Debatimos.com: Opina sin límite
Jueves 21 de Noviembre de 2019, 18:39 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  


Páginas: 1 [2] 3 4 ... 10   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: OBAMA y SU EXTRA√ĎO MUNDO  (Leído 23560 veces)
polvorilla
Moderador
*****

Valoración: +1413/-3
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 7245



« Respuesta #15 : Mi√©rcoles 24 de Junio de 2009, 00:25 »

PUajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj
En línea

DIABLA de green eyes
Debatimos.com: Opina sin límite
« Respuesta #15 : Mi√©rcoles 24 de Junio de 2009, 00:25 »

 En línea
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #16 : Mi√©rcoles 24 de Junio de 2009, 02:10 »

"El discurso de Obama será recordado como una degradación de la historia de la humanidad"


23.06.09 | 13:15.


periodistadigital.com
 

(Anne Bayefsky).- El discurso en El Cairo del Presidente Obama fue el equivalente a un terremoto - una distorsi√≥n de la historia, un insulto al pueblo jud√≠o, y el abandono de los mismos derechos humanos de las v√≠ctimas en los mundos √°rabe y musulm√°n. No es de extra√Īar que los √°rabes y musulmanes en posici√≥n de pronunciarse se mostraran entusiasmados. M√°s sorprendente es que los cr√≠ticos estadounidenses elogien el discurso por su destreza pol√≠tica, en lugar de condenar su traici√≥n de proporciones hist√≥ricas.

Obama equipar√≥ el Holocausto con el ‚Äúdesplazamiento‚ÄĚ de los palestinos. En sus propias palabras: ‚ÄúEl pueblo jud√≠o fue perseguido... antisemitismo... que culmin√≥ en un Holocausto sin precedentes... mataron a seis millones de jud√≠os... Por otro lado, es tambi√©n innegable que el pueblo palestino - musulmanes y cristianos - ha sufrido en busca de una patria.‚ÄĚ Este paralelismo se reduce en el fondo a la narrativa √°rabe ficticia de que el asesinato en masa deliberado de seis millones de jud√≠os por el delito de ser jud√≠os es lo mismo que una violaci√≥n de los derechos palestinos encabezada por los jud√≠os.




Dirigi√©ndose desde un pa√≠s √°rabe a los √°rabes y los musulmanes, Obama se√Īal√≥ la autor√≠a europea del Holocausto - ‚ÄúEl antisemitismo en Europa culmin√≥ en un Holocausto sin precedentes.‚ÄĚ En otros contextos, el √©nfasis europeo ser√≠a una curiosidad. En Egipto no fue ninguna casualidad. La narrativa √°rabe ha sido siempre que los √°rabes son obligados a sufrir la creaci√≥n de Israel por un crimen europeo.

De hecho, los anfitriones egipcios de Obama se habr√°n sentido muy familiarizados con el antisemitismo √°rabe durante la Segunda Guerra Mundial (y m√°s all√°). Despu√©s de todo, Obama pronunciaba un discurso en el pa√≠s que aprendi√≥ y m√°s tarde acogi√≥ con satisfacci√≥n al gran muft√≠ Haj al-Husseini como un h√©roe nacional. Este fue el hombre que pas√≥ los a√Īos de la guerra en Berl√≠n en calidad de hu√©sped de Hitler facilitando el asesinato de jud√≠os.

Obama pens√≥ que manifestar√≠a su neutralidad hacia Israel pregonando a los cuatro vientos el viaje del viernes al campo de concentraci√≥n y rechazando la negaci√≥n del Holocausto. En este contexto, sin embargo, la maniobra destinada a congraciarse con los jud√≠os dio imagen de ser oportunismo pol√≠tico c√≠nico, en especial momentos despu√©s de haber comparado el Holocausto con ‚Äúel sufrimiento‚ÄĚ y ‚Äúel dolor‚ÄĚ de los palestinos ‚Äúdurante m√°s de 60 a√Īos.‚ÄĚ Despu√©s de todo, el presidente no hizo ninguna referencia emotiva al ‚Äúsufrimiento‚ÄĚ ‚Äúintolerable‚ÄĚ de las v√≠ctimas israel√≠es del terror √°rabe ‚Äúdurante m√°s de 60 a√Īos.‚ÄĚ La palabra ‚Äúterrorismo‚ÄĚ nunca sali√≥ de sus labios. Lejos de alentar la lucha contra el terror y el antisemitismo que lo alimenta, tales maniobras alientan m√°s odio y violencia contra los israel√≠es.

En lugar de eso, Obama busc√≥ la aprobaci√≥n √°rabe y musulmana trazando una equivalencia moral entre los que han rechazado a Israel por principio (y todav√≠a buscan su destrucci√≥n absoluta o ‚Äúel derecho de retorno‚ÄĚ previsto para poner fin a la mayor√≠a jud√≠a) y los jud√≠os que los han mantenido a raya desde el 14 de mayo de 1948. Seg√ļn sus palabras: ‚ÄúSe ha llegado a un punto muerto: dos pueblos con aspiraciones leg√≠timas, cada uno con una historia dolorosa... Es f√°cil buscar culpables ‚ÄĒ para los palestinos se√Īalar el desplazamiento provocado por la creaci√≥n de Israel, y para los israel√≠es se√Īalar la constante hostilidad y ataques.‚ÄĚ Llamar ‚Äúun punto muerto‚ÄĚ al conflicto √°rabe-israel√≠ supone una omisi√≥n abismal de la realidad hist√≥rica. El estado moderno de Israel emergi√≥ tras el plan de partici√≥n aprobado internacionalmente de noviembre de 1947 que habr√≠a creado dos estados, uno √°rabe y otro jud√≠o; este plan fue aceptado por los jud√≠os y rechazado por los √°rabes. Un pueblo siempre ha estado dispuesto a vivir en paz y el otro ha elegido la guerra en 1948 y 1956 y 1967 y 1973 y 1982, y relanz√≥ el terrorismo tras cada derrota.

Falto del conocimiento m√°s b√°sico del juda√≠smo y la historia jud√≠a, Obama afirmaba que ‚Äúlas aspiraciones a una patria jud√≠a tienen su origen en una historia tr√°gica que no se puede negar,‚ÄĚ porque ‚Äúpor todo el mundo, el pueblo jud√≠o fue perseguido durante siglos.‚ÄĚ Una patria jud√≠a en Israel no tiene su origen en la tragedia ni en siglos de persecuci√≥n por todo el mundo. Est√° arraigada en la relaci√≥n prodigiosa, indisoluble y espiritual con la tierra de Israel y con Jerusal√©n durante miles de a√Īos. Acompa√Īadas del √©nfasis del presidente en ‚Äúla responsabilidad europea‚ÄĚ por el Holocausto, sus palabras refuerzan la mortal creencia en que Israel es la criatura de jud√≠os extranjeros trasplantados.

La colosal ofensa de Obama a Israel y el pueblo jud√≠o fue m√°s all√°. Los israel√≠es han llegado a ocupar territorio en respuesta a las guerras de aniquilaci√≥n iniciadas por los √°rabes, pero Obama equiparaba ‚Äúlas humillaciones cotidianas de los palestinos... que conviven con la ocupaci√≥n‚ÄĚ con ‚Äúla humillaci√≥n de la segregaci√≥n‚ÄĚ de los esclavos negros en Am√©rica y ‚Äúla autoridad moral‚ÄĚ de ‚Äúlos pueblos de Sud√°frica.‚ÄĚ Su audiencia √°rabe entendi√≥ que el presidente de los Estados Unidos acababa de dar su aprobaci√≥n a la difamaci√≥n m√°s contundente del estado jud√≠o hoy ‚ÄĒ la alegaci√≥n de que Israel es un estado racista practicante del apartheid.

