor√≥ con el premio que lleva su nombre. Le falta el Pr√≠ncipe de Asturias, que, con tan buenos padrinos, llegar√° m√°s pronto que tarde. Luego es de esperar que sus partidarios pidan el Nobel de la Paz, qu√© menos.

Pero, ¬Ņfue realmente Fernando Macarro ese esp√≠ritu libre  y combativo que nos vende la propaganda comunista?, ¬Ņestuvo en la c√°rcel por motivos pol√≠ticos? El semanario Alba, en un reportaje firmado por Jos√© Barros, ha profundizado en la biograf√≠a del √ļltimo represaliado del PCE, un partido que, a falta de nuevos mitos que rejuvenezcan su ajado politbur√≥, se agarra a lo que hay, aunque lo que hay sea manifiestamente mejorable.

Asesino político en Alcalá de Henares

Tal es el caso de Fernando Macarro, alias Marcos Ana. Su historia verdadera durante la guerra, que el protagonista sabe esconder muy bien en la edulcorada biografía de su página web, nada tiene que ver con la de un héroe y mucho, en cambio, con la de un matón político. José Barros ha descubierto que fue el responsable de, al menos, tres asesinatos en Alcalá de Henares durante la guerra. Se conoce incluso la filiación y oficio de los finados.

Como miembro del Batall√≥n Libertad, un grupo paramilitar de las Juventudes Socialistas Unificadas de Alcal√° de Henares, ‚Äútom√≥ parte directa en el asesinato‚ÄĚ de Marcial Plaza Delgado, Amadeo Mart√≠n acu√Īa y Agust√≠n Rosado. Los tres en fechas diferentes y a sangre fr√≠a. El ‚Äúcrimen‚ÄĚ de Marcial Plaza era ser sacerdote. Amadeo Mart√≠n, un cartero de s√≥lo 24 a√Īos, cometi√≥ el revolucionario error de militar en Acci√≥n Popular. Agust√≠n Rosado, un sencillo campesino de la comarca, ni era cura ni estaba metido en pol√≠tica, pero iba a misa regularmente.

Barros relata con detalle en la versión de papel de Alba cómo fueron las muertes a partir de testimonios de las familias, que siguieron viviendo en Alcalá de Henares tras el conflicto. Tal vez por eso el nombre de Macarro no suene demasiado bien en la ciudad complutense. A pesar de su reciente ascenso al olimpo de la memoria, nunca ha dado un recital de poesía ni ha sido requerido para leer el pregón de las fiestas de Alcalá. Por algo será.

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #25 : Domingo 25 de Abril de 2010, 08:32 »

Estremecedor asesinato de la izquierda en la guerra


PONENTE DE LA LEY DE LA MEMORIA HIST√ďRICA



El tío mártir del socialista Torres Mora: fusilado y torturado por su fe



24/04/2010


A Juan Duarte Mart√≠n le arrancaron los genitales con una navaja de afeitar, le machacaron las tripas, abrieron su cuerpo en canal, como el de un cerdo y, todav√≠a vivo, lo rociaron con gasolina y le prendieron fuego junto al arroyo Buj√≠a, en √Ālora (M√°laga). Durante d√≠as, milicianos dispararon sobre el cuerpo muerto, que qued√≥ semienterrado durante siete meses, hasta que sus familiares obtuvieron permiso para recoger sus restos y darles cristina sepultura.

La historia del t√≠o m√°rtir del diputado socialista Jos√© Andr√©s Torres Mora, puede herir la sensibilidad de algunos lectores, como todas aquellas salvajadas que en nombre de una causa u otra se hicieron en nuestro pa√≠s durante los cap√≠tulos m√°s negros de la Guerra Civil. Un relato escalofriante y atroz, muy presente en la memoria hist√≥rica de la familia del joven seminarista torturado y ajusticiado por las milicias republicanas el 15 de noviembre de 1936. El periodista Jes√ļs Bastante la ha recuperado del olvido en el libro M√°rtires por su fe, la historia de los otros muertos durante el conflicto, de aquellos que menos se acuerda el subconsciente colectivo, la de los cat√≥licos asesinados durante la Guerra Civil y elevados a los altares por el Vaticano en octubre de 2007.

