Debatimos.com: Opina sin l铆mite
Domingo 08 de Diciembre de 2019, 02:41 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  


Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Eurabia, el libro  (Leído 2961 veces)
Onsella
Novato
*

Valoraci贸n: +45/-0
Desconectado Desconectado

Mensajes: 48


« : Viernes 14 de Diciembre de 2007, 15:36 »

?Hab茅is leido el libro de Bath Ye or?
?Existe una edicion en espanol?
En línea
Debatimos.com: Opina sin l铆mite
« : Viernes 14 de Diciembre de 2007, 15:36 »

 En línea
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #1 : Viernes 14 de Diciembre de 2007, 21:29 »

Pues mira , no.

Pero voy a investigarlo, de todos modos, much铆simas gracias por esta aportaci贸n!! Celebraci贸n Celebraci贸n
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #2 : Viernes 28 de Diciembre de 2007, 01:33 »

de momento en realci贸n a Bath ye or tengo este texto, copiado de un foro sobre eurabia:


Este 谩rticulo es un extracto de un documento mayor sobre la institucion de la Dhimma, realizada por Bath Ye-Or.

Jizya 噩夭賿賷丞

El vers铆culo cor谩nico IX, 29, vincula la obligaci贸n del yihad a la exigencia de la jizya.

Coran sura 9:29 escribi贸:
. 隆Combatid conta quienes, habiendo recibido la Escritura, no creen en Al谩 ni en el 煤ltimo D铆a, ni proh铆ben lo que Al谩 y Su Enviado han prohibido, ni practican la religi贸n verdadera, hasta que, humillados, paguen el tributo directamente


Viene de la raiz 谩rabe de la palabra:Compensaci贸n

La jizya era una capitaci贸n graduada sobre tres tasas, 12, 24 y 48 dirham, correspondiente a la fortuna del contribuyente.

Igual que el kharaj, la capitaci贸n se inscribe en una relaci贸n de clientela en una poblaci贸n desarmada por derecho de guerra con una casta guerrera que se encarga de defenderla mediante retribuci贸n... Te贸ricamente las mujeres, los indigentes, los enfermos y los lisiados estaban exentos de la capitaci贸n; sin embargo las fuentes armenias, sirias y jud铆as prueban abundantemente que la jizya era exigida a los ni帽os, las viudas, los hu茅rfanos e incluso los difuntos.

鈥淣uestro rito obliga a la capitaci贸n de las personas enfermizas, los viejos, incluso en estado de decrepitud, los ciegos, los monjes, los obreros y los pobres incapaces de ejercer un oficio. En cuanto a las personas que, a fin de a帽o, parecen ser insolventes, el montante de la capitaci贸n es una deuda a su cargo hasta que sean solventes.鈥 (rito chafi铆ta)

Los que sal铆an sin el recibo de la jizya, o lo hab铆an perdido, corr铆an los peligros mayores. En el Imperio otomano el recibo deb铆a ense帽arse bajo pena de prisi贸n inmediata, a petici贸n de los agentes del fisco que deten铆an en la calle a los dhimm铆es reconocidos por sus vestidos distintivos.

 

Los jurisconsultos musulmanes determinaban el ceremonial del pago de la jizya. En el rito chafi铆ta: 鈥淓l infiel que quiere pagar su capitaci贸n, debe ser tratado por el receptor con desd茅n: el receptor permanece sentado, y el infiel de pie ante 茅l, la cabeza baja y la espalda curvada. El infiel debe en persona poner el dinero en la balanza, mientras que el receptor lo sostiene por la barba y le golpea en las dos mejillas. Estas pr谩cticas sin embargo, seg煤n la mayor铆a de los letrados, son recomendables, pero no obligatorias, como algunos opinan.鈥

En Palestina los jefes beduinos devastaban los campos y somet铆an a los dhimm铆es a un r茅gimen de extorsiones constantes. Documentos jud铆o-palestinos del XI mencionan los impuestos sobre la comunidad jud铆a bajo pena de malos tratos, por entrada en Jerusal茅n, la protecci贸n de los peregrinos, el derecho a rezar en el monte de los Olivos, de rezar en voz alta.
Las tasas usurarias de los musulmanes para despojar a la comunidad de sus bienes son evocadas en todas las cr贸nicas dhimm铆es a lo largo de los siglos.
La ley musulmana prevalec铆a sobre las jurisdicciones de los dhimm铆es en caso de litigio entre musulmanes y dhimm铆es. Ahora bien, el testimonio del dhimmi ante los tribunales isl谩micos no era admitido, el dhimmi no pod铆a testimoniar contra un musulm谩n. Todos los jurisconsultos reconoc铆an que nadie puede ser testigo si no es musulm谩n, libre y mayor de edad... Por razones fiscales, la mayor铆a de edad de un ni帽o infiel, seg煤n el jurista Nawawi, se adelanta a la de un ni帽o musulm谩n.