Tras expresar su creencia en una equivalencia moral entre las aspiraciones de los palestinos y las aspiraciones de las v√≠ctimas del esclavismo y el apartheid, Obama superpon√≠a el reconocimiento por su parte del "derecho a existir" de Israel con su afirmaci√≥n de que ‚Äúlos Estados Unidos no aceptan la legitimidad del asentamiento israel√≠ continuo.‚ÄĚ Cada palabra de su discurso estuvo cuidadosamente sopesada. No fue por tanto ning√ļn error que por primera vez un presidente de los Estados Unidos haya negado la legitimidad de los asentamientos israel√≠es, sin excepci√≥n. Tal declaraci√≥n anula cada uno de los acuerdos entre √°rabes e israel√≠es, que siempre han dejado la decisi√≥n final de cu√°les asentamientos se quedan o se van en manos de un proceso de paz bilateral y negociaciones finales. Hasta la hoja de ruta reza: ‚ÄúFase III: Acuerdo de Estatus Permanente y Fin del Conflicto Palestino Israel√≠... una resoluci√≥n final del estatus permanente... en las fronteras, Jerusal√©n, los refugiados y los asentamientos.‚ÄĚ

Adem√°s, la idea de que los jud√≠os tienen prohibido vivir en cualquier territorio designado como parte de un futuro estado palestino significa solamente una cosa: Que Palestina practica el apartheid. El 20% de la poblaci√≥n de Israel, 1,5 millones de personas, es √°rabe (con m√°s derechos democr√°ticos de los que tienen en ning√ļn estado √°rabe). Pero la noci√≥n de cualquier presencia jud√≠a en territorio palestino es supuestamente una abominaci√≥n. ¬ŅPor qu√© debe significar ‚ÄúJud√≠os no‚ÄĚ cualquier transferencia futura de la autoridad gubernamental?

A juzgar por el discurso de Obama, s√≥lo cuenta un ‚Äúdesplazamiento.‚ÄĚ Tras equiparar el Holocausto con ‚Äúel dolor del desplazamiento‚ÄĚ palestino, pas√≥ por alto por completo el desplazamiento de los 800.000 refugiados jud√≠os de todo el Oriente Medio √°rabe en respuesta a la creaci√≥n de Israel.

Los refugiados jud√≠os de la intolerancia √°rabe no fueron las √ļnicas bajas en materia de derechos humanos que el Presidente eligi√≥ omitir. En tres momentos diferentes Obama defendi√≥ el derecho de la mujer musulmana a ocultar su cuerpo. Ni una sola vez mencion√≥ el derecho de las mujeres musulmanas a descubrir su cuerpo ‚ÄĒ un derecho negado bajo arresto o pena capital por las mismas comunidades a las que √©l se estaba dirigiendo. En nombre de ‚Äúla libertad religiosa‚ÄĚ eligi√≥ ‚Äúcelebrar esfuerzos como el di√°logo interreligioso del rey saud√≠ Abdal√°.‚ÄĚ El gobierno saud√≠ tipifica como delito la pr√°ctica en p√ļblico de cualquier religi√≥n que no sea el islam. Esta fantas√≠a prefabricada de derechos humanos ha hecho un desastroso servicio a los oprimidos por todo el mundo √°rabe y musulm√°n.

El discurso egipcio cuidadosamente planificado y ejecutado del Presidente Obama marca el punto más bajo del conocimiento y el aprecio de la presidencia estadounidense al pueblo judío, su historia y el futuro de su pueblo. Sumado a la evidente debilidad con Irán, el discurso del 4 de junio de 2009, pronunciado por el líder del mundo libre supuestamente, será recordado como una importante degradación de la historia de la humanidad.

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #17 : Mi√©rcoles 24 de Junio de 2009, 04:43 »

Espa√Īa quiere "echar una mano" con los presos de Guant√°namo




Actualizado el 23/6/2009 - 20:32h lanacion.es

El ministro de Interior, Alfredo P√©rez Rubalcaba, admiti√≥ hoy que Espa√Īa estudia la situaci√≥n de cinco presos en Guant√°namo para evaluar la posibilidad de que sean acogidos en Espa√Īa, en el marco, dijo, del deseo de colaboraci√≥n del Gobierno espa√Īol con la Administraci√≥n de Barack Obama en la "dif√≠cil tarea" de desmantelar la prisi√≥n.

Rubalcaba reiter√≥ el compromiso de Espa√Īa y de Europa para "echar una mano" a Estados Unidos en esta tarea, aunque aclar√≥ que nuestro pa√≠s no acoger√° en ning√ļn caso presos con causas pendientes y que en ning√ļn caso se pondr√° en peligro la seguridad nacional.

El titular de Interior se reuni√≥ hoy en Washington con el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, responsable de Justicia en este pa√≠s, con el que, seg√ļn dijo, abord√≥ "muy por encima" el tema de Guant√°namo.

Fuentes de la lucha antiterrorista indicaron que los Servicios de Informaci√≥n de las Fuerzas de Seguridad del Estado y el Centro Nacional de Inteligencia ya han recibido un listado con los nombres de cuatro ciudadanos tunecinos y un yemen√≠, presos en Guant√°namo, para evaluar su historial y la posibilidad de que sean acogidos en Espa√Īa.

En los próximos días, la Comisaría General de Información de la Policía, el Servicio de Información de la Guardia Civil y el CNI calificarán la peligrosidad y el historial de estos cinco individuos y emitirán, cada uno de ellos, un informe. Estas estructuras antiterroristas consultan ya sus propias bases de datos y recaban la opinión de sus analistas.
En línea

Veritas Liberabit Vos
polvorilla
Moderador
*****

Valoración: +1413/-3
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 7245



« Respuesta #18 : Jueves 25 de Junio de 2009, 03:43 »

Espa√Īa que se preocupe de todos los problemas econ√≥micos y sociales que tiene, que no son pocos, y que se olvide de los problemas ajenos.
En línea

DIABLA de green eyes
Debatimos.com: Opina sin límite
« Respuesta #18 : Jueves 25 de Junio de 2009, 03:43 »

 En línea
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #19 : S√°bado 27 de Junio de 2009, 00:20 »

El 'presidente de la democracia': pues va a ser que no




26.06.09 | 08:43. PD
 

(Jeff Jacoby).- La elecci√≥n planteada por las protestas democr√°ticas en Ir√°n no podr√≠a ser m√°s clara. Por una parte: un brutal r√©gimen teocr√°tico que encarcela y tortura a sus cr√≠ticos nacionales y es un letal patrocinador del terrorismo en el extranjero; que proclama abiertamente su aversi√≥n a Estados Unidos y que ha asesinado a muchos americanos para demostrarlo; que apenas oculta su ambici√≥n de amasar un arsenal nuclear; que anhela abiertamente la aniquilaci√≥n de Israel; que durante 30 a√Īos ha perseguido una yihad islamista ambiciosa.

Por la otra: cantidades ingentes de iran√≠es que piden a gritos el final de las atrocidades de su gobierno. ¬ŅA qu√© parte deber√≠a respaldar Am√©rica -- a la sangrienta tiran√≠a o a quienes se oponen a ella? Para la mayor parte de los estadounidenses la pregunta ciertamente se responde sola, lo cual es el motivo de que ambas c√°maras del Congreso hayan votado de manera un√°nime la semana pasada a favor de condenar al gobierno iran√≠ y sustentar el apoyo de los manifestantes a los derechos humanos, las libertades civiles y el estado de derecho.

De manera que, ¬Ņpor qu√© fue la respuesta del Presidente Obama inicialmente comedida y ambivalente? ¬ŅPor qu√© estaba m√°s interesado en proteger "el di√°logo" con los dictatoriales gobernantes de Ir√°n que en brindar apoyo moral a sus aspirantes a la libertad? ¬ŅPor qu√© esper√≥ hasta ayer para manifestar que los estadounidenses est√°n "escandalizados y decepcionados" por la represi√≥n violenta en Ir√°n y "condenar firmemente" los violentos ataques contra disidentes pac√≠ficos?

Una respuesta desconcertante a esa pregunta aparece en el nuevo n√ļmero de Commentary, en donde el acad√©mico de la Universidad Johns Hopkins Joshua Muravchik a√≠sla el rasgo m√°s notable de la pol√≠tica exterior de la joven administraci√≥n Obama: "su indiferencia a los asuntos relativos a los derechos humanos y la democracia."