En mi familia la memoria del t√≠o Juan era la memoria del m√°rtir, la del que muere por sus ideas, por sus valores, por su fe, recuerda en el libro el hoy diputado socialista Jos√© Andr√©s Torres Mora, jefe de gabinete de Jos√© Luis Rodr√≠guez Zapatero durante sus a√Īos en la oposici√≥n y, paradojas del destino, ponente socialista de la recientemente aprobada Ley de Memoria Hist√≥rica. La vicepresidenta Mar√≠a Teresa Fern√°ndez de la Vega confi√≥ en √©l esa responsabilidad, sin conocer los antecedentes familiares del t√≠o-abuelo de Torres Mora, asesinado por la sinraz√≥n de la izquierda en los primeros meses de la guerra.

Ocho días de torturas

El martirio del pobre Duarte a sus tiernos veinte a√Īos resulta escalofriante solo de imaginarlo. Declarada la guerra, en algunas zonas de Espa√Īa se persigue de forma implacable a los religiosos. Los buscaban en los seminarios o incluso en sus propias casas, como fue el caso de Duarte, que fue delatado por una de sus propias vecinas. Jam√°s quiso ocultarse en un zulo para escapar de las amenazas, aunque s√≠ que tom√≥ precauciones y se recluy√≥ en la casa de sus padres en un intento por permanecer a salvo. Algo que logr√≥ hasta el fat√≠dico 7 de noviembre de 1939. Alguien le vio asomarse a una peque√Īa ventana para respirar aire puro, confiesa en el libro de Bastante la hermana de Duarte, Carmen, tambi√©n religiosa-. Mi madre no pudo impedir que entraran y se lo llevaran. En todo momento, Juan mantuvo la entereza y la serenidad, pero a mi madre se le tuvo que desgarrar el coraz√≥n.

A partir de ah√≠ empezar√≠a una semana de continuas torturas m√°s all√° de lo imaginable y de lo soportable. No s√© si ser√© capaz de aguantar el martirio si llega el momento, le confesar√≠a Duarte a uno de sus compa√Īeros del seminario. Pero por m√°s que lo intentaron, jam√°s apostat√≥ de su fe. Una actitud que, por lo que se ve, no hac√≠a m√°s que envalentonar a los demonios de sus captores. Palizas diarias, introducci√≥n de ca√Īas bajo las u√Īas, aplicaci√≥n de corriente el√©ctrica en los genitales, paseos por las calles entre burlas y bofetadas Mi hermano sufri√≥ un martirio de ocho d√≠as. Le daban palizas de tres horas, con corrientes el√©ctricas diarias. Le pusieron delante malas mujeres para que rompiera su voto de castidad, pero √©l las rechaz√≥. Entonces, los milicianos cogieron una navaja, fueron a la c√°rcel y le cortaron sus partes.

Tama√Īa villan√≠a porque Duarte no accedi√≥ a corromperse ante la seducci√≥n de una joven que quer√≠a tenderle una trampa. Un d√≠a, vimos c√≥mo hicieron entrar a una muchacha (las cr√≥nicas mencionan su edad, 16 a√Īos), con la misi√≥n de seducirle, y luego denunciar que el chico la hab√≠a violado, prosigue en el libro la hermana de Duarte. Pero como √©l se neg√≥ (no le he podido convencer, parece que le dijo la joven), uno de los milicianos lleg√≥ a la c√°rcel y, con una navaja de afeitar, le castr√≥ y entreg√≥ sus test√≠culos a la chica, que los pase√≥ por el pueblo. A pelo. Juan Duarte perdi√≥ el conocimiento del horror. Al recobrarlo, s√≥lo supo preguntar, una y otra vez: ¬ŅQu√© me han hecho?.

