Debatimos.com: Opina sin límite
Jueves 21 de Noviembre de 2019, 04:44 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  


Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Ismael Medina, Golpismo continuado, (III)  (Leído 1340 veces)
RosaNegra
Iniciado
***

Valoración: +30/-0
Desconectado Desconectado

Sexo: Femenino
Mensajes: 184



« : Viernes 31 de Octubre de 2008, 14:58 »

viernes 31 de octubre de 2008
Golpismo continuado (III)

Ismael Medina

U NA prolongada y enriquecedora estancia en Jaén, la ciudad en que crecí y a cuyas gentes mucho debo, cortó durante tres semanas la serie que ahora reanudo. Pido excusas a mis lectores por esta ausencia durante la cual se ha hecho explosiva la crisis económica que Rodríguez y la gentecilla que le rodea pretendieron enmascarar desde sus comienzos más notorios, ya en la mitad de 2007.

Las crisis financieras de √°mbito mundial y sus nocivos efectos sobre las econom√≠as productivas son c√≠clicas y las hemos vivido con reiteraci√≥n quienes, como yo, somos octogenarios que milagrosamente supervivimos a las oleadas de la guada√Īa. Tambi√©n sus repercusiones pol√≠ticas, entre ellas las sangrientas vacunas de brutales conflictos armados, en los que, al menos desde 1907, cumpli√≥ el petr√≥leo una ruda y nada inocente funci√≥n desestabilizadora.

GOLPE DE ESTADO CONSTITUCIONAL

CONCLU√ćA el anterior cap√≠tulo con el autogolpe de Estado que supuso el desarrollo de la Ley de Reforma Pol√≠tica patrocinada por el monarca, derivada en t√≥pico golpe de Estado al atribuir condici√≥n de Cortes Constituyentes a un parlamento cuya convocatoria electoral no le otorgaba, conforme a Derecho, dicha atribuci√≥n. Naci√≥ el actual sistema partitocr√°tico aquejado de flagrante ilegitimidad de origen que ni tan siquiera pod√≠a enmascarar la continuidad de Juan Carlos I como Jefe del Estado, designado por Franco y refrendado por una mayor√≠a de espa√Īoles. Una ilegitimidad constitucional de la que el monarca se hac√≠a part√≠cipe al promoverla y ampararla.

La elaboraci√≥n y promulgaci√≥n de la Constituci√≥n de 1978 estuvo precedida por la Ley de Amnist√≠a, ahora en candelero, merced a la llamada Ley de Memoria Hist√≥rica y al m√°s reciente esperpento pseudosjur√≠dico de Baltasar Garz√≥n, campe√≥n mundial del contorsionismo y empecinado en hacer de la Justicia un vodevil. Sobre aquella amnist√≠a he escrito en m√°s de una ocasi√≥n. Pero conviene recordar que uno de los objetivos no confesados era cerrar la instructoria del asesinato del presidente del Gobierno, Carrero Blanco, cuando ya la indagatoria policial y judicial estaba a punto de desenmascarar a los muy bien situados instigadores del magnicidio. Por eso fue necesario incluir en ella a los asesinos etarras mediante la procaz justificaci√≥n de que hab√≠an matado en un exceso de amor a la libertad y a la democracia. ¬ŅQui√©n podr√≠a negarles en adelante que la multltiplicidad de sus cr√≠menes posteriores, cerca del millar, lo eran tambi√©n por un exceso de amor a la libertad y a la democracia, aunque circunscrita al espacio del independentismo vascongado?