En un ensayo titulado "El abandono de la democracia," Muravchik -- autor, recientemente, de Los próximos Padres Fundadores: Voces de la democracia en Oriente Medio -- observa que cada presidente desde Jimmy Carter ha hecho del avance de la democracia y los derechos humanos uno de los objetivos de su política exterior. Ahora, escribe, "esta tradición se ha visto interrumpida por la administración Obama."

La ruptura fue insinuada en el transcurso de una reuni√≥n pre-investidura con el Washington Post, durante la cual el presidente entrante defendi√≥ la tesis de que "la libertad de la ambici√≥n y la libertad del miedo" son m√°s urgentes que la democracia, y que "de cuando en cuando unas elecciones pueden simplemente salir por la culata" si la corrupci√≥n no se corrige primero. Muravchik se√Īala que cuando Obama concedi√≥ a Al-Arabiya, un canal de televisi√≥n en √°rabe v√≠a sat√©lite, su primera entrevista televisada como presidente, se centr√≥ en las relaciones norteamericanas con Oriente Medio y el mundo musulm√°n, pero "por ninguna parte habl√≥ de democracia o derechos humanos."

En febrero, Obama viajó hasta Camp Lejeune, N.C., para anunciar su calendario de retirada de las tropas estadounidenses de Irak. Su estrategia, dijo, apostaba por "el objetivo claro y factible" de "un Irak que es soberano, estable e independiente." Pero aparte de una referencia de pasada a las extremadamente positivas elecciones iraníes que habían tenido lugar unas cuantas semanas antes, de nuevo no tuvo nada que decir de la democracia.

Muravchik no es el √ļnico en haber observado las reservas de Obama en la materia. En su editorial acerca de las elecciones iraqu√≠es, que tildaba de "triunfo pol√≠tico," The Washington Post celebraba el progreso de Irak "camino de convertirse en la democracia √°rabe moderada que la administraci√≥n Bush ven√≠a esperando desde hace tiempo." Ir√≥nicamente, observaba, el mayor beneficiario de esas elecciones "podr√≠a ser el Presidente Obama, que ha sido esc√©ptico tanto con el progreso en Irak como con el valor de las elecciones en estados inestables." Bush habr√≠a celebrado los comicios por todo lo alto como prueba adicional del avance pol√≠tico y democr√°tico del pa√≠s. Pero Obama simplemente reconoc√≠a que las elecciones facilitaban la retirada de "una cantidad importante" de efectivos estadounidenses.

Hacia abril, el antiguo corresponsal del New York Times Joel Brinkley explicaba "C√≥mo se convirti√≥ en un taco la palabra 'democracia'" dentro de la nueva administraci√≥n. Desde que juraran el cargo m√°s de 10 semanas atr√°s, escrib√≠a, "ni en el Presidente Obama ni la Secretario de Estado Hillary Rodham Clinton han pronunciado siquiera la palabra democracia en un sentido relacionado con la promoci√≥n de la democracia." De las 30 circulares difundidas por la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Empleo del Departamento de Estado, "ninguna... ha hablado de promoci√≥n de la democracia. Democracia es, se conoce, una palabra prohibida en el vocabulario p√ļblico de la administraci√≥n Obama."

Los reg√≠menes autoritarios, naturalmente, han recibido el nuevo enfoque con los brazos abiertos. Seg√ļn Associated Press, el embajador egipcio en Estados Unidos expresaba su satisfacci√≥n "porque los v√≠nculos est√©n camino de estrecharse y porque Washington ha abandonado las condiciones para mejorar relaciones, incluyendo las exigencias en materia de derechos humanos, democracia y libertades generales y libertad religiosa.'" Y al mismo tiempo que el gabinete Obama ha restado importancia a los esfuerzos de democracia y derechos humanos en Oriente Medio, ha estado haciendo lo propio hacia China, Rusia y hasta Sud√°n. "Obama parece creer que la democracia est√° sobrevalorada, o por lo menos sobreestimada," escribe Muravchik.

Obama parece verse a s√≠ mismo como el anti-Bush, indiferente a la democracia porque su predecesor pon√≠a mucho √©nfasis en ella. Pero para millones de seres humanos oprimidos, √©l es el l√≠der del mundo libre -- un estandarte de las libertades democr√°ticas que ans√≠an. En las calles de Ir√°n hace poco, muchos manifestantes llevaron pancartas que rezaban "¬ŅD√≥nde est√° mi voto?" Hay l√≠mites a lo que puede hacer el Presidente estadounidense por los asediados dem√≥cratas de Ir√°n. Pero, ¬Ņes demasiado pedir que se tome seriamente la cuesti√≥n?

(Jeff Jacoby es columnista de The Boston Globe/ New York Times.)
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #20 : Domingo 28 de Junio de 2009, 07:00 »

Los republicanos critican los planes de Obama en salud y contra el cambio clim√°tico



hace 41 mins

 Washington, 27 jun (EFE).- John Boehner, el l√≠der de los republicanos en la c√°mara baja, rechaz√≥ en nombre de su partido las ideas para la reforma del sistema de salud adelantadas por el presidente de EE.UU., Barack Obama, as√≠ como su plan para combatir el cambio clim√°tico. 
 

En el mensaje sabatino de su partido, Boehner reiteró las críticas de los republicanos a la reforma del sistema de salud impulsada por Obama y los demócratas, con el argumento de que costará "por lo menos un billón de dólares".

El político dijo que por lo menos 23 millones de estadounidenses perderán su seguro actual y el acceso a los médicos que ven ahora, si se hacen los cambios, aunque Boehner no mencionó que la meta del plan es la cobertura universal de salud.

El l√≠der republicano se√Īal√≥ que la propuesta de reforma impulsada por los dem√≥cratas destruir√° 4,7 millones de empleos y pondr√° "a bur√≥cratas a cargo de las decisiones de salud que deber√≠an ser tomadas por los m√©dicos y sus pacientes".

Boehner también criticó el proyecto legislativo aprobado el viernes por la cámara baja, que por primera vez pone límites en Estados Unidos a la emisión de gases que provocan el efecto invernadero, como forma de combatir el cambio climático.

El l√≠der republicano lo calific√≥ como "un impuesto nacional sobre la energ√≠a" y dijo que elevar√° el precio de los alimentos, la gasolina y la electricidad, y destruir√° entre 2,3 y 2,7 millones de empleos al a√Īo.

Los republicanos se oponen a que se establezcan límites obligatorios para la reducción de gases que contribuyen al calentamiento global.

El proyecto de ley aprobado el viernes obliga a recortar para 2020 las emisiones de esos gases en un 17 por ciento respecto a los niveles del a√Īo 2005 y en un 83 por ciento para 2050.

Para que el proyecto se convierta en ley debe recibir primero el visto bueno del Senado y ser firmado por Obama.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

este es otro iluminado salvador del mundo mundial cómo nuestro planetario ZP.... :tarao: :tarao: :tarao: :tarao:
En línea

Veritas Liberabit Vos
polvorilla
Moderador
*****

Valoración: +1413/-3
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 7245



« Respuesta #21 : Domingo 28 de Junio de 2009, 16:02 »

Sí, aquí todos estos listos van a salvar el planeta mientras las superbacterias creadas en laboratorios lo van a destruir.
En línea

DIABLA de green eyes
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #22 : Mi√©rcoles 01 de Julio de 2009, 00:44 »

"El efecto Obama est√° narcotizando a la opini√≥n p√ļblica estadounidense"


PD


30.06.09 | 12:53.
 

(Caroline Glick).- "¬ŅPodr√≠a haber finalmente algo en todo lo que se dice de un efecto Obama? ¬ŅUn efecto soterrado quiz√°?" Eso planteaba Helene Cooper, la corresponsal diplom√°tica del New York Times en un an√°lisis informativo de las masivas protestas contra el r√©gimen de Ir√°n publicado en la edici√≥n del domingo.