La noche del 15 de noviembre de 1936, ya medio muerto, con las piernas partidas sostiene la religiosa-, un comando fue a buscarle al calabozo y lo bajaron hasta el arroyo Bujía. Lo tumbaron en el suelo y con un machete lo abrieron en canal de abajo arriba, le llenaron el vientre de gasolina y le prendieron fuego. Durante este proceso, sin dejar de chillar, los verdugos pudieron escuchar cómo Juan Duarte sólo decía: Yo os perdono y pido a Dios que os perdone ¡Viva Cristo Rey!. Durante varios días -prosigue la hermana Carmen-, algunos milicianos, por diversión supongo, continuaron disparando al cadáver, que quedó insepulto hasta que un hombre que vivía cerca y que había visto las llamas, se acercó y, viendo que mi hermano estaba muerto, lo enterró en el arroyo.

La Ley de Memoria honró a todos

Casos como √©ste, m√°s o menos espeluznantes recorren las p√°ginas de M√°rtires por su fe, de necesaria lectura en estos tiempos en los hay quien clama por remover e investigar en los cr√≠menes del Franquismo y de la Guerra Civil a√ļn pasando por encima de la Ley de Amnist√≠a que perdon√≥ en su d√≠a aquellas atrocidades.

El propio Torres Mora asisti√≥ tambi√©n en el Vaticano a la beatificaci√≥n de su t√≠o abuelo, uno m√°s entre los 498 m√°rtires espa√Īoles que fueron as√≠ distinguidos por la Iglesia Cat√≥lica. Pocos d√≠as despu√©s defender√≠a tambi√©n en la tribuna del Congreso el proyecto de Ley de Memoria Hist√≥rica. Me sent√≠ contento de poder hacer ambas cosas. Honrar a mi familia y honrar mis ideas pol√≠ticas, confiesa. No es tarea de una c√°mara de representantes escribir la historia, sino hacerla; ni juzgar delitos, sino hacer leyes. Lo cierto es que hab√≠a una demanda social de una Ley de Memoria. Los cr√≠ticos a la ley sosten√≠an, no sin raz√≥n, que no era un clamor imperioso y generalizado. Pero, ¬Ņcu√°ntas leyes son el fruto de un clamor imperioso y generalizado? Aunque hubiera sido una sola persona la que nos hubiera pedido la ley, la hija anciana de un jornalero republicano asesinado solo por defender sus ideas, ¬Ņhubiera sido justo neg√°rsela?

Pese a lo que anunciaban algunos agoreros, en ninguno de los dos actos pas√≥ nada malo, concluye. La Ley honr√≥ a todos al permitir que cada uno honrara a los suyos. La Iglesia lo hizo en Roma con los cristianos, y los partidos y organizaciones que reivindican la memoria de los republicanos tambi√©n han hecho lo mismo. Yo pienso que todos los que fueron v√≠ctimas de la violencia y de la injusticia a causa de sus ideas son nuestros muertos. Todos merecen ser llorados y honrados. Eso es tambi√©n lo que piensa la inmensa mayor√≠a de la sociedad espa√Īola.

 

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #26 : Domingo 23 de Mayo de 2010, 05:09 »

Y S√ďLO TRES PARA EXHUMACIONES


El reparto de la "memoria histórica": de cada 10 euros, 7 para propaganda



El Bolet√≠n Oficial del Estado public√≥ en su n√ļmero 290 del a√Īo 2009, correspondiente al mi√©rcoles 2 de diciembre, el listado de subvenciones concedidas para "actividades relacionadas con las v√≠ctimas de la guerra civil y del franquismo". Su estudio arroja conclusiones muy curiosas.

2010-05-22


PABLO MOLINA-LD


Del an√°lisis de estos datos, se puede concluir que m√°s del setenta por ciento de las subvenciones concedidas van destinadas a propaganda pura y dura.