Esta exclusi贸n no s贸lo obligaba a los dhimm铆es a comprar a testigos musulmanes y a sobornar a los cadis, sino que les quitaba toda posibilidad de defenderse contra las usurpaciones, las acusaciones, los robos o los abusos y sobre todo, los secuestros de mujeres y ni帽os.
M谩s que toda otra medida, esta vulnerabilidad desproporcionada infligida por la ley grab贸 en la mentalidad del dhimmi el temor y el servilismo.

Seg煤n la jurisdicci贸n isl谩mica, la igualdad entre los pueblos del Libro los somete entre ellos a la ley del tali贸n... El musulm谩n no podr铆a ser ajusticiado por haber matado a un infiel que incluso fuera s煤bdito de un pr铆ncipe musulm谩n鈥. El delito de sangre no puede ser infligido si la v铆ctima del musulm谩n es un esclavo, un jud铆o o un cristiano.

鈥淓l musulm谩n no es ajusticiado por el asesinato de un infiel, pero el infiel lo es por el asesinato de un musulm谩n. No hay tali贸n entre hombre libre y esclavo, ni entre musulm谩n e infiel鈥

La ley isl谩mica condenaba a muerte al musulm谩n y al dhimmi acusados de blasfemar o de criticar la religi贸n isl谩mica, el Cor谩n y al Profeta

Los bereberes... no sienten gran odio respecto a los jud铆os, pero los jud铆os se humillan ante los bereberes que constantemente les exigen muestras de cortes铆a, aunque los jud铆os mismos sean los pilares de la sociedad, los artesanos y los comerciantes.

 

En el dominio religioso y el de las relaciones humanas se imponen con mayor fuerza los principios rectores que formaron toda la estructura ideol贸gica de la dhimmitud. Estos se fundan en tres exigencias: 1) la humillaci贸n obligatoria del dhimmi; 2) la diferenciaci贸n entre musulmanes e infieles; 3) su segregaci贸n.

Durante la conquista 谩rabe y durante los dos o tres siglos siguientes, los cronistas rememoran destrucciones considerables a las que se a帽adieron las causadas por sismos violentos. Desde el VIII al X, antes de las cruzadas, desde Andaluc铆a a Irak, magn铆ficas bas铆licas, innumerables conventos de Egipto, de Siria y de Mesopotamia, no eran m谩s que ruinas...

Ser铆a imposible contar todos los lugares de culto jud铆os y sobre todo cristianos que fueron islamizados.

Las destrucciones borraban el genio, la cultura y la civilizaci贸n de los dhimm铆es.

A los impuestos legales pagados por los dhimm铆es se a帽ad铆an las extorsiones ruinosas exigidas como 鈥渄erecho de protecci贸n鈥 para los monasterios y las sinagogas por los jefes beduinos regionales cuyos encuentros expon铆an a los dhimm铆es y los peregrinos a la inseguridad permanente y a los saqueos.

Un an谩lisis un poco atento de la condici贸n del dhimmi revela que, en ciertos aspectos, fue inferior a la del esclavo.
Este en efecto, aunque privado de libertad no sufr铆a como el dhimmi una humillaci贸n obligatoria y constante prescrita por la religi贸n.
El desprecio de la persona humana y su degradaci贸n erigida en principio teol贸gico y pol铆tico, constituyen un aspecto primordial de la civilizaci贸n de la dhimmitud.

Es la ignominia de la infidelidad lo que vuelve l铆cito la sangre del harbi y legitima el yihad y la degradaci贸n de los dhimm铆es... Se debe distinguir entre las degradaciones legales... y el principio de humillaci贸n, llevado hasta la negaci贸n del derecho a vivir para el harbi o el pagano.... El esclavo sufre una disminuci贸n de derechos, es incluso mutilado en su persona si se convierte en eunuco, pero no est谩 obligatoriamente humillado y puede en la civilizaci贸n isl谩mica... elevarse a las funciones m谩s altas.
Por el contrario el oprobio impuesto al dhimmi, que representa un deber religioso, constituye un elemento esencial de su estatuto de protegido.