Ocho d√≠as tard√≥ el Presidente estadounidense Barack Obama en difundir una declaraci√≥n clara de apoyo a los millones de manifestantes pro-libertad de todo Ir√°n que arriesgan sus vidas para oponerse a la tiran√≠a de los mul√°s. Y tras ocho d√≠as de vacilaci√≥n y evasivas apoyando en la pr√°ctica as√≠ al dictador Ali Jamenei frente a las multitudes concentradas en la calle, la tan esperada declaraci√≥n de Obama no fue particularmente contundente. No ofrec√≠a apoyo estadounidense de ning√ļn tipo los manifestantes. En realidad es dif√≠cil saber quien hace su declaraci√≥n, dado que el Presidente estadounidense hablaba principalmente como estadounidense.

Advertía a Jamenei y Mahmoud Ahmadinejad y similares, cuyos matones tienen en la actualidad órdenes de apalear, detener y asesinar a los manifestantes, que "el mundo está vigilando... Si el gobierno iraní aspira al respeto de la comunidad internacional, tendrá que respetar la dignidad de su propio pueblo y gobernar a través del consentimiento, y no de la coacción."

Seg√ļn varios blogueros occidentales destacados con relaci√≥n directa con los manifestantes, la declaraci√≥n de Obama despert√≥ muy poco aprecio y rabia entre los manifestantes.

Pero tal como lo ve Cooper, los manifestantes deben su capacidad de oponerse al r√©gimen que acaba de robarles las elecciones y que ha anulado durante 30 a√Īos sus derechos humanos m√°s b√°sicos a Obama y un supuesto "efecto Obama." Sin ofrecer ninguna prueba para su tesis e ignorando el historial p√ļblico de sucesos que apuntan a lo contrario, Cooper afirma que se debe a la disposici√≥n de Obama a aceptar la legitimidad de la tiran√≠a religiosa de Ir√°n que los manifestantes se sintieran con autoridad para oponerse a su r√©gimen. Si no hubiera sido por Obama, y su adopci√≥n del apaciguamiento como su principio director central para tratar con Jamenei y Ahmadinejad y similares, en lo que a Cooper respecta, el pueblo nunca habr√≠a salido a la calle a protestar.

Seg√ļn esta forma de ver las cosas, Am√©rica es tan despreciada por los iran√≠es que la √ļnica forma de que se revuelvan contra su r√©gimen es que crean que Am√©rica es aliada de su r√©gimen. Seg√ļn esta l√≠nea de razonamiento, la √ļnica forma en que Estados Unidos puede liderar es por ejemplo negativo - que el mundo en su sabidur√≠a lo rechace. Mientras que el an√°lisis de Cooper no proporciona ninguna prueba de que las pol√≠ticas de Obama hacia los ayatol√°s hayan tenido alg√ļn impacto sobre los citados sucesos que se desarrollan ahora por todo Ir√°n, s√≠ deja claro que el denominado efecto Obama es un fen√≥meno real. S√≥lo que no se trata del fen√≥meno del que ella afirma que se trata.

EL VERDADERO EFECTO OBAMA sobre los asuntos del mundo está relacionado con la disposición sin precedentes de los medios estadounidenses a desentenderse de los deberes básicos de una prensa libre, decantándose por actuar como propagandistas del presidente. Desde Cooper - que simula que la mano tendida sin reciprocidad por Obama a los mulás es lo que movió a los manifestantes - hasta el editor de Newsweek Evan Thomas, que a principios de este mes se refería a Obama como "una especie de Dios" sin rastro de ironía, los medios estadounidenses se han movilizado para atender las necesidades del presidente. Es difícil pensar en un ejemplo transcurrido durante la historia americana en el que los medios de la democracia más importante del mundo hayan sacrificado tan abiertamente sus responsabilidades más básicas de informar para actuar como acólitos del jefe ejecutivo. Franklin Delano Roosevelt disfrutaba de la atención de los medios, pero también se enfrentó a presiones mediáticas que le obligaron a tomar medidas de las que no era partidario. El mismo fue el caso de John F. Kennedy. Los medios de comunicación estadounidenses de referencia hoy no ejercen ninguna presión sobre Obama.

A principios de este mes, el presentador de los informativos de la NBC Brian Williams rendía pleitesía a Obama dándole las buenas noches en la Casa Blanca. El miércoles, ABC News dedica un día entero de programación a impulsar el polémico plan de Obama de nacionalizar la sanidad. Sus dos principales espacios informativos serán emitidos desde la Casa Blanca. Good Morning America incluirá una entrevista con Obama, y los otros tres programas estrella de la ABC dedicarán una programación especial a su programa de reforma sanitaria. Por otra parte, la ABC se ha negado en redondo a las peticiones Republicanas del derecho de réplica a las posturas de Obama. La cadena también se ha negado a vender espacio publicitario a los Republicanos y a los demás contrincantes de Obama para ofrecer opiniones alternativas a sus planes. El comportamiento de los medios ha sido observado por cadenas como la Fox y el grupo de medios informativos estadounidenses que no forman parte del ramo de Obama. Pero las repercusiones del efecto Obama en la política estadounidense y el mundo han sido en gran medida pasadas por alto.

LA REPERCUSI√ďN M√ĀS IMPORTANTE de la informaci√≥n propagand√≠stica de los medios de comunicaci√≥n estadounidenses es que se niega a la opini√≥n p√ļblica estadounidenses la capacidad de comprender los acontecimientos que se desarrollan. Vea por ejemplo el resumen que hac√≠a The New York Times del serm√≥n de Jamenei el pasado viernes en el que en la pr√°ctica declaraba la guerra a los manifestantes. Como se√Īalaba Russell Berman en el blog Telos el s√°bado, la cr√≥nica del Times fue enga√Īosamente selectiva. El Times no mencionaba que Jamenei achac√≥ los sucesos acaecidos a una conspiraci√≥n sionista que sostiene controla los Estados Unidos. De igual manera no mencion√≥ su larga diatriba contra los Estados Unidos a cuenta de la incursi√≥n del FBI en el rancho davidiano de David Koresh en 1993 en Waco, Texas. Si el Times - y los dem√°s medios de informaci√≥n - hubieran hecho adecuadamente la cr√≥nica del discurso de Jamenei, habr√≠an dejado claro a sus lectores que no se trata de un pensador racional. Su opini√≥n de los sucesos del mundo est√° profundamente distorsionada por los odios y los prejuicios y la paranoia. Pero entonces, si a los lectores del Times se les hubiera permitido saber exactamente cu√°les son las demenciales visiones del mundo de Jamenei, podr√≠an llegar a la conclusi√≥n de que el acusado deseo de Obama de sentarse con √©l, y su constante cortejo al "l√≠der supremo" de Ir√°n, resultan contraproductivos y son desastrosos. Podr√≠an llegar a la conclusi√≥n de que es imposible lograr una coincidencia en la forma de ver el mundo con un hombre que llama "imb√©ciles" a los estadounidenses y que lidera a sus subordinados en los c√°nticos de "Muerte a Am√©rica," "Muerte a Gran Breta√Īa" y "Muerte a Israel."

Y si llegaran a estas conclusiones, ¬Ņc√≥mo se puede esperar que Obama tenga alg√ļn impacto? El domingo, Cooper argumentaba que Obama ha alterado el rumbo de la historia en Ir√°n simplemente por ser presidente de los Estados Unidos. Seg√ļn sus propias palabras, partidarios an√≥nimos de Obama afirman que "la simple elecci√≥n de Barack Obama en los Estados Unidos ha galvanizado a los reformistas en Ir√°n para exigir el cambio." Y el poder de Obama como presidente para cambiar el mundo no se limita a Ir√°n. En lo que respecta a sus sirvientes en los medios de comunicaci√≥n, su "simple elecci√≥n" es responsable de todo lo positivo que ha sucedido en Estados Unidos y por todo el mundo desde el pasado noviembre.