Desde el a√Īo 2006, el gobierno de Jos√© Luis Rodr√≠guez Zapatero concede anualmente subvenciones para la llamada recuperaci√≥n de la Memoria Hist√≥rica. Aunque en el discurso oficial se afirma que el objetivo principal de estas ayudas es recuperar los restos humanos de combatientes y represaliados del bando republicano durante la Guerra Civil y el franquismo, en realidad tienen un prop√≥sito m√°s amplio.

De hecho, en la √ļltima orden de convocatoria de estas subvenciones publicada hasta el momento, la de 2008, ya se reconoce que adem√°s de la exhumaci√≥n de cad√°veres y la identificaci√≥n de v√≠ctimas, el dinero "podr√° ser aplicado a otras actividades como la instalaci√≥n de elementos conmemorativos, la recopilaci√≥n de testimonios orales y de documentaci√≥n y la celebraci√≥n de jornadas sobre la recuperaci√≥n de la Memoria y la significaci√≥n de las v√≠ctimas de la Guerra Civil y del franquismo".

Lo que pocos pod√≠an suponer es que la mayor parte del dinero p√ļblico que el gobierno concede a las distintas asociaciones preocupadas por la recuperaci√≥n de la llamada "Memoria Hist√≥rica", va destinado precisamente a financiar estas otras actividades, que poco tienen que ver con el fin prioritario para el que nacieron supuestamente estas ayudas econ√≥micas.

En concreto, del estudio de las subvenciones destinadas a la llamada "memoria hist√≥rica" concedidas en 2009, la √ļltima edici√≥n resuelta hasta la fecha, se desprende el dato de que del total previsto en la convocatoria, 3.870.000 euros, s√≥lo 1.090.000 euros, el 28,2%, han sido destinados a labores de localizaci√≥n, excavaci√≥n, exhumaci√≥n e identificaci√≥n de las v√≠ctimas. El resto del dinero concedido, 2.780.000 euros o el 71.2% del total, ha ido destinado a nutrir las arcas de las asociaciones y fundaciones cercanas a la ideolog√≠a del gobierno en su tarea de revisi√≥n de la Guerra Civil y el franquismo.

De esta forma, en el listado de subvenciones concedidas aparecen beneficiarios y conceptos tan peculiares como una exposici√≥n itinerante titulada "la lucha por la democracia desde la izquierda rupturista", organizada por "La Joven Guardia Roja de Espa√Īa" (23.000 euros), un "Encuentro Iberoamericano de Memorias" organizado por la fundaci√≥n Contam√≠name para el mestizaje cultural (23.000 euros), "La Revoluci√≥n y el deseo", actividad organizada por "Joves d‚ÄôEsquerra Verda" (18.000 euros), "La importancia de los etc√©teras" (sic), evento llevado a cabo por la Fundaci√≥n Jos√© Unanue (18.500 euros), la edici√≥n de la "memoria hist√≥rica del socialismo espa√Īol", obra de la inevitable fundaci√≥n Pablo Iglesias, o la "IV parte (sic) del Archivo Oral del Sindicalismo Socialista," cuyos 50.000 euros asignados ir√°n a parar a la no menos imprescindible fundaci√≥n Largo Caballero.

Para validar un "protocolo de acompa√Īamiento a los familiares en la fase de exhumaci√≥n", ojo, no para la asistencia propiamente dicha sino para "validar" un protocolo, la asociaci√≥n "Psic√≥logos sin Fronteras" (sic) ha sido agraciada con la m√≥dica cantidad de 21.500 euros. Pero si lo anterior le parece un exceso, debe saber que el Ateneo Repubicano de Le√≥n ha sido tambi√©n premiado con una subvenci√≥n para hacer algo tan aparentemente sencillo y barato como elaborar un listado de diputados y concejales de esa provincia durante la II Rep√ļblica. El importe que todos los espa√Īoles hemos entregado a los paisanos del Presidente, geogr√°ficos e ideol√≥gicos, asciende a nada menos que 23.000 euros. Jam√°s un censo de cargos p√ļblicos cost√≥ tanto dinero y esfuerzo.
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #27 : Martes 01 de Junio de 2010, 07:00 »

DESVALIJ√ď A SU ASOCIACI√ďN



Condenan por lucrarse con la memoria histórica a uno de los grandes defensores de Garzón


Luis Miguel Cuervo, responsable de una de las asociaciones de la memoria histórica y uno de los grandes defensores de Garzón, ha sido condenado por realizar viajes de placer a costa de la plataforma y por apropiarse de una base de datos realizada por un grupo de investigadores.