Las medidas humillantes fueron siempre aplicadas a los dhimm铆es jud铆os y cristianos en el conjunto del dar al-islam... Los te贸logos musulmanes justificaban la humillaci贸n de los dhimm铆es citando vers铆culos cor谩nicos y hadices, acus谩ndoles de falsificar la Biblia y de negar la superioridad del Cor谩n con su perseverancia en el error.

Cuatro concepciones b谩sicas han determinado y modelado estos comportamientos:
1) el dhimmi no tiene derechos m谩s que los que la comunidad isl谩mica le reconoce; para gozar de ellos debe comprarlos con la humillaci贸n;
2) los dhimm铆es constituyen colectivamente el fay de la umma;
3) la invalidez del testimonio;
4) el principio de la separaci贸n entre creyentes e imp铆os.

-----------------------------------------------------------------

Este es un curioso link (en ingles) donde un musulm谩n nos explica la validez de la Jizya as铆 como su presencia en el Antiguo y el Nuevo Testamento:

La p谩gina tiene bemoles, que se llama www.islam-is-the-only-solution.com



En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #3 : Viernes 28 de Diciembre de 2007, 01:41 »

He encontrado tb este libro en relaci贸n a la Islamizaci贸n de Europa:


Mientras Europa duerme



Autor: Bruce Bawer
"Mientras Europa duerme"
Editorial: Gota a Gota



"Emilio Lamo de Espinosa recordaba hace poco la frase de Gandhi cuando le preguntaron qu茅 opinaba sobre la civilizaci贸n occidental: el maestro de la no violencia contest贸 no sin cierta iron铆a brit谩nica: 鈥渓a civilizaci贸n occidental es una buena idea鈥.
Reflexiones de Jorge Moragas:
Pues yo estoy de acuerdo y creo que las buenas ideas merecen ser defendidas por aquellos que nos dedicamos al apasionante y pantanoso mundo de la pol铆tica. Nosotros tenemos nuestro modesto pensamiento, nuestra experiencia tambi茅n modesta y nuestra energ铆a y libertad para cumplir esa misi贸n. Para ello necesitamos herramientas y hoy quiero presentarles a ustedes una herramienta para defender la libertad en Europa y por lo tanto en Occidente.
La herramienta se llama 鈥淢ientras Europa duerme鈥 y ya les anuncio que este libro no es una pildorita escrita por un americano liberal que se ha enamorado del tentador encanto de Europa. No, 鈥渕ientras Europa duerme鈥 es una suerte de alicates que pretende despertar sin ninguna delicadeza a todos aquellos europeos, que aunque sestean en el sof谩 del bienestar falsamente eterno, no reniegan todav铆a de occidente y est谩n dispuestos a levantarse y luchar por su libertad.
Yo les confieso que podr铆a tirarme hablando de este libro horas y horas pero estamos aqu铆 para escuchar al autor, que como una especie de Bruce Willis, comparten el nombre y la fuerza interpretativa, nos hace viajar por el mapa de la infamia de una Europa dormida e inane ante un enemigo que nos acecha desde nuestras propias entra帽as.
Dicho esto, me van a permitir que no desaproveche la ocasi贸n para lanzar algunas ideas sobre la obra que hoy les presentamos y que conectan con la m谩s rabiosa actualidad de este pa铆s.
Los amigos de lo pol铆ticamente correcto considerar谩n este libro como una herej铆a insufrible para esa nueva religi贸n del so帽odor y la dormidina que es lo pol铆ticamente correcto.
Bawer se me aparece tras la lectura del libro como un intelectual americano que cansado de una Am茅rica hiper religiosa decide cruzar el charco y buscar refugio en esa isla de la libertad que se supon铆a que era Holanda y que todos, o por lo menos yo, hemos idealizado alguna vez.
Para un autor inquieto y abiertamente homosexual como Bawer, 脕msterdam era un destino apetecible para encontrarse con una sociedad cosmopolita, tolerante, sin prejuicios, abierta y profundamente liberal en todos los sentidos. Pero Bawer nos relata la historia de una decepci贸n. Tras conocer a creadores y pol铆ticos como Teo Van Gogh, Ayaan Hisrsi Alii o Pym Fourtuyn y comprobar como sufren el acoso de los islamistas radicales hasta llegar al asesinato o el exilio, Bawer descubre indignado como el miedo comienza a estrangular la libertad en Europa.
La idea que nos traslada de forma machacona y brillante el autor es , a煤n sin decirlo as铆, que Europa se desliza por la pendiente de la rendici贸n preventiva. Los hombres y mujeres buenos que se revelan, o son asesinados y deben abandonar el continente.