T√ďMESE LA DERROTA DE HIZBULAH en las elecciones parlamentarias del L√≠bano hace dos semanas. En lo que respecta a los medios estadounidenses, fue el discurso de Obama al mundo musulm√°n el 4 de junio lo que hizo que los libaneses respaldasen el abanico de candidatos anti-sirios de la formaci√≥n del 14 de Marzo. No importa que su discurso - que no conden√≥ por ninguna parte a Ir√°n por su patrocinio del terrorismo y su programa de armamento nuclear - reforzara en la pr√°ctica la postura de Hizbulah al demostrar que Estados Unidos no iba a tomar ninguna medida contra sus amos iran√≠es. En lo que respecta a los medios estadounidenses, Obama gan√≥ las elecciones para los rivales pro-occidentales del Hizbulah.

Pero esto no es cierto. Seg√ļn los datos electorales reales, lo que decant√≥ el equilibrio en favor del bando de Saad Hariri fue el fracaso del l√≠der cristiano aliado de Hizbulah Michel Aoun a la hora de convencer a la minor√≠a cristiana del L√≠bano de consentir la toma de control del pa√≠s por parte de Hizbulah. Y los votantes cristianos libaneses no rechazaron a Hizbulah porque Obama sea Presidente de los Estados Unidos. Rechazaron a Hizbulah porque el patriarca cristiano maronita Nasralah Sfeir les advirti√≥ la v√≠spera de las elecciones de que "Tenemos que estar atentos a los planes que se hacen en torno a nosotros y frustrar los acusados esfuerzos que, de tener √©xito, cambiar√°n el aspecto de nuestro pa√≠s."

MIENTRAS LOS PARTIDARIOS DE OBAMA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACI√ďN ESTADOUNIDENSES est√°n seguros de que "la simple elecci√≥n" de Obama es responsable de cada suceso positivo acaecido en la escena mundial, est√°n igualmente seguros de que no tiene absolutamente ninguna responsabilidad de los sucesos negativos que han sucedido hasta la fecha bajo su presidencia.

Por ejemplo, el hecho de que Corea del Norte eligiera escalar su pol√≠tica nuclear en la cuerda floja poco despu√©s de que Obama fuera investido con la promesa de apaciguar a Pyongyang se considera irrelevante. El hecho de que haya ordenado profundos recortes en los presupuestos de defensa bal√≠stica estadounidense al mismo tiempo que Corea del Norte prueba misiles de largo alcance y una bomba at√≥mica, y de que haya mantenido estos recortes a pesar de los planes anunciados de Corea del Norte de lanzar un misil contra suelo estadounidense el 4 de Julio han pasado en gran medida desapercibidos. Adem√°s, los medios estadounidenses se dieron prisa en celebrar la reciente resoluci√≥n del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Corea del Norte que pide inspecciones de los buques norcoreanos sospechosos que viajan por aguas internacionales como un gran logro de Obama. Pero olvidaron informar a la opini√≥n p√ļblica de que la resoluci√≥n carece de cualquier mecanismo de implementaci√≥n. En consecuencia, el USS John McCain, que hoy est√° siguiendo a un buque norcoreano sospechoso de transportar misiles bal√≠sticos, carece de la autoridad para interceptar el buque e inspeccionar el cargamento.

NUESTRO MUNDO HOY ES COMPLEJO y est√° lleno de peligros. Parte de estos peligros son nuevos, y parte son antiguos. Todos merecen un debate serio.

En las sociedades libres, la principal responsabilidad de los medios de comunicaci√≥n es informar de los sucesos actuales a la opini√≥n p√ļblica, situar esos acontecimientos dentro de un contexto hist√≥rico para permitir que la opini√≥n p√ļblica comprenda el c√≥mo y el porqu√© de los acontecimientos, y presentar a la opini√≥n p√ļblica las opciones para seguir adelante. Es a causa del hist√≥rico papel de los medios en el mantenimiento y el fomento de un debate formado y p√ļblico en torno a los sucesos que tienen lugar que se convirtieron en el vigilante de la democracia. Cuando los medios no cumplen sus responsabilidades b√°sicas, degeneran r√°pidamente en contratistas de la democracia. Una opini√≥n p√ļblica no informada es incapaz de tomar el tipo de decisiones que se esperan de los ciudadanos libres. Obama y sus incondicionales de los medios pretenden hacernos creer que hablando de valores estadounidenses y al distinguir entre amigos y enemigos George W. Bush encoleriz√≥ al mundo con Am√©rica. Quiz√° haya cierta verdad en esta afirmaci√≥n. Quiz√° no.

Lo que no consideran es que al reverenciar a tiranos, Obama ha convertido a Estados Unidos en la comidilla internacional. Lejos de compartir su adulación a Obama y su frío comportamiento, la mayor parte de las naciones del mundo creen que Estados Unidos ha abandonado su papel de liderazgo y al contrario que los medios estadounidenses, ellos sí se dan cuenta de que América no tiene suplente.

Desafortunadamente, a menos que el efecto Obama pase pronto, para cuando el pueblo estadounidense sea consciente de este hecho puede ser demasiado tarde para suponer alguna diferencia.

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #23 : Martes 07 de Julio de 2009, 01:56 »

Obama apoya las apocal√≠pticas tesis del millonario profeta ‚Äėverde‚Äô Al Gore




06.07.09 | 09:48. PD
 


(Jeff Jacoby).- En su discurso semanal ante el Congreso el sábado, el Presidente Obama felicitaba a los Representantes de la Cámara por aprobar la Waxman-Markey, la colosal legislación de racionamiento energético que se traducirá en la mayor subida de los impuestos de la historia de la nación. Lo hará encareciendo el precio de todo lo que dependa virtualmente de la luz, que es virtualmente todo.

El presidente no describi√≥ en esos t√©rminos la legislaci√≥n el s√°bado, pero el a√Īo pasado lo dec√≠a con inusitada claridad. Durante una entrevista mantenida con el San Francisco Chronicle en enero de 2008, explicaba tranquilamente c√≥mo iba a funcionar el sistema de intercambio de emisiones, el proyecto de racionamiento de emisiones contaminantes que constituye el coraz√≥n de la ley Waxman-Markey:

Bajo mi proyecto de un sistema de intercambio de emisiones, las tarifas de la luz se dispararán por necesidad... porque voy a imponer límites a los gases de efecto invernadero, las plantas térmicas, el gas natural, todo lo que se le ocurra.... Sin importar el paradero de las centrales, sin importar cuál sea la industria, tendrán que reconvertir sus operaciones. Eso costará dinero, y pasarán [el gasto] al consumidor.

Durante la misma entrevista, Obama sugería que su política energética forzará la quiebra de la industria del carbón. "Si alguien quiere construir una central térmica, puede hacerlo," declaraba al Chronicle. "Es eso lo que les va a arruinar, porque se les va a cobrar una suma enorme por todos los gases contaminantes que emitirán."

La excusa para causar toda esta ruina financiera, por supuesto, es la cat√°strofe en curso del calentamiento global inducido por el hombre; una cat√°strofe que s√≥lo se puede evitar si abandonamos los combustibles f√≥siles de los que dependen la mayor parte de la prosperidad y la productividad de la vida moderna. ¬ŅPero qu√© pasar√° si la cat√°strofe inminente no es real? ¬ŅQu√© suceder√° si el cambio clim√°tico tiene poco o nada que ver con la actividad humana? ¬ŅQu√© sucede si imponer el intercambio de emisiones significa incurrir en gastos asfixiantes a cambio de beneficios infinitesimales?

Chitón, dice Obama. No haga esas preguntas. Y no escuche a quien las haga. "Ya no hay debate en torno a si la contaminación está poniendo en peligro a nuestro planeta o no," afirmaba en sus declaraciones del sábado. "Está pasando."