2010-05-31

 LIBERTAD DIGITAL


El que fuera presidente de la Memoria Hist√≥rica Todos los nombres de Asturias ha sido condenado por el Juzgado de Primera Instancia n√ļmero 4 en Gij√≥n por lucrarse desde su puesto gracias a la supuesta investigaci√≥n de los cr√≠menes del franquismo.

Seg√ļn cuenta La Gaceta, el actual presidente en funciones, Jos√© Antonio Landera, present√≥ una demananda contra Luis Miguel Cuervo al sospechar que ‚Äúse podr√≠a estar lucrando personalmente de la organizaci√≥n‚ÄĚ. Cuervo fue uno de los convocantes de la marcha de apoyo al juez Garz√≥n y uno de los firmantes contra el procesamiento del magistrado.

En el fallo judicial que todav√≠a no es firme se dice que deber√° restituir a la actual Junta Directiva ‚Äútodos los objetos y elementos que obran en su poder‚ÄĚ as√≠ como desbloquear la cuenta de la asociaci√≥n.

Estos objetos reclamados son el libro de socios, la base de datos de 17.000 republicanos muertos o desaparecidos realizada por investigadores de la Universidad de Oviedo y que tuvo un coste de 300.000 euros, las llaves de la sede, dos teléfonos móviles además de la relación de facturas que forman parte de la contabilidad.

En este sentido, Cuervo, militante de CCOO, fund√≥ en 2007 esta asociaci√≥n junto a otras seis personas. Curiosamente, eligieron como sede social un local en Gij√≥n de la inmobiliaria en la que trabajaba su mujer. Pero en 2009, los miembros de la junta se percataron de graves irregularidades en la gesti√≥n del presidente y ‚Äúcuando se le pidieron cuentas, dimiti√≥‚ÄĚ.

Adem√°s, cuentan que ‚ÄúCuervo solicitaba a los socios con los que ten√≠a trato cercano que pidieran en los establecimientos que frecuentaban facturas a nombre de la sociedad‚ÄĚ. As√≠, aparecen compra de ordenadores, c√°maras de fotos y discos duros, e incluso dos facturas que solicit√≥ en un restaurante por un valor de 1.050 euros, cada una, en concepto de 43 platos consumidos.

Incluso, Landera afirma que ‚ÄúCuervo realizaba viajes de placer a costa de la asociaci√≥n; gastaba sin mesura ni fiscalizaci√≥n. En cambio, al resto de los investigadores les restring√≠a los gastos ocasionados por las vistas a distintos archivos‚ÄĚ.
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #28 : Martes 15 de Junio de 2010, 05:09 »

La ‚Äėmemoria hist√≥rica‚Äô de Moratinos: elogia a los diplom√°ticos que fueron fieles a la Rep√ļblica y no se sumaron a Franco


 :tarao: :tarao: :tarao: :tarao: :tarao: :tarao: :tarao: :tarao:



Elconfidencialdigital.com
         

La pasada semana, Miguel √Āngel Moratinos, present√≥ ‚ÄėAl servicio de la Rep√ļblica. Diplom√°ticos y guerra civil‚Äô, del profesor √Āngel Vi√Īas, un libro que lleva precisamente prolog√≥ del propio titular de Exteriores, en el que, adem√°s, el ministro ofrece datos poco conocidos para la opini√≥n p√ļblica.