Es triste pero esto est谩 ocurriendo en nuestro viejo continente.Bawer nos ofrece una formidable casu铆stica europea de la infamia. Viaja por todo el continente, tambi茅n visita Espa帽a en el verano de 2000 de donde recuerda con cari帽o la vitalidad y transformaci贸n de nuestro pa铆s y las tertulias nocturnas as铆 como la generosidad de nuestros camareros a la hora de servir la ginebra de los helados gin and tonics en la terrazas madrile帽as.
En su hoja de ruta de la libertad nos identifica a los heroes y heroinas y a los pusil谩nimes que se rinden ante el enemigo de nuestra libertad.
Es un libro muy duro para un europeo y seguramente injusto en algunos pasajes, pero es un libro necesario para aquellos que tengan las agallas de mirarse al espejo. Yo lo he hecho y les digo, que el reflejo que ver谩n de Europa no les gustar谩.
Para aquellos que de verdad queremos una Uni贸n Europea fuerte y activa este libro es una suerte de terapia necesaria: es una invitaci贸n a que nos vapuleen la conciencia y a mirarnos en el espejo de Occidente.
鈥淢ientras Europa duerme鈥 es tambi茅n un viaje al antiamericanismo europeo que deber铆an leer todos los diplom谩ticos USA y corresponsales destinados en el viejo continente.
Bawer bucea en las contradicciones con un aguij贸n implacable, destripa los complejos y la hipocres铆a de algunos europeos y no lo hace desde una posici贸n arrogante de quien est谩 instalado en la atalaya de ning煤n imperio, lo hace desde la experiencia personal, desde su propia piel, desde los bares, las calles y los canales de esa 脕msterdam tan cool.
En la primera parte del libro nos habla de la Europa anterior al 11-S que sestea mientras en su per铆metro se practica la limpieza 茅tnica. Es la Europa impotente con Kosovo de tel贸n de fondo. Es un fogonazo que ilumina la Europa autocomplaciente como si fuese una naturaleza muerta. El registro y el 谩ngulo que utiliza Bawer es el de un patriota que descubre a partir del antiamericanismo y el antisemitismo en Europa que su pa铆s, Los Estados Unidos de Am茅rica, vale la pena.
Bawer reflexiona y sabe de pol铆tica. Dice algo que yo siempre he pensado y que a ustedes les sonar谩, Bawer dice: 鈥 Hac铆a tiempo que me preocupaba que si los liberales no trataban de manera responsable el problema de la intolerancia de los musulmanes fundamentalistas, acabar铆a haci茅ndolo la extrema derecha con su propia intolerancia鈥.
Yo lo que digo, aunque parezca contradictorio y un juego de palabras insufrible , es que los liberales no podemos tolerar la intolerancia de aquellos que quieren acabar con la tolerancia de nuestras sociedades y lo debemos hacer, no para evitar que la extrema derecha se haga un hueco en el espacio pol铆tico espa帽ol sino para poder decirles a nuestras hijas e hijos, que cuando hubo que hacerlo, nosotros defendimos la libertad, su libertad.
La urgencia de esta defensa no ser铆a tal si el Gobierno de Espa帽a estuviese haciendo el diagn贸stico correcto de riesgos y amenazas. Pero desgraciadamente no es as铆 , la izquierda espa帽ola en lugar de esforzarse por establecer un cintur贸n sanitario en torno a la derecha liberal deber铆a hacerlo entorno al fundamentalismo isl谩mico que ya habita en Espa帽a.
Y la cruda realidad es que no lo est谩n haciendo, m谩s bien est谩n haciendo todo lo contrario.
Podr铆a ahora yo tambi茅n dedicarme a recordar la casu铆stica del apaciguamiento de Zapatero pero eso ser铆a una tarea demasiado larga para hoy.
Con Bawer tenemos la suerte de leer a un autor americano que huye de los eufemismos y se refiere a ETA como grupo terrorista desprovisto de todo alo rom谩ntico, a diferencia de muchos periodistas de su pa铆s que no quieren entender que un terrorista es siempre eso, un terrorista.
Bawer habla de Espa帽a y del 11-M con mucha crudeza y sin duda muchas de sus aseveraciones no las puedo compartir.
Yo lo que quiero decir es que en estas horas que va a Pasar en Madrid, si se toma la molestia de ver la televisi贸n p煤blica espa帽ola, si escucha a los voceros del Gobierno y si pone la oreja en los altavoces de la izquierda de este pa铆s, solo escuchara una palabra: Iraq, Iraq ha vuelto a la agenda del Gobierno con un solo objetivo que no escapa a la coyuntura del momento.