¬ŅQue no hay debate? El presidente, al igual que Humphrey Bogart, debe de haber sido mal informado. El debate del calentamiento global est√° m√°s vivo de lo que lo ha estado en a√Īos, y no solo en Am√©rica. "En Abril, la Academia de las Ciencias polaca difund√≠a un documento que cuestiona el calentamiento global artificial," observaba Kimberly Strassel en The Wall Street Journal el otro d√≠a. "En Francia, el Presidente Nicolas Sarkozy quiere elegir a Claude Allegre como director del nuevo ministerio de industria e innovaci√≥n del pa√≠s. Hace veinte a√Īos Allegre fue de los primeros en dar la alarma con el calentamiento global obra del hombre, pero desde entonces el geoqu√≠mico se ha moderado.... Ivar Giaever, de Noruega, Premio Nobel de F√≠sica, lo condena como 'la nueva religi√≥n.'"

M√°s cerca de casa, el reconocido f√≠sico Hal Lewis (profesor em√©rito de la Universidad de California en Santa B√°rbara) me env√≠a por correo electr√≥nico una copia de una declaraci√≥n que otros cient√≠ficos y √©l han enviado al Congreso, incluyendo a los f√≠sicos Will Happer y Robert Austin de Princeton, Laurence Gould de la Universidad de Hartford, y el experto del clima del MIT Richard Lindzen. "El cielo no cae," escriben. Lejos de estar calent√°ndose, "la Tierra lleva 10 a√Īos enfri√°ndose", una tendencia que "no fue predicha por los modelos inform√°ticos de los alarmistas."

La revista Fortune rese√Īaba hace poco al veterano experto en el clima John Christy, un importante autor del informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Clim√°tico 2001 y co-autor de la declaraci√≥n sobre cambio clim√°tico 2003 de la Asociaci√≥n de Geof√≠sicos. Con sus credenciales verdes, observaba Fortune, Christy es la bestia negra de los fan√°ticos del calentamiento -- un afamado cient√≠fico del clima sin v√≠nculos con las petroleras que ha obtenido cantidades industriales de datos que minan los argumentos que dicen que la atm√≥sfera del planeta se est√° calentando a un ritmo inusual y que cuestiona que los remedios de los que se habla en el Congreso vayan a servir de algo."

Nadie que se preocupe por el medio ambiente o el bienestar econ√≥mico de la naci√≥n deber√≠a hacer dogma de fe de que el cambio del clima sea una crisis, o que los cambios dr√°sticos de la econom√≠a sean esenciales para "salvar el planeta." Cientos de cient√≠ficos rechazan la narrativa alarmista. Para los no iniciados, una lista cada vez m√°s larga de excelentes libros explican los datos en t√©rminos profanos y exponen los puntos d√©biles del escenario apocal√≠ptico. Entre otros, Confusi√≥n clim√°tica de Roy W. Spencer, Clima de miedo de Thomas Gale Moore, Taken by Storm, de Christopher Essex y Ross McKitrick, e Imparable calentamiento global: Cada 1.500 a√Īos, de S. Fred Singer y Dennis Avery.

Si la validez de una guerra a las emisiones de carbono fuera tan irrebatible, nadie tendría que advertir en contra de debatirla. Los 212 congresistas que votaron contra la ley Waxman-Markey la pasada semana claramente no creen que el asunto esté cerrado. Tienen razón.

Jeff Jacoby es columnista de The Boston Globe/ New York Times.
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #24 : Jueves 09 de Julio de 2009, 03:41 »

La reforma sanitaria de Obama hace agua


08.07.09 | 12:18. PD
 

(Michael Gerson).- Alrededor de la medianoche del 15 de abril de 1912, hubo unos cuantos minutos durante los que el Capitán del Titanic Edward Smith supo que su buque se iba a pique -- seis compartimentos estancos con vías de agua, menos de dos horas a flote -- pero su pasaje dormía en la plácida ignorancia. Un destino histórico que fue sellado mientras la mayor parte de los implicados seguían durmiendo.

Los datos del paro conocidos la semana pasada abrieron una profunda v√≠a de agua bajo la l√≠nea de flotaci√≥n de la agenda legislativa del Presidente Barack Obama. Pocos se dan cuenta a√ļn, pero est√° a punto de empezar una lucha desesperada por los botes salvavidas.

Bajo una mirada m√°s exhaustiva, las noticias econ√≥micas, que parec√≠an ser malas, son a√ļn peores. No s√≥lo el desempleo escala hasta el 9,5 por ciento sino que los salarios se desplomaron, minando el consumo necesario para la recuperaci√≥n de una econom√≠a movida por el consumo. El desempleo creci√≥ entre los llamados "sostenes" -- hombres y mujeres casados que son los cabezas de familia -- dificultando de esta forma las principales compras familiares. Los recientes incrementos en las prestaciones por desempleo y los vales sociales de comida han ayudado a muchos estadounidenses a pagar la comida o el alquiler. El empleo, sin embargo, es lo que impulsa la venta de mobiliario, coches y casas. Acompa√Īadas de un descenso acusado en la inversi√≥n empresarial, estas tendencias hacen a√ļn m√°s improbable una recuperaci√≥n durante la segunda mitad del a√Īo.

El paquete de estímulo no ha sido muy estimulante -- que es lo que predijeron muchos economistas. Inyectar dinero a fondo perdido en la economía a través de una sedienta esponja de programas federales -- el método predilecto del Congreso -- resulta lento e ineficaz. En perspectiva, todos los fondos del estímulo debieron haberse repartido directamente entre los particulares sin intermediarios.

Una recuperación débil conlleva implicaciones políticas -- ninguna de las cuales es buena para el presidente.

Las ambiciones del gasto de Obama habr√≠an sobrecogido hasta en los mejores tiempos econ√≥micos. El gasto federal este a√Īo ronda el 28 por ciento del PIB -- una cifra superada solamente cuando Franklin Roosevelt estaba librando una guerra global contra Alemania y Jap√≥n. A lo largo del itinerario fiscal que Obama ha elegido (seg√ļn la Oficina Presupuestaria del Congreso), nuestra deuda nacional se duplicar√° en cuesti√≥n de seis a√Īos y se triplicar√° en 10.

Inicialmente, Obama contaba con que la atmósfera de crisis económica facilitaría la aprobación de cualquier legislación que él declarase una necesidad económica. Pero las cosas no han salido de esa forma. Al margen de sus virtudes, limitar las emisiones contaminantes y ampliar el programa de prestaciones sanitarias no constituyen una respuesta directa a los achaques financieros y económicos de América. Ninguna teoría económica sugiere que una ronda de regulaciones federales nuevas y prestaciones sociales redundará en un ciclo de crecimiento económico.

Más típica es la reciente reacción de Colin Powell, un íntimo aliado de Obama. "No podemos pagar todo eso," decía Powell. "Me preocupa la cantidad de programas que se están presentando, las leyes vinculadas a estos programas, y el gobierno adicional que será necesario para ponerlos en práctica."

Powell est√° expresando en voz alta lo que deben de estar pensando muchos moderados en el Senado: ¬ŅEs de verdad un momento de deuda inasumible y contracci√≥n econ√≥mica el adecuado para sumar gastos y una deuda masiva, junto a los impuestos que con el tiempo se necesitar√°n? ¬ŅEn qu√© universo econ√≥mico es esto racional? Ni siquiera, al parecer, en el placentero universo alternativo de California, que la semana pasada empezaba a poner en circulaci√≥n 3.000 millones de d√≥lares en "dep√≥sitos garantizados," tambi√©n conocidos como pagar√©s. "No tenemos dinero para pagar nuestras facturas," admit√≠a el Gobernador Arnold Schwarzenegger. "Es triste."

Para cuando el debate de la sanidad empiece a despuntar, estos desaf√≠os a nivel federal ser√°n inevitables. Puede que se ponga sobre la mesa 1 bill√≥n de d√≥lares en gasto. Parte de los recursos necesarios para una propuesta de ley "de gasto equilibrado" pueden venir de los ahorros en el sistema sanitario. Pero la administraci√≥n y los funcionarios del Congreso ya se√Īalan la necesidad de nuevas v√≠as de recaudaci√≥n, incluyendo alg√ļn tipo de impuesto a las prestaciones sanitarias pagadas por las empresas. "Lo importante en este punto es... mantener vivo el debate," dice David Axelrod, incluso si el debate incluye tales impuestos. "No hemos trazado muchos l√≠mites claros," explica Robert Gibbs.

