Debatimos.com: Opina sin límite
S√°bado 07 de Diciembre de 2019, 18:19 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  


Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Felipe II y sus problemas  (Leído 952 veces)
gaia
Moderador
*****

Valoración: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« : Lunes 18 de Abril de 2011, 05:56 »

Los problemas de Felipe II

Por Pío Moa
LD



 Salvador de Madariaga escribe en su Espa√Īa: "Cuando todo estaba dispuesto para publicar una edici√≥n [del libro] en Par√≠s, cambi√≥ la escena s√ļbitamente, terminando esta aventura con la publicaci√≥n de una Historia de Espa√Īa y Portugal fuertemente antiespa√Īola por una editorial protestante. Formidable vitalidad de la sombra de Felipe II". 

La figura de aquel rey espa√Īol ha sido terriblemente denostada y caricaturizada por sus enemigos protestantes ‚Äďno sin razones, ya que les infligi√≥ considerables derrotas‚Äď, y aunque viene siendo objeto, desde hace a√Īos, de aproximaciones m√°s objetivas entre historiadores ingleses y otros, la caricatura siniestra persiste con fuerza, incluso en la propia Espa√Īa, como parte no menor de la Leyenda Negra.

Entender la proyecci√≥n hist√≥rica de aquel monarca exige, en primer lugar, valorar los enemigos a los que hubo de enfrentarse, todos ellos de un poder materialmente comparable o superior al suyo. He tratado este crucial aspecto en el cap√≠tulo "Espa√Īa y sus adversarios" de Nueva historia de Espa√Īa.

El primero de estos enemigos era el Imperio Otomano, coloso y verdadera superpotencia de la √©poca, varias veces m√°s extenso, poblado y con mucha mayor capacidad de recaudaci√≥n que Espa√Īa. Un imperio que ocupaba los Balcanes y llegaba a Hungr√≠a, amenazaba permanentemente el centro de Europa y pose√≠a casi todo el norte de √Āfrica; estaba a solo 80 kil√≥metros de Italia por el Adri√°tico y a distancia escasa del litoral hispano desde Argelia. Dispon√≠a de un ej√©rcito profesionalizado de entre cien y doscientos mil hombres, algo muy fuera del alcance de cualquier potencia cristiana, y su flota dominaba la mayor parte del Mediterr√°neo.

En segundo lugar, incluso con mayor inmediatez, ven√≠a Francia, una potencia con m√°s del doble de habitantes y mucha mayor capacidad de reclutamiento que nuestro pa√≠s, y m√°s rica por su suelo y humedad, en una √©poca en que la producci√≥n agraria era la base de la econom√≠a. Pese a ser cat√≥lica, Francia hab√≠a emprendido constantes guerras con Espa√Īa, sobre todo por el dominio de Italia (Mil√°n y N√°poles), ya desde el tiempo de los Reyes Cat√≥licos. Y no hab√≠a vacilado en concertarse con los turcos, cedi√©ndoles puertos, pas√°ndoles informaci√≥n y fomentando su pirater√≠a e incursiones contra Espa√Īa.

Un tercer enemigo era Inglaterra, territorial y demogr√°ficamente m√°s d√©bil, pero beneficiario de un aislamiento por mar y una situaci√≥n geoestrat√©gica excelentes para hostigar a Felipe II, sobre todo por medio de la pirater√≠a y de la colaboraci√≥n con otros enemigos de Espa√Īa, particularmente en los Pa√≠ses Bajos. Londres tambi√©n busc√≥ la alianza con los turcos. Curiosamente Felipe, siendo rey consorte de Inglaterra, aconsej√≥ a los ingleses dotarse de una buena marina, a la vista del estado deplorable en que esta se hallaba por entonces.

A estos tres adversarios, poderosos y encarnizados, hab√≠a que a√Īadir los protestantes alemanes y holandeses, por una parte, y los piratas berberiscos, por otra. Estos √ļltimos no deben ser subestimados, pues, aunque incapaces de una invasi√≥n en regla, hostigaban sin tregua el litoral espa√Īol, organizaban un tr√°fico de esclavos o cautivos en gran escala, utilizaban la quinta columna compuesta por los moriscos de la pen√≠nsula y obraban a menudo de acuerdo con el poder otomano, que no renunciaba al designio de sustituir nuevamente Espa√Īa por Al √Āndalus. Aunque la historiograf√≠a tiende a destacar la pirater√≠a inglesa, francesa y holandesa, la de los berberiscos caus√≥ seguramente muchos m√°s da√Īos y constituy√≥ un peligro mucho mayor, pues en combinaci√≥n con los turcos apuntaba al coraz√≥n del poder hisp√°nico.

Por lo que hace a los protestantes, se hallaban en plena y belicosa expansi√≥n desde Alemania y Suiza, propiciando guerras civiles y afectando a los intereses espa√Īoles directamente en los Pa√≠ses Bajos e indirectamente, por su posibilidad de fomentar guerras civiles, en la propia Espa√Īa. Cabe se√Īalar, asimismo, que los protestantes, especialmente los calvinistas, procuraron coordinar sus ataques con los otomanos.

As√≠ pues, Espa√Īa hubo de defenderse en todos los frentes posibles: Mediterr√°neo, Atl√°ntico y Am√©rica, su propio litoral, Francia, Italia y Pa√≠ses Bajos. Antes de entrar en valoraciones ideol√≥gicas debe destacarse la enormidad del esfuerzo exigido y la dificultad extrema de hacer frente a tantos y tan poderosos contrarios. Para ello, Felipe contaba con la alianza del Sacro Imperio, una estructura ineficiente y ro√≠da por problemas internos con los protestantes, y con las importaciones de plata de Am√©rica. Pero la base principal de sus recursos estaba en la parte de la pen√≠nsula llamada, por extensi√≥n, Castilla, y en N√°poles, que aportaban la mayor parte de los impuestos, ya que el resto de las posesiones apenas daba m√°s que para cubrir sus propias necesidades.

Es normal que un esfuerzo tan √≠mprobo causara tentaciones de abandonismo, pero a pesar de ciertas opiniones actuales, un tanto gratuitas, Felipe II no habr√≠a podido eludir la lucha con todas estas potencias, pues eran ellas las que tomaban, por lo com√ļn, la ofensiva contra Espa√Īa. No puede extra√Īar que a la larga el pa√≠s quedara exhausto. Lo asombroso es lo contrario, que el pa√≠s pudiera infligir durante tan largo tiempo fuertes derrotas a adversarios tan peligrosos.

Valorados √©xitos y fracasos, Felipe II fue, en balance, un rey victorioso, y victoriosa seguir√≠a siendo Espa√Īa tras su muerte a√ļn por bastante tiempo.
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin límite
« : Lunes 18 de Abril de 2011, 05:56 »

 En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  



Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!