Estamos como m谩ximo a un a帽o de las elecciones y a Zapatero se le han roto los diques de lo que conocemos como voto moderado o templado que da la victoria en unas elecciones generales.
En Moncloa se han disparado las alarmas y la munici贸n de respuesta es Iraq.
El objetivo prioritario para neutralizar la crisis es reactivar al precio que sea la conexi贸n emocional entre la tragedia de Iraq y el Partido Popular. Cada muerte que se produce en Iraq abre los telediarios con la s贸lo intenci贸n de hacer culpable a los Estados Unidos y a Jos茅 Mar铆a Aznar y al PP.
Los asesinos en Iraq no tienen nombre. A lo sumo se refieren a la insurgencia, 隆qu茅 bonito nombre! Vivimos en el mensaje subliminal permanente. Esa es la 煤nica verdad comunicacional que para ellos cuenta en un r茅gimen de opini贸n p煤blica como el nuestro.
El Gobierno se cree que los espa帽oles son idiotas y no saben geograf铆a y que no se han dado cuenta que donde est谩n nuestros soldados jug谩ndose la vida es en Afganist谩n.
El libro de Bawer para mi tiene una ventaja que puede servir para levantar el velo de la ceguera a muchos espa帽oles que viven dormidos bajo la sombrilla de la izquierda oficial.
Bawer escribe tambi茅n desde su condici贸n de homosexual y yo soy de los que creo que en este caso nos es muy 煤til porque la homosexualidad es una plataforma vital privilegiada para detectar con la eficacia de un radar a los enemigos de la libertad que representa el islam fundamentalista.
Ser铆a pedir peras al olmo pero Zerolo, cabeza visible del movimiento gay dentro del PSOE, deber铆a leerse este libro para defender de verdad a su colectivo pero eso es imposible porque deber铆a renegar enseguida de la Alianza de Civilizaciones de su maestro Zapatero.
Yo hecho en falta sinceramente una voz homosexual como la de Bawer en Espa帽a que denuncie la peligrosa homofobia de un islam fundamentalista que ya anida en nuestro pa铆s.
El autor debe saber que en Espa帽a estamos en la edad de piedra en lo que se refiere a las paradojas, oportunidades, peligros y debate en suma de una inmigraci贸n mal canalizada desde el punto de vista de los valores y los principios.
Hoy un diario nacional en portada ofrec铆a una foto de dos mujeres con un burka o niqab paseando por un centro comercial de las afueras de Madrid. El hecho de que la foto vaya en portada y que sea noticia demuestra cuan atrasados estamos con respecto al debate de nuestros socios europeos.
En todo caso, esa burka o niqab yo tengo claro que en castellano del siglo XXI deber铆a llamarse carcel de tela.
Son Zapatero y los socialistas los que no se atreven a hablar de la cuesti贸n ya que el debate destapar铆a las verg眉enzas de un Presidente que se proclama feminista y pro gay y al mismo tiempo es incapaz de defender la dignidad de las mujeres y los homosexuales de una amenaza real en su propio pa铆s.
Entre la igualdad y dignidad de las mujeres y el respeto a una religi贸n seguramente mal interpretada , Zapatero ha optado por lo segundo. Su discurso es siempre el mismo ya sea con dictadores como Castro, fundamentalistas como Ahmadineyad o terroristas como ETA-Batasuna.
路 Di谩logo, di谩logo y m谩s di谩logo.
En lugar de decir-algo su discurso hueco se aferra al apaciguamiento permanente sin querer reconocer que la bestia siempre pide m谩s, 路 sin asumir que la l贸gica del chantajista empieza a funcionar cuando se ha cedido por primera vez. 路
Es, en definitiva, el auto enga帽o de un l铆der infantil que piensa que los tigres y los leones ser谩n herb铆voros si cada ma帽ana les susurras al o铆do el mantra de la paz. En fin, se帽or Bawer, la Espa帽a que hoy visita tiene un problema muy serio que se llama Zapatero. Y el problema de Zapatero y del molde intelectual que quiere para la Espa帽a del siglo XXI es que con 茅l, la izquierda ha renunciado a la apasionante lecci贸n de la cultura occidental y que no es otra que analizar con esp铆ritu cr铆tico la verdadera naturaleza de las cosas.
Fuente: Jorge Moragas.
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin l铆mite
« Respuesta #3 : Viernes 28 de Diciembre de 2007, 01:41 »