Para aprobar su propuesta sanitaria este a√Īo, Obama primero tendr√° que faltar a su palabra. Siendo candidato presidencial, promet√≠a que "nadie que gane menos de 250.000 d√≥lares al a√Īo ver√° subida alguna de los impuestos" -- la cifra m√°s memorable de la campa√Īa de 2008. Gravar las prestaciones sanitarias ciertamente cruza este l√≠mite muy claro y se a√Īade a la reserva p√ļblica de cinismo.

En segundo lugar, Obama necesitar√° prescindir de cierta cantidad de sentido com√ļn -- sumando deudas a la deuda o nuevos impuestos a una econom√≠a deprimida. De cualquier forma, ser√° triste.

O tal vez el capit√°n pueda despertar al pasaje, poner fin a su sue√Īo y anunciar lo evidente: Dado que la econom√≠a no ha dado muestras de mejor√≠a, la ambiciosa reforma sanitaria tiene que esperar.

© 2009, Washington Post Writers Group

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #25 : Mi√©rcoles 22 de Julio de 2009, 04:52 »

DESCONFIANZA EN SU POL√ćTICA ECON√ďMICA

La popularidad de Obama cae hasta el 59% tras seis meses en la Casa Blanca


Seg√ļn una encuesta publicada por el Washington Post, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sigue contando con el apoyo mayoritario de la poblaci√≥n, aunque su popularidad se encuentra por primera vez por debajo del 60%.
 
Europa Press
Seis meses despu√©s de su llegada a la Casa Blanca el pasado 20 de enero, el 59% de los estadounidenses siguen teniendo una buena imagen de su presidente, aunque tal como vienen mostrando otras encuestas la desconfianza sobre algunas de sus pol√≠ticas contin√ļa en aumento.

Fundamentalmente las dudas surgen en torno a su plan de estímulo económico de casi 800.000 millones de dólares para intentar sacar a flote la maltrecha economía del país, el aumento del déficit federal y su plan de reforma sanitaria que parece que no acaba de convencer a la gente. Un 56% de los encuestados cree que la economía del país mejorará gracias a la política económica impulsada desde la Casa Blanca, frente a un 72% que defendía su gestión de la crisis al comienzo del mandato.

Adem√°s, seis de cada diez personas se opone a un segundo plan de est√≠mulo econ√≥mico, por temor a que el d√©ficit federal siga escalando posiciones, debate que se ha instalado ya en el pa√≠s aunque desde la administraci√≥n siguen apostando p√ļblicamente por esperar a que el primero ofrezca resultados.

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #26 : Domingo 26 de Julio de 2009, 05:16 »

Obama se la envaina y lamenta ahora sus críticas a la policía por la detención de un profesor negro





25.07.09 | 13:45. PD
 


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha reconocido p√ļblicamente que deber√≠a haber elegido otras palabras m√°s cuidadosamente cuando dijo que "la polic√≠a actu√≥ de manera est√ļpida" por la detenci√≥n de un profesor negro de Harvard en la puerta de su casa.

"Podría haber calibrado mejor mis palabras", ha dicho Obama después de hablar por teléfono con el sargento James Crowley de Massachussets, quien llevó a cabo el arresto y que se había declarado muy decepcionado con los comentarios de Obama.

El presidente estadounidense, de hecho, ha invitado al agente de la policía y al profesor universitario a tomar juntos una cerveza en la Casa Blanca.

Las organizaciones de derechos civiles y el propio Gates -58 a√Īos, considerado una eminencia en estudios afroamericanos y uno de los 20 docentes de Harvard que ostentan el prestigioso t√≠tulo de profesor de universidad- se han manifestado "indignados" por la detenci√≥n.

"No se trata de mí", dijo Gates. "Se trata de la vulnerabilidad que sufren los hombres negros en América".

"Estamos ante un caso de acoso racial", insisten quienes apoyan al académico.

"¬ŅC√≥mo si no puede explicarse que la llamada de una vecina que dice ver a dos hombres negros con mochilas a la puerta de una casa desemboque en una detenci√≥n cuando el implicado puede probar su inocencia?".

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #27 : Domingo 16 de Agosto de 2009, 20:57 »

La reforma sanitaria en EEUU se vuelve contra Obama


16.08.09 | 12:13. PD
 


La modificaci√≥n ha encendido la ira de grupos conservadores en EEUU, que acusan al presidente de promover la Eutanasia y el aborto. Las protestas son espont√°neas, seg√ļn los conservadores; la Casa Blanca discrepa. Los manifestantes impugnan, adem√°s de la reforma sanitaria, la gesti√≥n econ√≥mica.

Explica Marc Basstes en La Vanguardia que Barack Obama quería dedicar el mes de agosto a hacer pedagogía, a vencer el escepticismo de sus conciudadanos ante los planes para reformar a fondo el sistema sanitario de Estados Unidos.
Pero el presidente se está viendo obligado a desmentir los rumores más rocambolescos sobre la reforma, mientras los congresistas demócratas se enfrentan en sus circunscripciones a insultos y erupciones de ira popular.

Difundidos en radios y publicaciones conservadores, y cultivados por algunos políticos republicanos, los rumores sugieren que Obama promueve el aborto y la eutanasia.

La discusi√≥n sobre los valores, las llamadas guerras culturales ‚Äďuna constante en Estados Unidos‚Äď, se ha adue√Īado del debate sobre una reforma destinada a dejar sin cobertura sanitaria al m√≠nimo de ciudadanos posible.

Pese a los buenos prop√≥sitos expresados por Obama durante la campa√Īa electoral de hace un a√Īo, la polarizaci√≥n de la sociedad norteamericana persiste.

Es dif√≠cil calibrar si las recientes protestas en actos pol√≠ticos ‚Äďprotestas que no s√≥lo apuntan a la reforma sanitaria, sino tambi√©n a los planes econ√≥micos "socialistas" del presidente‚Äď son cosa de pocos radicales o expresan un malestar m√°s general. De momento, han obligado a la Casa Blanca a ponerse a la defensiva y a organizar una campa√Īa de contrapropaganda.

Hace unos días, el veterano congresista de Michigan Joe Dingell fue abucheado en un acto para explicar la reforma sanitaria en su estado. El congresista dijo que no se había enfrentado a una muchedumbre tan irritada desde que votó por la ley de derechos civiles en 1964.

En Maryland, un hombre ahorcó una efigie del congresista Frank Kratovil. El congresista de Carolina del Norte Brad Miller dijo haber recibido amenazas de muerte. La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi ha denunciado que algunos exhiben símbolos nazis para descalificar la reforma.

Estos congresistas tienen en com√ļn que son dem√≥cratas, como Obama. Y los altercado suceden en los llamados town hall meetings, encuentros en los que los pol√≠ticos debaten con los ciudadanos, una pr√°ctica con larga tradici√≥n en Estados Unidos.

Los republicanos consideran que las protestas son una manifestación espontánea del descontento popular con un plan que amenaza las prestaciones sanitarias de millones de ciudadanos y coloca al país en la vía del sistema europeo, que algunos califican aquí de socialista.

La Casa Blanca ve detr√°s de las protestas una campa√Īa orquestada por grupos extremistas, a la que se han sumado figuras republicanas como Sarah Palin, candidata a la vicepresidencia en 2008 y ex gobernadora de Alaska. "La Am√©rica que conozco y que amo no es un pa√≠s en el que mis padres o mi beb√© con s√≠ndrome de Down tengan que enfrentarse a los "comit√©s de la muerte" de Obama para decidir, bas√°ndose en un juicio subjetivo sobre su "nivel de productividad en la sociedad", si merecen protecci√≥n sanitaria", ha dicho Palin.

La ex gobernadora, heroína de los sectores más conservadores del Partido Republicano, se refiere a los planes para que el seguro médico cubra la consulta con el doctor para decidir cómo morir.