En el pr√≥logo, Moratinos elogia a los diplom√°ticos republicanos ‚Äúque permanecieron fieles a la legalidad‚ÄĚ. Tras la sublevaci√≥n militar del 18 de julio de 1936, dice Moratinos, ‚Äútuvo que recomponerse un servicio exterior pr√°cticamente destruido por la defecci√≥n de cerca de un 90 por 100 de sus miembros‚ÄĚ.

Gracias a este libro, escribe el ministro, ‚Äúpodemos conocer ahora, y comprender mucho mejor, la realidad por la que atraves√≥ el Gobierno leg√≠timamente constituido al intentar recomponer un servicio exterior que hab√≠a quedado pr√°cticamente destruido por la deserci√≥n de la inmensa mayor√≠a de sus efectivos. Ahora podemos conocer cu√°les fueron las circunstancias que obligaron a la Segunda Rep√ļblica a intentar llevar a la pr√°ctica una pol√≠tica exterior determinada, que no tuvo el √©xito que sus impulsores buscaban al quedar cercenada por las circunstancias pol√≠ticas internacionales en las que tuvo que desarrollarse e intentar aplicarse‚ÄĚ.

Moratinos explica que ‚Äúel Gobierno leg√≠timo espa√Īol estuvo en una situaci√≥n de total inferioridad frente a la que gozaron los militares sublevados, repercutiendo este hecho de manera muy negativa para sus intereses, tanto en la evoluci√≥n militar de la guerra como el marco general, pero tambi√©n en el individual y concreto, de sus relaciones diplom√°ticas con cada uno de los principales actores internacionales‚ÄĚ.

Los diplom√°ticos republicanos, asegura, ‚Äútuvieron que defender los intereses del Gobierno leg√≠timo en un ambiente que, si en los primeros momentos pudiera definirse como dif√≠cil, se fue convirtiendo progresivamente en dominado por una abierta hostilidad hacia la Rep√ļblica‚ÄĚ.

‚ÄúHemos logrado identificar a un gran n√ļmero de miembros del servicio exterior que fueron v√≠ctimas de medidas ileg√≠timas e injustas, entre las que destaca la p√©rdida de su condici√≥n de funcionarios‚ÄĚ, escribe Moratinos, que concluye diciendo que el libro ‚Äúes un homenaje a todos ellos, a sus trayectorias y a su ejemplo, al que quiero sumarme, no solamente en mi condici√≥n de compa√Īero suyo, sino como ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperaci√≥n de Espa√Īa‚ÄĚ.
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #29 : Martes 22 de Junio de 2010, 04:09 »

Paracuellos: lo que la ¬ęZeja¬Ľ no cuenta sobre la Guerra Civil


20 Junio 10 - F. Cancio -larazón.es



        En oto√Īo de 1936 m√°s de 4.000 personas murieron a manos del bando republicano.  Un documental recrea los tr√°gicos fusilamientos de Paracuellos del Jarama
 

Noviembre de 1936. Es de madrugada y hace fr√≠o. Un grupo de milicianos hace guardia ante una lumbre. Beben vino y fuman como si nada pasase, sosteniendo sus fusiles con firmeza. De repente, unas luces surgen al fondo. Son varios veh√≠culos entre los que viajan varias sacas ‚Äďgrupos de presos‚Äď que vienen de la c√°rcel Modelo. Van atados de dos en dos por el brazo y apenas pueden andar mientras les golpean con las armas para introducirlos en una especie de corral. A todos se les considera contrarios al bando republicano y, por tanto, han de morir.

Un sacerdote reza con ellos y les da la extremaunci√≥n. De nuevo, vuelven las prisas. Unos veinte presos son sacados a la fuerza y, en medio de la oscuridad, los conducen ante un enorme tronco de √°rbol. El silencio lo inunda todo y, de repente, los gritos se entrecruzan: ¬ę¬°Preparados, apunten..¬°¬Ľ, clama uno de los milicianos. Justo frente a ellos, los presos sacan fuerzas para gritar ¬ę¬°Viva Cristo Rey¬°¬Ľ. ¬ę¬°Fuego!¬Ľ. De nuevo, silencio.