 En línea
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #4 : Viernes 28 de Diciembre de 2007, 01:45 »

tb este art铆culo de Pilar Rahola en la Vanguardia:

Desenmascaremos el Islam



El retrovisor del islam

La persecuci贸n a los cristianos no es un eufemismo en Arabia Saud铆 sino que rige las leyes.


Parece una cuesti贸n menor. Al fin y al cabo, que en dictaduras como Arabia Saud铆, donde lapidan a mujeres, donde condenan a una joven a ser azotada y encarcelada por haberse "dejado violar", y donde los homosexuales son condenados a muerte, que se borren la cruz de Sant Jordi de las camisetas del Bar莽a, no es el principal problema de los derechos humanos.

Sin embargo, es un s铆ntoma significativo del mensaje antioccidental que respira el rigorismo fundamentalista. Aunque la intolerancia m谩s conocida de esta ideolog铆a - no hablamos de religi贸n, sino de ideolog铆a- es la antisemita, que impregna, desde las escuelas, hasta el periodismo o la pol铆tica, no es menor la intolerancia anticristiana, convertida en una forma de pensamiento. Quiz谩s, se trata del sustrato mismo del pensamiento antioccidental que tantos r茅ditos da al yihadismo. No olvidemos que el odio al jud铆o es expl铆cito y burdamente justificado por el conflicto de Oriente Medio. Por tanto, m谩s obvio.

Sin embargo, el odio al cruzado, que es m谩s sutil, est谩 igualmente articulado, se potencia sin pudor y conforma las leyes de muchos pa铆ses. La persecuci贸n a los cristianos no es un eufemismo, ni representa los aspectos m谩s coloristas de las proclamas de Al Qaeda, sino que, por ejemplo, rige las leyes religiosas del pa铆s de los Saud. Se habla poco de ello, como de todo lo que no entra en los r铆gidos l铆mites de lo pol铆ticamente correcto, pero es un hecho muy grave. Adem谩s de las sistem谩ticas detenciones contra ciudadanos extranjeros que practican el cristianismo - fue sonoro el caso de John Thomas, torturado por la muttawa delante de su hijo de cinco a帽os, y encarcelado porqu茅 reun铆a amigos para la oraci贸n-, las leyes proh铆ben entrar una Biblia en el pa铆s, proh铆ben a los cristianos comprar propiedades, y cualquier signo religioso que no sea isl谩mico, es castigado con penas que pueden llegar a la muerte. Incluso se deporta a aquellos que no cumplen el Ramad谩n. Como dijo alguien, "en Arabia Saud铆 los cristianos viven en las catacumbas". Y no es el 煤nico pa铆s donde no profesar la fe de Mahoma, implica ser un ciudadano de segunda, f谩cilmente considerado un delincuente. Todo ello, que ocurre con diurnidad y alevos铆a, no mueve la condena internacional. Al contrario, recordemos que el jefe del Estado concedi贸 la m谩s alta distinci贸n nobiliaria espa帽ola, el Tois贸n de Oro, al rey Abdulah bin Abdelaziz. 驴Se trata de la derivada religiosa, de lo que es una intolerancia integral contra los derechos fundamentales? Si fuera as铆, ser铆a m谩s simple.

Pero la cuesti贸n est谩 imbricada en el pensamiento fundamentalista hist贸rico, y es recurrente en todos los textos te贸ricos que inspiran, tanto al wahabismo pol铆tico, como al yihadismo violento. Si uno tiene la paciencia (y el est贸mago) de leer a Hasan al Banna, fundador en los a帽os treinta de los Hermanos Musulmanes de Egipto, o, peor a煤n, a te贸ricos profusamente le铆dos por los j贸venes musulmanes actuales, como Sayid Qutb o Yusuf al Qaradaui, ver谩 que la referencia contra los "cruzados" y el mundo occidental, es la referencia central.

Todo ello parte de un hecho hist贸rico inequ铆voco, el terror de los cruzados medievales, pero hace trampa con la historia, a la que presenta como un concepto maniqueo donde los "buenos musulmanes" han sido siempre violentados por "los malos cristianos". La aportaci贸n a las ciencias, a la medicina, a los derechos humanos que tambi茅n ha significado el mundo cristiano, desaparece de ese relato, como tambi茅n desaparece cualquier atisbo autocr铆tico. El hecho, por ejemplo, que durante siglos el islam tuviera un gran califato turco, y que ello no implicara un avance substancial en derechos y en modernidad, no existe en los an谩lisis.

