Debatimos.com: Opina sin l铆mite
Martes 19 de Noviembre de 2019, 14:57 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  


Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Los catalanes juraron por rey a Felipe V  (Leído 2825 veces)
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« : Lunes 10 de Septiembre de 2012, 06:41 »

Los catalanes juraron por rey a Felipe V



Pedro Fern谩ndez Barbadillo-LD

La mitolog铆a catalanista sobre la Guerra de Sucesi贸n olvida que las Cortes catalanas de 1701 juraron por rey de Espa帽a a Felipe V, de quien obtuvieron nuevos privilegios, y que el primer desembarco de los aliados del archiduque Carlos fue un fracaso.

La designaci贸n por Carlos II del duque de Anjou como su sucesor (sin intervenci贸n de las Cortes de los reinos de Espa帽a), que ocurri贸 en el d铆a de Todos los Santos de 1700, y la proclamaci贸n de 茅ste como rey se produjeron en absoluta paz. Fueron los acontecimientos posteriores los que condujeron al estallido de la Guerra de Sucesi贸n, que comenz贸 en el verano de 1701 en Italia.

El Duque de Anjou, que fue presentado en Versalles por su abuelo, Luis XIV de Francia, como Felipe V de Espa帽a, entr贸 en su nueva patria por Ir煤n en enero de 1701 y en Madrid el 18 de febrero. En mayo le juraron las Cortes de Castilla en el Monasterio de los Jer贸nimos.

Entre los asuntos de los que ten铆a que ocuparse estaban su matrimonio y el halago a los catalanes, muy hostiles a los franceses debido a dos invasiones en el siglo XVII, en la guerra hispano-francesa de 1635-1659 y en la guerra de los Nueve A帽os (1688-1697). La princesa escogida fue Mar铆a Luisa Gabriela de Saboya, de poco m谩s de doce a帽os de edad, cuando su marido ten铆a diecisiete. Se decidi贸 que la ni帽a llegase a Espa帽a por el puerto de Barcelona, y all铆 se encamin贸 la corte, que sali贸 de Madrid en septiembre.

Nuevos privilegios para los catalanes

El historiador catal谩n Pedro Voltes escribe en su biograf铆a de Felipe V que en las poblaciones catalanas que atravesaba el Rey recib铆a continuos agasajos, "m谩s copiosos que en otros reinos, porque las poblaciones eran m谩s numerosas y ricas".

Al poco de llegar se abrieron Cortes, que se prolongaron hasta el 14 de enero de 1702. Felipe V jur贸 las Constituciones catalanas en el sal贸n del Tinell el 14 de octubre de 1701, con lo que, seg煤n las leyes y costumbres, los catalanes le aceptaban como su soberano.

En esas Cortes, Felipe V concedi贸 nuevos privilegios, que proven铆an de la voluntad real y del positivismo jur铆dico, no de la tradici贸n inmemorial. Por ejemplo, se estableci贸 un Tribunal de Contrafacciones, en el que se enjuiciar铆an las decisiones reales antes de aplicarlas en Catalu帽a.

El marqu茅s de San Felipe, cronista del reinado del primer Borb贸n, escribi贸:

Por tantas gracias y mercedes que se concedieron se ensoberbeci贸 el aleve genio de los catalanes.

Y el ministro Melchor de Macanaz a帽adi贸:

Lograron los catalanes cuanto deseaban, pues ni a ellos les qued贸 que pedir ni al rey cosa especial que darles, y as铆 vinieron a quedarse m谩s independientes del Rey que el Parlamento de Inglaterra.

En abril de 1702 Felipe V embarc贸 sin su esposa en direcci贸n a N谩poles, para negociar con el papa Clemente XI el apoyo a su causa y atraerse a la aristocracia napolitana.