Acaso en aquella mendaz cabriola radique la inspiraci√≥n de Rodr√≠guez en su b√ļsqueda exasperada de un acuerdo de paz con los terroristas y sus valedores pol√≠ticos, los recogedores de sus nueces ensangrentadas a que se refer√≠a Arzallus, cura rebotado, con cinismo. No es ocioso advertir al respecto que por Ley de 1962 fueron amnistiados todos los delitos pol√≠ticos y de sangre cometidos durante la contienda, gracias a la cual salieron a la calle los que todav√≠a cumpl√≠an condena y pudieron regresar a Espa√Īa un buen n√ļmero de notorios exiliados como, por ejemplo, Enrique Castro Delgado que fuera durante la Rep√ļblica Popular el creador real del famoso y de triste memoria Quinto Regimiento y secretario general del PCE en la URSS hasta que se la cayeron los palos del sombrajo y huy√≥ a M√©jico para salvar el pellejo de las mortales depuraciones en sus propias filas que encabez√≥ la Pasionaria en estrecha colaboraci√≥n con la NKVD, antecesora del KGB. Son ahora de indudable actualidad, embebidos como estamos en un perverso revisionismo, sus dos libros ‚ÄúYo perd√≠ la fe en Mosc√ļ‚ÄĚ y ‚ÄúHombres made in Mosc√ļ‚ÄĚ.

Aquel espurio concili√°bulo constitucional, un toma y daca m√°s propio de chalanes que de pol√≠ticos preocupados por sentar las bases de un serio futuro democr√°tico, est√° en el origen del actual despelote disgregador, extremado por Rodr√≠guez hasta el paroxismo. Se han cumplido, desgraciadamente para Espa√Īa, las severas advertencias en ‚ÄúEl Alc√°zar‚ÄĚ del profesor Gal√°n y Guti√©rrez, de inmediato calificado de ultraderechista. Tambi√©n me colocaron ese mismo sambenito por mis cr√≥nicas en parecida l√≠nea. Como ultraderechistas figuramos en el Archivo de Juan Linz, de la Fundaci√≥n March, accesible a trav√©s de Google. A Juan Linz, relevante soci√≥logo, lo conoc√≠ Madrid en el Seminario de Formaci√≥n Pol√≠tica del Frente de Juventudes, en cuyo Bolet√≠n public√≥ art√≠culos de los que sin duda se arrepentir√≠a tras su traslaci√≥n ideol√≥gica en los Estados Unidos.

CRISIS FINANCIERA Y AUTOGOLPE EN UCD

LA irrupción de la democracia de totalitarismo partitocrático, consolidada mediante un indeseable sistema electoral que hoy tantos lamentan, coincidió con los efectos negativos de la crisis financiera que, unida a la subida una vez más del precio del petróleo, generaba fenómenos inevitables de malestar social.

Aunque anteriores a al proceso constitucional creo apropiado en este punto una breve referencia a los famosos Pactos de la Moncloa, arbitrados por el profesor Fuentes Quintana en su condici√≥n de vicepresidente econ√≥mico del gobierno Su√°rez (8 al 21 de octubre de 19977), los cuales contribuyeron a paliar la situaci√≥n, aunque no a sacarnos totalmente del atasco. La econom√≠a espa√Īola atravesaba una profunda crisis econ√≥mica, caracterizada por tres desequilibrios fundamentales que Juan Rodr√≠guez sintetiz√≥ as√≠:‚ÄĚ a) una persistente y aguda tasa de inflaci√≥n; b) un desarrollo insatisfactorio de la producci√≥n con una ca√≠da importante de las inversiones, lo que genera una eleva tasa de paro; c) un fuerte desequilibrio en los intercambios con el extranjero. Estos desequilibrios de la econom√≠a espa√Īola se produce en un contexto econ√≥mico de crisis internacional‚ÄĚ. La cita pone de manifiesto la similitud, en lo que concierne a Espa√Īa, entre la naturaleza de aquella crisis y la actual.

La UCD, aquejada de mayor√≠a relativa, era una fr√°gil cohabitaci√≥n de peque√Īos partidos encabezados por ambiciosos personajes de variada catadura. Y Adolfo Su√°rez, mero t√≠tere del monarca, ten√≠a buena imagen teleg√©nica. Pero carec√≠a de ideas y de consistencia intelectual para afrontar la tarea de dar consistencia a un Estado que llevaba en sus entra√Īas la bomba de relojer√≠a del chalaneo constitucional. Y adem√°s de estas carencias se dej√≥ influir por el teniente general Guti√©rrez Mellado que traslad√≥ al gobierno los resentimientos personales contra sus compa√Īeros de armas. Guti√©rrez Mellado se empe√Ī√≥ con ah√≠nco en una debilitaci√≥n sistem√°tico de las Fuerzas Armadas bajo el pretexto de desfranquizarlas. Los cuadros de mando de los Ej√©rcitos hab√≠an sido fieles a la mandato de fidelidad al monarca contenido en el testamento pol√≠tico de Franco y la acci√≥n desmeduladora de Guti√©rrez Mellado, hecha suya por Su√°rez y amparada por el monarca, contribuy√≥ a sembrar el desasosiego en sus filas.