Se trata de una mirada con retrovisor, nost谩lgica de la 茅pica pasada, pero incapaz de asumir los retos democr谩ticos del presente. Mirada medieval con gafas de dise帽o del siglo XXI. La cruz, pues, no molesta por su pasado cruzado. Ello ser铆a tanto como considerar que la media luna es molesta, por culpa de la actual Al Qaeda. Lo que molesta es la diversidad que representa, en un discurso que basa, en la intolerancia y el pensamiento 煤nico, su interpretaci贸n del mundo.

Pilar Rahola
La vanguardia.es
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #5 : Viernes 28 de Diciembre de 2007, 02:02 »

aqui hablan de otro libro: (y hace referencia a otros sobre el mismo tema)


Henryk Broder : Los musulmanes son nuestra desgracia
 


AUTOR:  Knut Mellenthin, enero 2007

Traducido por  Traducido por Vicente Romano
 



Nota de lectura sobre el libro de Henryk M. Broder, Hurra, wir kapitulieren! Von Lust am Einknicken,  editorial Wolf Jobst Siedler jr., Berl铆n 2006.

 

Sin  entretenerse en pedir permiso, el autor se echa en el sof谩 y nos revela sin reparo alguno su problema: 鈥淧or un pelo no me hubiera convertido en terrorista. Se daban todos los presupuestos.鈥 (p. 7) 鈥淗abr铆a sido el tipo ideal de loco homicida.鈥 (p. Cool Pero nada pod铆a resultar de esta carrera fant谩stica, 鈥減orque en la clase de biolog铆a me pon铆a ya malo la disecci贸n de una lombriz. Como no pod铆a ser terrorista no me qued贸 m谩s remedio que hacerme periodista.鈥 (p. 9)

Una decisi贸n profesional supuestamente no tan rara de los tipos ideales de locos homicidas que no pueden ver la sangre y que por cualquier raz贸n no les atrae la pol铆tica. El periodista del Spiegel Henryk Broder ha escrito un libro sobre 鈥渆l gusto de  la humillaci贸n鈥. Lo que quiere decir es la 鈥減recipitada autoentrega鈥 de Europa  a las hordas musulmanas, aceptada gustosamente por las elites pol铆ticas y los medios europeos, s铆, incluso la estimulada 鈥渢ransformaci贸n de Europa en un continente isl谩mico鈥. Se trata, pues, de un fantasma que poco tiene que ver con la realidad y mucho con la producci贸n de man铆as y odio.
El libro de Broder se ha convertido en un bestseller en Alemania. En pa铆ses como Gran Breta帽a o Francia ni siquiera han tomado noticia de las 167 p谩ginas. El tema lo trabajan ya  autores con mucha m谩s profundidad intelectual. Alemania vuelve a cojear a gran distancia tras el nivel mundial.

El misal de este escenario lo public贸 hace dos a帽os la historiadora brit谩nica Gis猫le Littman, conocida por el nombre art铆stico de Bat Ye鈥檕r: 鈥淓urabia 鈥 The Euro Arab Axis 鈥 (Eurabia -  El eje euro谩rabe). La autora no ha inventado el t茅rmino de 鈥淓urabia鈥, pero s铆 su aplicaci贸n como insulto para la 鈥渋slamizaci贸n鈥 de Europa. Afirma que desde la denominada crisis petrolera de 1973 existe una conjura entre las elites europeas y 谩rabes. Europa se ha separado as铆 de la alianza con los EEUU y 鈥渟e ha cambiado a la esfera de influencia 谩rabe-isl谩mica鈥. Por eso lleva a cabo Europa, seg煤n Bat Ye鈥檕r,  una  guerra oculta contra Israel鈥. Como prueba principal menciona que los europeos aceptan la exigencia de un Estado palestino.

La mentalidad dominante en este escenario se manifiesta en las cabeceras hist茅ricas de los art铆culos como "How Europe Died" (C贸mo muri贸 Europa), "While Europe Slept" (Mientras Europa dorm铆a), "Europe's Suicide?" (Suicidio de Europa?), "The Slow Death of Europe" (La lenta muerte de Europa), "Eurabia is no Fairytale"(Eurabia no es un cuento de hadas), "The Rapid Islamization of Europe" (La r谩pida islamizaci贸n de Europa), "Eurabian Nightmares" (Pesadillas de Eurabia), "Goodbye Europe, Hello Eurabia" (Adi贸s Europa, Hola Eurabia), "The Muslim Brotherhood's Conquest of Europe" (Las conquista de Europa por las hermandades musulmanas) o  "Why Al-Qaeda Will Dominate the European Union" (Por qu茅 quiere Al-Qaeda dominar la Uni贸n Europea). En el centro de esta cosmovisi贸n est谩 la teor铆a darvinista vulgar surgida en el siglo XIX sobre  la lucha de las razas y culturas, seg煤n la cual los d茅biles mueren y los m谩s fuertes se hacen con el dominio del mundo a m谩s corto o largo plazo. Y como Occidente es 鈥渄茅bil, decadente y ni siquiera est谩 dispuesto a defenderse鈥 (Broder, p. 24), ha capitulado ya ante el Islam.