Las causas de la Guerra de Sucesi贸n 鈥損ara muchos historiadores y militares la primera guerra mundial de la historia鈥 son muy variadas, y por supuesto en Catalu帽a no se reducen a la defensa de un sentimiento nacional independentista. En Catalu帽a hab铆a francofobia generada en el siglo XVII, miedo a la penetraci贸n del mercado textil franc茅s en Espa帽a 鈥揺n su perjuicio鈥, deseo de impedir que la corte de Madrid participase en el gobierno de la regi贸n, lealtad a las leyes tradicionales y preocupaci贸n ante los cambios que introducir铆a el nuevo monarca.

El primer bombardeo de Barcelona, hecho por ingleses

El archiduque Carlos cont贸 en su favor con el 煤ltimo virrey de Catalu帽a nombrado por Carlos II, Jorge de Hessen-Darmstadt, que hab铆a llegado en 1695 a la regi贸n, al frente de tropas imperiales, para combatir a los franceses; con la labor de agentes ingleses y holandeses que agitaban los pueblos con rumores y con la torpeza del virrey borb贸nico Francisco de Velasco, que ya hab铆a ocupado ese puesto bajo Carlos II por poco m谩s de un a帽o.

Pese a lo anterior, un primer intento de desembarco de tropas anglo-holandesas en Barcelona, en mayo de 1704, fracasa porque ning煤n catal谩n se uni贸 a los invasores. En esas fechas se realiz贸 el primer bombardeo de Barcelona en la guerra. En su regreso a Lisboa, esa flota atac贸 y captur贸 el castillo de Gibraltar.

Al a帽o siguiente, en agosto de 1705, se intent贸 un nuevo desembarco, con la novedad de la presencia del archiduque Carlos; esta vez se tuvo 茅xito. En septiembre comenzaron los bombardeos y las batallas. Hessen-Darmstadt muri贸 en un asalto al fuerte de Montjuich, y el 9 de octubre el virrey Velasco rindi贸 la plaza de Barcelona con la autorizaci贸n de la Generalidad y el Ayuntamiento.

Dos juramentos distintos en tres a帽os

Con el pretendiente en Barcelona, rodeado de bayonetas, ca帽ones y velas inglesas, las elites catalanas pasaron de declararse felipistas a ser austracistas.

El archiduque Carlos celebr贸 Cortes entre el 5 de diciembre de 1705 y el 31 de marzo de 1706, y en ellas acept贸 los l铆mites al poder real impuestos por los anteriores procuradores a Felipe V: revalid贸 el Tribunal de Contrafacciones y acept贸 que Cerde帽a, Sicilia y N谩poles, que en 1556 la Corona hab铆a separado del reino de Arag贸n para formar el Consejo de Italia, regresasen a la jurisdicci贸n de aqu茅l. A cambio, las Cortes le juraron como rey de Espa帽a. Un juramento que suced铆a a otro emitido en 1702, pero sin tropas de ocupaci贸n.

Durante el sitio de Barcelona por el ej茅rcito borb贸nico en 1706, otras Cortes invalidaron los acuerdos de las primeras del siglo XVIII. Cabe comprender la reacci贸n de Felipe V cuando concluy贸 la guerra, y los ingleses y el archiduque Carlos se desentendieron de los catalanes austracistas.

Otro de los aspectos ocultados por el catalanismo es que numerosos catalanes fueron leales a Felipe V, y no s贸lo personas individuales, sino ciudades enteras. Javier Barraycoa, autor de Historias ocultadas del nacionalismo catal谩n, explica que Cervera fue felipista y sus rivales, Anglesola, Guisona y Agramunt, fueron austracistas hasta el punto de conspirar para que Carlos III no le concediera el t铆tulo de ciudad. Fraga fue felipista contra L茅rida y Monz贸n. Berga y Mora del Ebro, rivales en casi todo, lo fueron tambi茅n en la guerra: la primera se proclam贸 a favor de Felipe V y la segunda del archiduque. Como pas贸 en el resto de Espa帽a: una guerra civil por la persona del soberano.
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin l铆mite
« : Lunes 10 de Septiembre de 2012, 06:41 »

 En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  



Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!