EL AUTOGOLPE DE ESTADO DEL 23 DE FEBRERO DE 1981

EL malestar social, el desasosiego militar y el deseo del rey de gobernar con los socialistas para consolidar la monarquía partitocrática desembocaron en una situación crítica hacia la segunda mitad de 1980. Para que el socialismo gonzalero accediera al poder era necesario desmembrar UCD y forzar el retiro de Adolfo Suárez. La voladura interna de UCD en el congreso de Palma de Mallorca dejaba expedito el camino para una convocatoria de elecciones que, ante la inconsistencia de un partido fuerte de oposición, habría de ganar el PSOE. La caída de Adolfo Suárez estaba cantada. Pero el malestar castrense había crecido mientras tanto y se presumía la preparación de un golpe de Estado al que se dio en llamar de los coroneles, a semejanza del griego, y también nasserista por su supuesta orientación socializadora.

La acci√≥n institucional del 23 de febrero de 1981, acerca de cuyos recovecos he escrito en varias ocasiones, iba m√°s all√° de la mera desarticulaci√≥n de ese eventual levantamiento. Iniciada por generales de inequ√≠voca adscripci√≥n mon√°rquica, ten√≠a tres posibles desembocaduras, todas ellas favorables a la Corona: un gobierno similar al de la Dictadura de Primo de Rivera; el gobierno de concentraci√≥n partitocr√°tica que el general Armada pretend√≠a que aprobaran las Cortes aprisionadas en el Congreso por Antonio Tejero, quien impidi√≥ el acceso al hemiciclo de Armada al conocer el contenido de la lista de gobierno en el que incluso figuraba alg√ļn comunista; y un fracaso que convirtiera al monarca en salvador de la democracia. Triunfo esta √ļltima, cay√≥ Su√°rez y ocup√≥ la presidencia del gobierno el siempre adaptable Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo, cuyos sonados fracasos empresariales no contribuyeron, parad√≥jicamente, a desmontar su imagen.

Consumado el autogolpe de Estado del 23 de febrero de 1981, era necesaria una convocatoria anticipada de elecciones que, dadas las circunstancias, favorecer√≠a el acceso al poder de Felipe Gonz√°lez y su domesticado PSOE. Debo recordar a este prop√≥sito la reveladora an√©cdota de la conversaci√≥n que Calvo-Sotelo y el presidente de la Rep√ļblica italiana, el socialista Pertini, sostuvieron en el palco de autoridades del Bernabeu durante la final del campeonato del mundo de f√ļtbol.

Pregunt√≥ Pertini a don Leopoldo si eran verdad los rumores de que se dispon√≠a a convocar elecciones anticipadas. Asinti√≥ √©ste y Pertini coment√≥ que entonces las ganar√≠a su partido. Calvo-Sotelo le aclar√≥ que las perder√≠a. Viejo y experimentado zorro pol√≠tico, Pertini no pudo ocultar su asombro: ‚Äú¬°Pero si las elecciones anticipadas se convocan siempre para ganarlas!‚ÄĚ. Una confirmaci√≥n de que don Leopoldo se hab√≠a prestado con mansedumbre a los dictados del monarca para favorecer el golpe de Estado t√°ctico de un gobierno socialista.

EL EXPOLIO DE RUMASA QUE SALV√ď DE LA QUIEBRA A LA GRAN BANCA

TRIUNF√ď el PSOE, Felipe Gonz√°lez se aposent√≥ en el palacio de la Moncloa y el monarca sonri√≥ satisfecho. Pero persist√≠a la crisis econ√≥mica pese a los Pactos de la Moncloa, cuyo incumplimiento por algunas de las partes provoc√≥ la dimisi√≥n de su promotor, el profesor Fuentes Quintana. Perduraban, adem√°s, las secuelas de una desaforada y selectiva corrupci√≥n que condicionaba la resoluci√≥n de los graves problemas econ√≥micos a que se refer√≠a Juan Rodr√≠guez. Una corrupci√≥n que los socialistas acentuaron, √°vidos como estaban de aprovechar el poder para enriquecerse.