Henryk Broder evoca con grotesca desmesura 鈥渦na cultura del miedo, del lamento y la disculpa, como jam谩s ha vivido Alemania鈥 (p. 33). Lo que quiere decir,  c贸mo podr铆a ser de otra manera, la sumisi贸n de los alemanes a los musulmanes, su exagerada disposici贸n al di谩logo y la tolerancia. Los estudios y hecho que contradicen el que los musulmanes son masivamente discriminados aqu铆 y que est谩n expuestos a los prejuicios racistas cl谩sicos no aparecen en ninguna de las 167 p谩ginas. Broder no pod铆a expresar con mayor claridad que no tiene ning煤n inter茅s en discutir seriamente el tema.
En modo alguno quiere Broder permitir una consideraci贸n diferenciada. La diferencia entre Islam e islamismo la ridiculiza como 鈥渋ngeniosa鈥 (p. 11), lo que dentro del contexto se puede traducir tranquilamente como 鈥渋mb茅cil鈥 y 鈥渢otalmente superflua鈥. Sigue con el chiste, la diferencia entre Islam e islamismo responde supuestamente a la que existe entre alcohol y alcoholismo (p. 53). Para aterrizar finalmente en la imputaci贸n, al parecer compartida por 茅l, de que 鈥渆l islamismo no podr铆a abusar del Islam sino tomarlo literalmente. (p. 54) 驴Qui茅n tiene la culpa de que ni帽os musulmanes insulten  y peguen a sus condisc铆pulos alemanes? El Islam. El caso contrario no aparece, claro est谩, en el libro de Broder. Seg煤n este modelo, el autor ensarta de un  modo totalmente unilateral ejemplos, la mayor铆a de los cuales nada tienen que ver con el Islam, para cimentar su tesis b谩sica del inevitable 鈥淐lash of Civilizations鈥  (Choque de civilizaciones). Pues, a juicio de Broder. Occidente est谩 ya perdido: 鈥淓l Occidente libre, que en cada cruz gamada de las paredes clama 鈥楧efendeos de los principios鈥, ha puesto de manifiesto que no hay nada que oponer a la ofensiva isl谩mica鈥. (p. 20) Esto podr铆a figurar tambi茅n en una hoja del NPD (el partido neonazi 鈥 V. R.).

Finalmente, en la p谩gina 148 Broder considera a sus lectoras y lectores lo bastante maduros para darles a conocer Lars Hedegaard y Helle Merete Brix, dos estruendosos populistas daneses de derechas. Han pronosticado con  toda seriedad  que 鈥淒inamarca podr铆a ser el primer pa铆s europeo que se vea obligado a adoptar las leyes, normas y doctrinas de la Umma, de la naci贸n isl谩mica鈥.  Y Alemania puede seguir pronto este camino, seg煤n Broder.

El discapacitado loco homicida se resigna. Pero en realidad su libro hay que leerlo como el grito de 鈥淎lemanes, defendeos por fin鈥, y as铆 lo entiende una gran parte de sus admiradores. 鈥淒efenderse鈥 significa en el fondo: meter a los turcos en sus armarios. Y en el contexto de la pol铆tica mundial: Afganist谩n, Ir谩n. Este es el verdadero mensaje del periodista que no puede ver sangre.




 
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #6 : Viernes 28 de Diciembre de 2007, 02:07 »

creo que el que buscas est谩 aqui: pero no me dejan copiar el art铆culo, te dejo el enlace:

http://articulos1.blogcindario.com/2006/04/00027-la-fuerza-de-la-razon.html
En línea

Veritas Liberabit Vos
gaia
Moderador
*****

Valoraci贸n: +1521/-10
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 54607



« Respuesta #7 : Viernes 28 de Diciembre de 2007, 02:10 »

tb hacen referencias en el Bath ye or en este art铆culo en la p谩gina we "paz digital"

http://paz-digital.org/new/content/view/3483/26/
En línea

Veritas Liberabit Vos
Debatimos.com: Opina sin l铆mite
   

 En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  



Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!