Cerca de 4.000 personas ‚Äďal menos las identificadas‚Äď fueron fusiladas en el oto√Īo de 1936 s√≥lo en Paracuellos del Jarama a manos del bando republicano. Una historia que muchos no conocen o no quieren conocer y que otros, como los actores de la ¬ęZeja¬Ľ, prefieren no mentar en sus v√≠deos.

Han pasado m√°s de 70 a√Īos y esta escena vuelve a repetirse. Pero ya no es real, ahora es ficci√≥n. Estamos en la sierra de Madrid y una voz grita a un grupo de actores amateurs: ¬ę¬ŅPreparados? Esto es un tema muy serio y muy dif√≠cil de contar, as√≠ que vamos¬Ľ. Es Antonio, uno de los productores del documental ¬ęEl Partido Comunista y la defensa de Madrid: Oto√Īo de 1936, Paracuellos del Jarama¬Ľ,  el primero de una serie de v√≠deos de historia dirigidos por Luis Togores, secretario acad√©mico del Instituto CEU de Estudios Hist√≥ricos.

La idea surgi√≥ hace un a√Īo como ¬ęuna herramienta docente¬Ľ, explica Togores, al tiempo que a√Īade que se dirige, sobre todo, a los m√°s j√≥venes que, ¬ęcomo cada vez leen menos, por lo menos podr√°n ver¬Ľ esta parte de la historia.

El sol ya ha caído y el frío empieza a hacer acto de presencia. Los actores son profesores de la Universidad San Pablo CEU, amigos, conocidos... Todos llegan caracterizados a la perfección, con sus trajes de época y con todos los detalles para recrear uno de los muchos fusilamientos que se llevaron a cabo durante la Batalla de Madrid, allá por la Guerra Civil. Y es que, prácticamente no existe documentación gráfica de estos trágicos sucesos que resuenan en la memoria de más de uno.

Para Ignacio Armada, profesor de Historia del Cine en la Universidad San Pablo y uno de los actores aficionados, esta iniciativa ¬ęes una muy buena idea¬Ľ pues ¬ęforma parte de la historia de Espa√Īa¬Ľ. Una historia, afirma, ¬ęque o no se conoce o se conoce mal¬Ľ. √Čl forma hoy parte del bando republicano y, poco antes de empezar a grabar, bromea con los futuros fusilados. Y entre medias, un ni√Īo de unos siete a√Īos pregunta que si puede formar parte de la grabaci√≥n y ser uno de los asesinados. Togores y otros miembros del equipo le responden con diplomacia: ¬ęNo puede ser porque el preso m√°s joven al que asesinaron ten√≠a unos 15 o 16 a√Īos¬Ľ. Togores ya lo avis√≥: ¬ęQueremos contarlo como fue¬Ľ.

Testimonios
Sin embargo, esta recreaci√≥n s√≥lo ocupar√° unos cinco minutos del documental. El resto, adem√°s de im√°genes y v√≠deos de la √©poca, lo completar√°n los testimonios de personajes como el profesor √Āngel Mart√≠n Rubio o el escritor Jos√© Javier Esparza, quien acaba de publicar su obra ¬ęEl libro negro de Carrillo¬Ľ. Y, adem√°s, cuentan con m√°s de una hora de grabaci√≥n del historiador Ricardo de la Cierva narrando c√≥mo asesinaron a su padre, quien fuera miembro de Acci√≥n Popular.

El reloj pasa ya de la 1 y media de la ma√Īana y el rodaje termina. La oscuridad sigue siendo la nota dominante y entre los actores asesinados uno exclama: ¬ęes la primera vez que me fusilan y creo que me ha salido bastante bien¬Ľ.
 
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin límite
   

 En línea
Páginas: 1 [2] 3   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  



Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!