La situaci√≥n econ√≥mica se hizo insostenible y afect√≥ severamente al sistema bancario. Juan Mu√Īoz describe en ‚ÄúPoder de la banca en Espa√Īa‚ÄĚ (Ed.Zero, 1969) el proceso de concentraci√≥n bancaria, cuyos ‚Äúsiete grandes‚ÄĚ controlaban las empresas m√°s importantes del sector industrial. Fue la causa de que el desfondamiento empresarial afectara gravemente a la estabilidad financiera de los bancos. Y como ha ocurrido siempre, buscaron la salvaci√≥n en la ayuda estatal. Precisaban con urgencia, como ahora, una consistente inyecci√≥n de liquidez que les permitiera sortear una inminente quiebra. Pero las arcas del Estado estaban exhaustas y tampoco un gobierno socialista pod√≠a trasladar a las claras dinero p√ļblico al ‚Äúenemigo de clase‚ÄĚ, al que, de otra parte, tanto agradecimiento deb√≠a el PSOE por el sostenimiento del partido mientras estuvo en la oposici√≥n. Fue en aquel momento cr√≠tico cuando Miguel Boyer puso la soluci√≥n sobre la mesa de Felipe Gonz√°lez: la expropiaci√≥n de Rumasa.

No es cosa de entrar en excesivos detalles sobre el expolio de Rumasa. Importa subrayar en este momento que los siete grandes bancos de la AEB se repartieron gratuitamente la red bancaria de Rumasa, inmuebles incluidos, y que el Banco de Espa√Īa les concedi√≥ dos cr√©ditos: uno de 440 millones de pesetas a pagar en doce a√Īos al 8% (los intereses bancarios estaban por entonces en torno al 21%) y otro liberado de 40 millones. Las numerosas empresas de Rumasa, algunas de ellas de gran importancia en el tejido empresarial y boyantes varias de ellas, fueron repartidas entre los afines al PSOE, tanto del interior como del extranjero, en un aquelarre subastero que recordaba el de los bienes de las desamortizaciones de Mendiz√°bal y Madoz. Fue especialmente escandalosa la venta por cuatro cuartos de Galer√≠as Preciador a Cisneros, el hombre de paja del gran cacique venezolano Carlos Andr√©s P√©rez, un autentico bandolero, con el que, gracias al acuerdo cuadrangular del petr√≥leo, se enriquecieron altos dirigentes espa√Īoles bajo los gobiernos de UCD y de Felipe Gonz√°lez y con el que √©ste realiz√≥ op√≠paros negocios. Una vez m√°s se demostraba con el expolio de Rumasa que banqueros y grandes empresarios se han entendido y prosperado con la izquierda en el poder.

EL GOLPE DE DE ESTADO JUDICIAL DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

LA expropiaci√≥n de Rumasa estaba aquejada, sin embargo, de muy burdas e insostenibles violaciones jur√≠dicas. Era imprescindible dotarla de una cobertura formal e inapelable. Se la proporcion√≥ el Tribunal Constitucional con una sentencia atrabiliaria que pudo prosperar merced al voto de calidad de su presidente socialista. Aquel d√≠a se puso de manifiesto su dependencia del totalitarismo partitocr√°tico al que los magistrados que lo compon√≠an deb√≠an su elecci√≥n. Su credibilidad qued√≥ despanzurrada. Y contin√ļa en entredicho. Se consum√≥, en definitiva un golpe de Estado t√©cnico del que qued√≥ malparada la Justicia y que con el tiempo se ha agravado, especialmente desde que Rodr√≠guez lleg√≥ al poder ‚Äúpor accidente‚ÄĚ.
 
 
http://www.vistazoalaprensa.com/firmas_art.asp?id=4885
En línea
Debatimos.com: Opina sin límite
« : Viernes 31 de Octubre de 2008, 14:58 »

 En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  



Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!