"Si discrepamos, discrepemos sobre cosas reales, no sobre distorsiones desenfrenadas que no guardan parecido alguno con ninguna propuesta real", dijo hace unos días Obama en un mitin en el estado de Nuevo Hampshire.

De c√≥mo Obama lidie con estas rebeliones ‚Äďamplificadas por la extensa cobertura de las cadenas por cable como CNN, secas de noticias en agosto‚Äď puede depender el resultado de la reforma.Algunos, como el columnista de The Washington Post David Broder, creen que las protestas pueden acabar beneficiando a Obama, del mismo modo en que las protestas en el sur contra Lyndon Johnson en los a√Īos sesenta, durante la batalla por los derechos civiles, acabaron benefici√°ndole.

Para los republicanos, el riesgo ‚Äďahora y entonces‚Äď es que los incidentes y los rumores retraten a los opositores de la reforma como extremistas, y sit√ļen al presidente en el centro pol√≠tico.

Pero la controversia también inquieta a Obama: el debate puede escapársele de las manos. De ahí la gira pedagógica que ha emprendido por el país, y la ofensiva de la Casa Blanca con correos electrónicos con el argumentario del presidente.

La idea original de la Casa Blanca era que el Senado y la C√°mara de Representantes aprobaran la reforma antes del receso de agosto. No lo lograron, lo que ha dado alas a las protestas. Los republicanos creen que cuanto m√°s se prolonguen los debates, m√°s dudas emerger√°n entre los ciudadanos.Los rumores sobre la socializaci√≥n de la medicina o la promoci√≥n del aborto siguen una tradici√≥n fecunda. Algunos ven un antecedente en las campa√Īas contra la fracasada reforma sanitaria auspiciada por la entonces primera dama, Hillary Clinton.

M√°s recientemente, el presidente Obama se ha enfrentado a rumores seg√ļn los cuales es musulm√°n o no es ciudadano de Estados Unidos y, por tanto, su presidencia es ilegal.

LOS ARGUMENTOS DE OBAMA

El presidente Barack Obama sostiene que sus compatriotas son rehenes de las compa√Ī√≠as aseguradoras sanitarias que niegan la cobertura completa bas√°ndose en condiciones preestablecidas o cancelan la cobertura cuando el asegurado se pone enfermo.

Obama inició este viernes en Belgrade, Montana, su gira por cuatro estados adversos para dar un empujón a la reforma sanitaria.

El presidente está intentando recuperar el impulso e inercia que lo auparon a la Casa Blanca para contrarrestar el enfado que expresan muchos ciudadanos en las reuniones en ayuntamientos de todo el país, donde se trasluce la división y la desconfianza de muchos ciudadanos respeto a la agenda sanitaria.

Obama sugirió en el acto que los medios de comunicación estaban sobredimensionando las imágenes de protesta porque son muy tentadoras. "Lo que no habéis visto en TV y hace que me sienta orgulloso son los muchos mítines constructivos que hay en el país"
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #28 : Martes 25 de Agosto de 2009, 04:26 »

EL MITO DE LOS 45 MILLONES NO ASEGURADOS



Datos vs demagogia: ¬Ņqui√©nes carecen de un seguro m√©dico en EEUU?

Cerca de 45 millones de personas carecen de seguro médico en EEUU (el 15% de la población). Este argumento es esgrimido constantemente por los defensores de la cobertura universal para exigir una reforma del sistema, pero los datos echan por tierra este mito.


2009-08-24


Libertad Digital


El presidente de EEUU, Barack Obama, al igual que los defensores de la sanidad p√ļblica insisten en que es necesario reformar el sistema sanitario estadounidense, ya que 45 millones de personas carecen de seguro m√©dico (el 15% de la poblaci√≥n). Se trata de un argumento muy extendido, incluso, entre los pol√≠ticos espa√Īoles, tal y como esgrim√≠a la pasada semana la secretaria de Organizaci√≥n del PSOE, Leire Paj√≠n.

Sin embargo, el desglose de la población sin seguro médico echa por tierra algunos mitos acerca del modelo sanitario estadounidense. Así, tal y como explica Albert Esplugas en su blog, si se somete a examen esa cifra, "la situación es mucho menos grave de lo que parece":


1. Una cuarta parte de los no-asegurados son inmigrantes sin nacionalidad estadounidense. Los hispanos son los que est√°n menos asegurados. Como dice Tyler Cowen, ofrecer sanidad p√ļblica a estos inmigrantes (muchos de ellos recientes) podr√≠a conllevar crecientes presiones fiscales para limitar la inmigraci√≥n, lo que repercutir√≠a negativamente en la salud de otros potenciales inmigrantes. Por otro lado, muchos inmigrantes prefieren enviar remesas a sus familiares en el extranjero (con m√°s problemas de salud) que contratar un seguro m√©dico en EEUU.

2. Una fracci√≥n importante de los no-asegurados s√≥lo carece de seguro m√©dico una parte del a√Īo (mientras est√° sin trabajo). De acuerdo con la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), los que carecen de seguro durante todo el a√Īo oscilan entre los 21 y 31 millones de personas.

3. Unos 15 millones de no-asegurados cuentan con unos ingresos superiores a los 50.000 d√≥lares al a√Īo. Es decir, pueden contratar perfectamente un seguro m√©dico, pero eligen voluntariamente no hacerlo. De hecho, el grupo de no-asegurados que m√°s est√° aumentando en los √ļltimos a√Īos percibe unos ingresos superiores a los 75.000 d√≥lares anuales.

4. Tan s√≥lo 686.000 personas mayores de 65 a√Īos no est√°n cubiertas por un seguro m√©dico.

5. Adem√°s, 18 millones tienen entre 18 y 34 a√Īos, una edad en la que es poco probable enfermar y que explicar√≠a por qu√© muchos de ellos eligen no contratar un seguro m√©dico. De hecho, numerosos no-asegurados son estudiantes universitarios y, por lo tanto, dependen de sus padres o est√°n cubiertos por las p√≥lizas de sus padres.

6. Un 25% de los no-asegurados (unos 11,2 millones) puede acceder a los programas estatales existentes como Medicaid o el State Children's Health Insurance Plan, pero no se ha suscrito.

7. Por √ļltimo, los que no est√°n asegurados durante todo el a√Īo reciben, sin embargo, abundantes servicios m√©dicos. En concreto, cerca de la mitad de la atenci√≥n sanitaria en valor monetario que los que s√≠ est√°n asegurados (unos 35.000 millones de d√≥lares en 2001).

Adem√°s, como √ļltima alternativa, cualquier persona, asegurada o no, puede acudir a una sala de emergencia y pedir asistencia, frente al mito de que en EEUU los no-asegurados mueren a la puerta de los hospitales, tal y como argumentaba Paj√≠n.

En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #29 : Viernes 11 de Septiembre de 2009, 22:46 »

Aumenta a 39,8 millones el n√ļmero de pobres en Estados Unidos




hace 2 horas 46 mins

 Cerca de 40 millones de personas vivieron en condiciones consideradas de pobreza el a√Īo pasado en Estados Unidos, seg√ļn datos de la oficina del censo publicados el jueves, que muestran la primera subida de a pobreza en cinco a√Īos, coincidiendo con la recesi√≥n.
El "2008 representa un periodo que coincide plenamente con el periodo de la recesión que se inició en diciembre del 2007, por ello todo el mundo esperaba un aumento porcentual", declaró David Johnson, jefe de la división de estadística de la oficina del censo.

El n√ļmero de estadounidenses que vive en condiciones de pobreza tambi√©n aument√≥ el a√Īo pasado, de 37,3 millones, en el 2007, a 39,8 millones, en el 2008, dijo Johnson.

En Estados Unidos se considera que una persona est√° bajo el umbral de la pobreza si en el 2008 su ingreso anual era inferior a 11.000 d√≥lares; para una familia ese umbral se sit√ļa por debajo de los 22.025 d√≥lares.
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin límite
   

 En línea
Páginas: 1 [2] 3 4 ... 10   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  



Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!